Campeón de la corrupción

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

21.10.2020.

CAMPEON DE LA CORRUPCION.

De un tiempo acá, México ya sido considerado el campeón de la corrupción. Memes, chistes y otras cosas han servido para darle vida a esa percepción. La percepción, y el resultado de encuestas e investigaciones lo confirman; y lo que ha sucedido en el actual gobierno federal, lo confirman una y otra vez: el caso de Lozoya, la detención de GarcíaLuna y de Cienfuegos en los Estados Unidos, abonan a la presunción.

La corrupción en México ha sido reconocida desde hace muchos años. Roberto Blanco Moheno, entre otros, tienen libros son tal tema; y hay varias versiones, por ejemplo, de que la Malinche fue la primera corrupta, puesto que se afirma que Cuauhtémoc si dijo dónde estaba el tesoro de Moctezuma, pero ella dio otra respuesta, la cambio.

LA CORRUPCION SOMOS TODOS.

La corrupción en México ha sido, como quien dice, parte de la vida cotidiana: como si fuera un deporte. Corrupción que se da en la ventanilla de un trámite burocrático; en las licitaciones de obra pública, en la decisión de aprovecharse de un cargo o del dinero que está en resguardo. El chiste es que, de esta manera, la corrupción ha sido parte de la vida nacional.

Un candidato presidencial estableció el slogan de “La solución somos todos” y el ingenio del mexicano le compuso: “La corrupción somos todos”; por eso, en su momento apareció la contraloría, que luego se convirtió en la Función Publica; apareció, también, la Auditoria Superior de la Federación (también de los Estados) así como el esquema de rendición de cuentas y la transparencia de las acciones públicas.

COMPLICIDAD VS CONTROLES.

¿Por qué no han  funcionado los controles contra la corrupción? Y la respuesta, inequívoca, es que la naturaleza del servidor público mexicano es solo una: burlar esos controles con un solo propósito, servirse, en lugar de servir; así es como, por decir, el sexenio de Enrique Peña Nieto, aparece como el campeón de la corrupción. Complicidad generalizada, que invalida, incluso, la famosa división de poderes de Montesquieu.

Durante los gobiernos priistas cada Presidente juzgada a un peón de su antecesor, como una prueba de su combate a la corrupción. Nunca, pero nunca, a los integrantes de la misma camarilla. Hoy, sin embargo, somos testigos de algo inédito: los Estados Unidos ven lo que en México no sé ve, la corrupción entronizada en los altos niveles de gobierno, como sería el caso de García Luna como el del Gral. Cienfuegos.

LOS INCORRUPTIBLES.

Sobre los militares hay dos versiones. Una, que nos dan los autores de los libros sobre la delincuencia organizada o el narcotráfico, que en sus textos narran hechos de contubernio entre militares y estas organizaciones; y la otra, que de siempre, los militares han creado una imagen de honradez, de incorruptibles; que, hoy en día, ahora sí, se pone en tela de duda. La detención del Gral. Cienfuegos, si bien es cierto, que deja muchas interrogantes, también es cierto, que da certeza a las teorías o explicaciones de la colusión entre militares y delincuencia organizada.

La detención del Gral. Cienfuegos tiene muchas aristas. Por ejemplo, para solicitar su libertad condicional ofrecieron una fianza de 750 mil dólares, consignando que son los ahorros de su vida; en tanto que quienes lo juzgan, ya dijeron que van por sus casas, sus cuentas y autos. Aun no se conocen, digamos, las pruebas en su contra, pero se dice que el expediente se integró en 10 años.

INVESTIGARAN A CIENFUEGOS.

En palabras de AMLO se conoce la intención de investigar en el país al Gral. Cienfuegos. La cuestión es simple: hacia arriba, tenía un jefe, el Presidente EPN; hacia abajo, una estructura que, en forma piramidal, obedecía órdenes. ¿Solo obedecieron órdenes o fueron cómplices? ¿Hay o no corrupción en el ejército mexicano?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here