Sri Lanka aguarda la inminente llegada del ciclón Burevi

Sri Lanka aguarda la inminente llegada del ciclón Burevi, uno de los más graves en años y que viene acompañado de ráfagas de viento de casi 100 kilómetros por hora, aunque hasta el momento las autoridades han evitado realizar evacuaciones debido a la pandemia del coronavirus.
Según el Departamento Meteorológico esrilanqués, el ciclón se encuentra a unos treinta kilómetros de la costa nororiental de la nación isleña y tocará tierra en unas dos horas, entre las ciudades de Point Pedro y Trincomalee.
Las autoridades esrilanquesas han lanzado una alerta roja, la de mayor nivel en el país, ante la llegada de Burevi, un ciclón que vendrá acompañado de ráfagas de viento de hasta 95 kilómetros por hora y precipitaciones de más de 150 milímetros, según informó en una intervención televisada el director general del Departamento Meteorológico estatal, Athula Karunaratne.
Se espera que el ciclón pase el jueves sobre la nación isleña antes de dirigirse hacia la costa india.
El Ministerio de Educación anunció el cierre de todos los colegios en la provincia Norte y en la provincia Este hasta el próximo viernes, y se ha urgido a los pescadores que no se adentren en el mar.
Pero el país no ha realizado evacuaciones en zonas de riesgo a causa de la COVID-19, que por el momento ha causado 24.532 infecciones y 122 muertes, dijo a Efe el portavoz del Centro de Gestión de Desastres (DMC, en inglés), Pradeep Kodippili.
«No hemos evacuado a nadie en la zona a causa de la pandemia. Estamos evaluando la situación y las evacuaciones comenzarán dependiendo de la gravedad de los efectos del ciclón», dijo Kodippili.
Las autoridades esrilanquesas sí han desplegado tanto a las Fuerzas Armadas como a la Policía y a efectivos sanitarios en las áreas que se prevé que se verán más afectadas.
El director del Centro de Gestión de Desastres, Sudantha Ranasinghe, llamó a los esrilanqueses a «actuar con responsabilidad» y no «correr a tomar selfis o ver el ciclón», en una rueda de prensa.
El ciclón Ockhi golpeó Sri Lanka en diciembre de 2017, dejando al menos una decena de muertos y provocando la evacuación de centenares de personas, mientras que meses antes ese mismo año las lluvias asociadas a la temporada monzónica y el ciclón Mora causaron al menos 212 muertos y 79 desaparecidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here