El parto

Golpe a golpe

 

 

+ Las candidaturas empezarán a definirse a mitad de la próxima semana

+ En morena, pese a la figura de López Obrador no encuentran el rumbo

+Ex priistas de Matamoros se unen al proyecto de Raúl González García

 

Por Juan Sánchez-Mendoza

 

Las pre candidaturas a diputados locales y alcaldes que se gestan en los diez partidos políticos verán la luz a partir del próximo miércoles; pero sin mayores sorpresas, pues la mayoría se concibieron en sus altos mandos sin darle oportunidad de intervenir a las bases.

En la víspera, acorde con el calendario electoral de Tamaulipas, dio inicio la etapa de precampañas que concluye el día último de este mes; y al mismo tiempo arrancó la etapa para que los aspirantes independientes recaben el tres por ciento de firmas del listado nominal.

Respecto a la contienda federal han transcurrido ya once días de las precampañas sin que aún se determine ninguna precandidatura. Vamos, ni siquiera hay convocatorias, lo que significa que gran parte del período se ocupará en resolver primero los sainetes internos y luego seleccionar abanderados.

Aquí en el proceso doméstico, a diferencia del federal, sólo asoman coaligados Movimiento Regeneración Nacional (morena) y el Partido del Trabajo (PT); el Partido Acción Nacional (PAN) irá solo, igual Movimiento Ciudadano (MC), el Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM), Partido Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza Social por México (FSM).

 

Proceso federal 

El lunes 7 de septiembre de 2020 quedó instalado el proceso para elegir a 300 diputados federales de mayoría relativa. Y sin temor a equivocarme es la contienda que más le importa al presidente Andrés Manuel López Obrador, pues precisamente del escrutinio depende el tránsito de su régimen hacia la segunda mitad del período constitucional.

Sin embargo, su partido, morena, está prácticamente en la orfandad desde que arribo el nuevo dirigente, Mario Delgado Carrillo, quien poco caso hace a sus recomendaciones, aun sabiendo que el membrete marrón, sin la figura de AMLO, poco le significa al conglomerado social.

Para colmo, los grupos de interés que ahí concurren dan espectáculos grotescos todos los días,  sin entender el daño que le hacen al proyecto de la cuarta transformación, bajo el rollo de así contribuir a la democracia.

Ya ve usted que ni siquiera lograron ponerse de acuerdo para armar los relevos de dirigencias estatales y municipales.

En fin, eso sólo forma parte de la orfandad de morena que se replica a lo ancho y largo de la República Mexicana, de cara al proceso electoral que más le interesa al jefe del Ejecutivo Federal.

Aquí en Tamaulipas, en 2018, morena se adjudicó la Presidencia de la República, dos escaños en el Senado y, en coalición con el PT y PES, seis diputaciones (de 9) federales.

Obviamente, arrastradas por la popularidad del ‘Peje’.

No obstante, ahora, aunque esta alianza sea refrendada en las boletas no estará el nombre de Andrés Manuel López Obrador, por lo que morena se ve obligada a reorganizarse so pena de perder (en las urnas) la mayoría en el Palacio legislativo de San Lázaro.

Respecto al estado, en ningún distrito electoral federal hay movimiento por parte de los simpatizantes o pocos militantes de morena. Y ésta es una señal inequívoca del desorden partidista, ante la ausencia de un liderazgo.

Pero igual asoma la eventualidad de que el tabasqueño le ordene a los alcaldes de Matamoros (Mario Alberto López Hernández) y Ciudad Madero (Adrián Oseguera Kernion), como al delegado federal de Bienestar (José Ramón Gómez Leal) buscar las candidaturas por los distritos IV, VII y II, respectivamente; persuada a los diputados Joel Villegas González y Olga Patricia Sosa Ruiz (PES), como al legislador Armando Javier Zertuche Zuani (PT), de jugarse su reelección en los distritos III (con cabecera en Río Bravo), VIII (Tampico) y IX (Reynosa).

Sólo le faltaría cubrir las candidaturas en los distritos I –cuya cabecera es Nuevo Laredo–, VI (Ciudad Mante), donde, por cierto, el Partido Acción Nacional (PAN) conserva hegemonía político-electoral; y V, por donde se perfilan Nora Hilda de los Reyes Vázquez y Felipe Neri Garza Narváez.

Este escenario, sin embargo, no lo aceptan los agoreros domésticos de morena, pues les mueve el piso en su pretensión de la candidatura gubernamental (2022) pero… tampoco es descabellado, considerando que López Obrador influye, de una u otra forma, en la selección de abanderados.

Así que, señores, se abren las apuestas.

Mientras tanto el PAN surge como las mejor opción para adjudicarse en las urnas no solamente las 9 curules federales, sino las 22 estatales y de paso las alcaldías con mayor explosión demográfica.

Y que conste, gracias a su estructura.

 

Mar de aspirantes 

En busca de las candidaturas edilicias de Nuevo Laredo, se mueven Yahleel Abdala Carmona, Imelda Margarita Sanmiguel Hernández y Félix Fernando García Aguilar (PAN); Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal (morena); Mónica García Velázquez (PRI) y Jesús Valdez Zermeño (PRI).

Por Matamoros se apuntan Mario Alberto López Hernández (morena), quien iría por la reelección, a menos que atendiera el llamado de AMLO para ser candidato a diputado federal; Héctor Silva Santos (PRI), Héctor Escobar Salazar y Pedro Luis Coronado Ayazagortia (PAN); y aparece un fuerte aspirante por la vía independiente: Raúl César González García.

Allá en Tampico se mueven Magdalena Peraza Guerra (quien fuera en dos ocasiones alcaldesa) y la diputada federal Olga Patricia Sosa Ruiz. Sin embargo, el presidente municipal, Jesús Antonio Nader Nasrallah, pretende ser reelecto y en su planilla, como condición al PAN incluye a René Sentíes Barrios para que sea candidato a diputado local.

En Reynosa el diputado local Rigoberto Ramos Ordoñez encabeza las preferencias. Es de morena; Maki Esther Ortiz Domínguez (va por la reelección), seguida de Carlos Peña Ortiz (hijo de la edil), por parte del PAN; Olga Garza Rodríguez, María Esther Camargo Félix y Aída Zulema Flores Peña, son aspirantes del PRI.

Respecto a Victoria, se menciona a Alejandro Etienne Llano y Mariana Rodríguez Mier y Terán, por parte del PRI; a Eduardo Gattas Báez, Luis Torre Aliyán y Nora Hilda de los Reyes Vázquez, para enfrentar en la urna a María del Pilar Gómez Leal, Patricia Pimentel Mansur o Gustavo Cárdenas Gutiérrez (MC), más los que se cumulen.

En fin, este rejuego apenas inicia.

Correo: jusam_gg@hotmail.com

 

Caminante no hay camino 

El sistema de partidos, hasta hoy, luce anacrónico.

Y el Instituto Nacional Electoral (INE) así lo refrenda.

Lo digo porque son los mismos membretes que, desde hace décadas, se reparten las posiciones políticas a su conveniencia.

O sea, no tienen militantes suficientes para defender derechos propios en el terreno electoral.

Según las estadísticas del INE a nivel nacional, los partidos mantienen la siguiente militancia válida:

Partido Acción Nacional (PAN): 252 mil 140.

Partido Revolucionario Institucional (PRI): 2 millones 65 mil161.

Partido de la Revolución Democrática (PRD): Un millón 242 mil.

Partido del Trabajo (PT): 448 mil 492.

Partido Verde Ecologista de México (PVEM): 660 mil 874.

Movimiento Ciudadano (MC): 381 mil 735; y

Movimiento Regeneración Nacional (morena): 466 mil 931.

 

Independientes

Matamoros cuenta con una lista nominal de 403 mil 116 electores, por lo que los aspirantes independientes a la alcaldía necesitan recabar el 3 % de firmas para obtener la candidatura. Es decir, 12 mil 94.

Quien inició labores con fuerte entusiasmo es Raúl César González García, acompañado de operadores ex priistas con mucho callo, como Guadalupe Reyes.

Y eso, precisamente, preocupa al dirigente municipal tricolor

 

Cicuta 

Hay en el ambiente mucha tristeza, dolor, como indolencia irresponsable. Y es que no todos creemos en la gravedad de la pandemia.

De cualquier forma, los invito a que atiendan las recomendaciones del sector Salud.

Y hasta eso, sin importar colores ni ideologías.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here