Contiendas cerradas

Golpe a golpe

 

+En Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Victoria, nadie asegura triunfos

+Altamira, Tampico y Ciudad Madero podrían registrar la reelección edilicia

+Almaraz Smer es una garantía para gestionar recursos que aquí impacten

 

Por Juan Sánchez-Mendoza

 

La inscripción de quienes aspiran ser candidatos a las alcaldías, es quizá el asunto político que hoy más atrapa la atención ciudadana, ya que los ediles son la representación gubernamental con mayor cercanía al conglomerado.

De ahí la utilidad de conocer sus identidades –aunque en 36 de los 43 municipios la participación estructural sea menor por tratarse de ‘nichos’ de interés local–, para así conjeturar en qué demarcaciones habría contiendas cerradas.

Usted bien sabe que siete municipalidades están consideradas (por su explosión demográfica y desarrollo) las más importantes del estado.

Tres de esas plazas no asoman tropiezos significativos para retenerlas partidariamente.

Dos son usufructuadas por el Partido Acción Nacional (PAN) –Altamira y Tampico–, pero realmente son producto de una coalición, cuyo membrete fue ‘Tamaulipas al frente’ –participando ahí el PRD y MC– y la otra (Ciudad Madero) la ostenta morena, en su alianza llamada ‘Juntos haremos historia’ con el PT y PES, aun y cuando los munícipes (Alma Laura Amparán Cruz, Jesús Nader Nasrallah y Adrián Oseguera Kernion) por abonos partidistas han pretendido negar el hecho.

De cualquier forma el tiempo les cobrará facturas.

Tarde que temprano.

Hoy los tres están en posición de repetir en el cargo, cierto. Empero, no deben replicar anticipadamente las campanas.

Y menos cuando se advierten contiendas de pronóstico reservado allá en Matamoros (morena), Nuevo Laredo, Reynosa y Victoria –tres alcaldías vestidas de albiceleste–, que indirectamente incidirían en sus pretensiones.

Y es ahí, precisamente, donde la grilla está en todo su apogeo, porque las encuestas marcan como favorito a Movimiento Regeneración Nacional, aún sin haber precandidatos (oficiales).

En fin, vayamos por partes:

 

Nuevo Laredo 

En 2018, Óscar Enrique Rivas Cuéllar se alzó con la victoria al lograr 47 mil 758 votos (el 35.34% de los emitidos), mientras sus adversarios de morena (Ramón Garza Barrios) y PRI (Daniel Peña Treviño), registraron: 40 mil 614 y 30 mil 907, respectivamente.

Al munícipe actual las encuestas lo han colocado en los primeros sitios de popularidad a nivel nacional; y hasta se dice que es el mejor alcalde que tiene Tamaulipas, ganándose a pulso la candidatura a diputado federal (por el primer distrito con cabecera en la demarcación fronteriza).

Sin embargo, su proyecto sucesorio Félix Fernando García Aguilar, ‘El Moyo’, se quedará con las ganas ante la imposición de la ex priista Yahleel Abdala Carmona como precandidata albiceleste.

Sus adversarios serían Carmen Lilia Cantúrosas Villareal (por morena) y Eliodoro Rivera Espinoza (PRI); y en las urnas los priistas resentidos, por su chaqueteo; además de los panistas inconformes con el ‘desplazamiento’ de militantes.

 

Reynosa 

Maki Esther Ortiz Domínguez, en Reynosa (el municipio más poblado de la entidad), conserva el control de Acción Nacional en la localidad, desde que ganó la alcaldía (en 2018) con 150 mil votos. Casi el doble obtenido por su contrincante más cercano (José Ramón Gómez Leal, el tal ‘Jr’, de morena) y ridiculizando al priista Serapio Cantú Barragán, quien apenas superó los 22 mil sufragios.

Esto le generó a Maki una actitud de autosuficiencia, hasta el grado de enfrentarse al jefe político estatal en varias ocasiones. Inclusive amagó con irse a morena ante las presiones de que según ella fue objeto por parte del Gobierno estatal.

Su pretensión es imponer a su hijo, Carlos Peña Ortiz, como candidato a sucederla; pero al no obtener la nominación, como aspirante albiceleste a diputada federal por el IX distrito, lo más seguro es que juegue sola, sin dar la cara por Jesús María Moreno Ibarra (‘Chuma’), allanándole así el camino a Rigoberto Ramos Ordóñez (morena) –por cierto, el favorito en esta lid–, mientras los priistas Armando Benito de Jesús Sáenz Barella e Irma Mauricio de Alejandro Martínez aún se pelean la nominación.

 

Matamoros 

El actual alcalde Mario Alberto López Hernández (morena) capitalizó en las urnas (en 2018) el efecto lópezobradorista, al derrotar, con más de diez mil votos, a su contrincante más cercano (Carlos Alberto García González, del PAN); y superó, con cerca de 15 mil, al priista Jesús Juan de la Garza Díaz del Guante.

En esta ocasión, pretende ser reelegido, compitiendo contra José Luis Coronado Ayarzagoitia o Irma Azucena Castillo Segoviano (del PRI) –debe esperarse el veredicto partidista–; Gloria Ivett Bermea Vázquez (PAN), aun cuando la diputada no ha aceptado su postulación; y el independiente Raúl César González García, quien suma cotidianamente a priistas inconformes. Entre ellos, a operadores políticos harto reconocidos.

Además tiene en contra a los hermanos Silva Santos (Erick y Horacio), quienes (‘tras bambalinas’) se sumarían al albiceleste ante el fracaso de su intentona.

O sea, la candidatura a la presidencia municipal.

 

Victoria 

Para el grueso de la población citadina, esta alcaldía representa ‘la joya de la corona’. Actualmente la ocupa María del Pilar Gómez Leal (PAN), quien, por cierto, ha hecho un trabajo aceptable desde su unción relevista.

En octubre 3 del 2020 ella asumió como alcaldesa sustituta –hace 106 días apenas–, y en este proceso electoral local irá por su reelección. Pero en contra tiene el malestar ciudadano por la ineptitud, incapacidad, opacidad y corrupción de su antecesor, Xicoténcatl González Uresti.

Son facturas que en las urnas el electorado le cobraría al PAN. Y más cuando lo apoyó para echar al PRI del ayuntamiento en 2018.

Por morena, seguramente jugará Luis Torre Aliyán, aunque Eduardo Abraham Gattás Báez dice tener asegurada la nominación; y por el PRI ya se rajó Arturo Núñez, así que el candidato sería Carlos Morris Torre.

El PRD registró como aspirante a la candidatura a Guillermo Vizcaíno, mientras Movimiento Ciudadano (MC) titubea en nominar a Patricia Pimentel Ramírez o Gonzalo Lan Zambrano.

Lo cierto es que será una competencia cerrada, donde habría desde golpes bajos hasta la intromisión de grupos de interés empecinados en hacer ganar al albiceleste o hacerlo morder polvo.

Correo: jusam_gg@hotmail.com

 

Caminante no hay camino 

La propagación del coronavirus es consecuencia de la irresponsabilidad. Y, en este asunto, todos estamos involucrados: gobierno y sociedad, pues por desatender las medidas preventivas sugeridas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hemos provocado el repunte.

Nuestro país está al borde del colapso.

Lo confirman las cifras de infectados y muertos, a consecuencia de las reuniones multitudinarias decembrinas.

Varias entidades de la República Mexicana registran más víctimas, por lo que se han tomado medidas de aislamiento social, acertadamente, como decretar el cierre de gimnasios y centros recreativos; reducción de horarios a tiendas de autoservicio y departamentales así como al transporte público.

Pero, considero, es necesario ir más allá.

Y sin ser médico epidemiológico –mi capacidad, no da para tanto–, les recomiendo atender las medidas de prevención sanitaria –hasta donde sea posible–, a fin de evitar seguir dañándonos.

En lo familiar hubo casos, hay, de la infección. Gracias a Dios, todos la han librado. No así, varios amigos y conocidos, que sucumbieron. Unos por carecer de atención médica por falta de dinero para cubrir servicios, y otros por incapacidad facultativa.

Lo cierto es que la pandemia toca a nuestras puertas.

}Y sin ser fatalista, es momento de aislarnos. Más todavía.

Allá en la Ciudad de México se reactivó el semáforo rojo mientras aquí en Tamaulipas se han decretado medidas preventivas (iguales, casi).

Incluso, a nivel nacional, el periodo educativo, sigue en línea. Pero hay instituciones insensibles que siguen exigiéndoles a sus alumnos cubrir todo el pago del semestre, so pena darlos de baja.

¿Lo considera válido?

Tampoco yo.

De cualquier forma reclamo su voluntad de atender las observaciones, en el entendido de aplicarlas personalmente.

 

Se hace camino al andar 

La inminente nominación de Óscar de Jesús Almaraz Smer, como candidato a diputado federal o local por el membrete albiceleste, no significa que él sea un saltimbanqui de la política. Y menos ahora que el electorado votará por los personajes más que por el partido. A excepción de morena, claro está.

Durante su larga trayectoria en el servicio público, Óscar Almaraz ha demostrado eficiencia para gestionar recursos de beneficio poblacional. Y eso le da un plus a su proyecto, pues sin importarle colores, pertenencia partidista ni ideológica, para él lo más importante es gestionar recursos de alto impacto para el municipio.

Por eso nadie ve con malos ojos su postulación. Al contrario, reanima su nominación a los cuadros partidistas diversos (PRI, PAN, MC, PT, PRD, etcétera), por ser una garantía de comunión entre el poder y la sociedad.

 

Cicuta 

El rumor de que el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca pediría licencia para separarse del cargo y ser candidato plurinominal a una curul federal, no es descabellado.

Menos si en cuenta tomamos que se ha convertido en un líder dentro del Partido Acción Nacional; y que sería el coordinador de la bancada en el Palacio Legislativo de San Lázaro, para después ser dirigente partidista y, de ahí, atender lo que sigue.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here