Paso a pasito

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

09.02.2021.

 

PASO A PASITO.

 

Siempre trato de leer algo y este fin de semana retome el texto de Michel Jordán, el astro del básquet bol, que escribió un pequeño texto titulado: “Mi filosofía del éxito” y en una parte dice textualmente: “Paso a paso. No concibo ninguna otra manera para lograr las cosas”. Creo que nadie duda, o discute, que Jordán fue un deportista exitoso. Y sus consejos valen para todas las situaciones.

 

Y en política sucede de igual manera. No todos tienen, vaya pues, la suerte o fortuna de acceder a un cargo público o político por arte de magia. Maquiavelo bien lo decía: unos llegan por las propias armas, el trabajo y el mérito; y otros, por las armas de otro, por una manipulación… y muy poco, por suerte, con todo y que MORENA en algunos casos aplique ese método de selección.,

 

PODER Y ESTRUCTURA.

Los políticos estaban acostumbrados que, para acceder a un cargo de elección popular, bastaban dos elementos: el poder de quien designaba, el Presidente de la Republica o el Gobernador. Por eran, como bien lo sabemos, el “Fiel de la Balanza”. Imposiciones de la Dictadura Perfecta, el otrora omnipotente y poderoso presidencialismo. Bastaba con que fuera palomeado el candidato y el partido se encargaba del resto.

 

La estructura partidista fue, de siempre, un pilar del presidencialismo mexicano ostentado por el PRI. Así lo advirtieron en su momento Pablo González Casanova y en cierta medida Jorge Carpizo, el primero describiendo “La democracia en México” y el segundo con “El Presidencialismo Mexicano”. Eran tiempos del dedazo: el dedo señalaba y el partido se encargaba del resto.

 

EXPERIENCIA DE AMLO.

Hace más de 20 años que Andrés Manuel López Obrador entendió, aprendió pues, que para lograr el poder necesitaba una estructura: intento ser gobernador de su Estado y fallo; intento ser Presidente de la Republica y con la segunda intentona, entendió lo que necesitaba: por sí solo, no podía derrotar al enemigo, porque no junta voluntarios para cuidar las casillas, por eso le escamoteaban la victoria.

 

Fue así como hagan de cuenta que empezó desde el principio: paso a pasito, creo una organización política, recluto partidarios e inversionistas, hasta que logro convertirlo en partido político: fue entonces que, terco y perseverante con una narrativa, logro la victoria. Y ahora, siguiendo esa experiencia, es como dio vida a los “Servidores de la Nación”, que es hagan de cuenta una estructura paralela al partido, precisamente para garantizar el triunfo electoral.

 

YAÑEZ NO TIENE ESTRUCTURA.

Pregunte a un integrante de MORENA sobre los 7 precandidatos a la Presidencia Municipal de la capital y su respuesta despeja duda: “Si es candidato voy a votar por Yáñez. Aunque

siendo sincera, Yáñez nunca tuvo estructura. Ni tiene, se atiene al voto espontaneo por morena. Lalo Gattas es el único de todos que tiene estructura grande. Luis Torre tiene líderes en algunas colonias. Pero si acaso una persona por sector”.

 

Esa es la cuestión: piensan que el voto espontaneo de MORENA puede llevarlos al triunfo. Hay la experiencia de Héctor Garza González, cuando fue candidato a gobernador MORENA tenía 10% de intención del voto; Héctor el 3% y en todo el Estado solo obtuvo 30 mil votos. Anteponen el interés y la ambición personal al triunfo del partido. Por eso, sin la menor duda, en varias ciudades hay hasta 7 o más precandidatos, unos ni en su calle los conocen… No entienden que es paso a pasito, como lo hizo AMLO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here