Buscan en INE evitar ‘mayoría ficticia’ en San Lázaro

Después de tres meses de diferencias entre consejeros electorales, el Instituto Nacional Electoral (INE) revivió las reglas para evitar la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados.

Para darle salida al dictamen, se modificó el proyecto presentado por algunos consejeros en diciembre pasado, por lo que ahora para distribuir las diputaciones plurinominales, los candidatos que ganaron un distrito de mayoría se contabilizarán al partido al que están afiliados o con el que jugaron.

Estas reglas buscan que no se presente un escenario como en 2018, cuando Morena y sus aliados obtuvieron una votación válida de 45.9 por ciento, que significaban 269 curules, pero terminaron con 308 legisladores, es decir, el 61.6 por ciento, rebasando así el 8 por ciento de sobrerrepresentación que establece la ley.

Esto se logró porque a Morena sólo se le atribuyeron 106 diputaciones de mayoría ganados, cuando en realidad los candidatos morenistas que obtuvieron el triunfo fueron 220, pero 114 participaron con las siglas de otro partido de la coalición.

Así, al tener «menos distritos ganados», se le dieron 85 diputados plurinominales, es decir, más de los que le correspondían en términos reales.

En el dictamen, aprobado este jueves por la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE, se advierte que esto provocó una distorsión de la representación proporcional, en detrimento del sufragio efectivamente emitido por la ciudadanía el día de la jornada electoral.

«Esto ha permitido que los partidos políticos desarrollen estrategias políticas para incrementar su representación en el Congreso de la Unión, en contravención a la finalidad constitucional que se buscó con la inclusión del principio de representación proporcional», argumenta el documento que discutirá el Consejo General.

Por ello, ahora la regla establece que se verificará la «afiliación efectiva» de cada una de los candidatos que ganaron un distrito de mayoría, y revisarán que estén en el padrón de afiliados del instituto político con corte al 21 de marzo a las 20:00 horas.

«El triunfo será contabilizado a favor del partido con el cual el o la candidata ganadora tengan una ‘afiliación efectiva'», indica el dictamen que se prevé sea aprobado en el Consejo General de este viernes.

En caso de que el abanderado ganador no esté afiliado a uno de los partidos coaligados, el triunfo será contabilizado como si perteneciera al instituto político con el que se registró.

Si se trata de un candidato reelecto que no tiene una afiliación, se le atribuirá al partido al que pertenecía como diputado federal.

«En caso de que después de aplicarse el cociente de distribución quedasen diputaciones por distribuir a los partidos políticos, el orden de prelación para la asignación de las curules restantes se fijara? tomando como criterio la votación nacional emitida, esto es, primero se le asignará al partido político con la mayor votación nacional y así sucesivamente», agrega el documento.

Durante la discusión de la Comisión, los partidos de oposición celebraron el acuerdo, pues, consideraron, terminarán con una «mayoría ficticia» creada por Morena.

«Con esto se acabará esa conducta ficticia utilizada en la postulación para luego, en la asignación, tener mayorías ficticias. Esto provoca una sobrerrepresentación al momento de la asignación y que impacta al ejercicio legislativo, cuando al interior de la Cámara se integran mayorías que en los hechos no tienen resultados positivos para el País», dijo el representante del PRI, Gerardo Triana.

Mientras que su homólogo del PAN, Obdulio Ávila, aseguró que no se trata de un asunto que favorezca a la Oposición, sino que garantiza que la voluntad popular se refleje en la integración de la Cámara de Diputados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here