El mejor: ¿Candidato o Gobernante?

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

22.03.2021.

 

EL MEJOR: ¿CANDIDATO O GOBERNANTE?

 

Cada día están más próximas las elecciones del 6 de junio. Los escenarios, día con día, cambian y se complican para unos; por decir, para Francisco Javier García Cabeza de Vaca, la embestida en su contra del gobierno federal tiene, como principal propósito, quitarle más y más poder; y los partidos políticos, y sus líderes, hacen y deshacen negociaciones, así pueden verse lo que está sucediendo en Reynosa, donde MORENA vive una situación caótica.

 

El poder, quiérase o no, es como una enfermedad y para otros es simplemente una pasión. Lo buscan porque, a través de él, es como se pueden conseguir beneficios y prerrogativas que, como simple ciudadano, sería muy difícil. Así, al amparo del presupuesto público, se han forjado múltiples fortunas, nuevos ricos. Y es, por ese motivo, mi pregunta: de mejor candidato que, entiéndase, no siempre es a la postre el mejor gobernante.

 

GOBIERNO DE LOS SABIOS.

Se atribuye a Platón, al filósofo griego, la postura de que siempre los pueblos deben de tener como gobernantes a los más sabios. Postura que, obvio, choca con la principal característica de la democracia actual, de que basta con ser ciudadano para tener la oportunidad de votar y ser botado. Y en el caso de México, esa es la cuestión: nunca nos han gobernado los mejores, puesto que sexenio tras sexenio, por decir, la pobreza fue en aumento, casi en relación con el incremento poblacional.

 

Nos gobernaron primero, después de la revolución de 1910 los militares. Después, a partir de Miguel Alemán Velasco llegaron los civiles; primero fueron los abogados, luego los economistas, y dentro de estos los técnicos, aquellos que estudiaron hasta en el extranjero. Y el desastre lo vimos, lo padecimos, al grado que en la última elección presidencial el pueblo le dio la espalda al partido gobernante. Por eso, sin la menor duda, AMLO se asume como “humanista”.

 

EL MEJOR EN POLITICA.

Es preciso diferenciar en los distintos escenarios. En la lucha por el poder hay dos momentos: la lucha por alcanzar el poder y la otra, ejercerlo. En este sentido, todo partido político busca tener al mejor candidato; en tanto que el pueblo, piensa en que sea el mejor gobernante. Por ejemplo, se nos basamos en la popularidad, en este momento MORENA tiene en Eduardo Gattas el mejor candidato, el que puede ganar la elección. Pero, la cuestión es: ¿tiene prendas para ser el mejor gobernante?

 

Para ser el mejor candidato, basta con ser popular. Para ser buen gobernante, quiérase o no, no basta el sentido común; es preciso conocer, digamos, tanto de administración como de planeación, de economía como de cómo está organizado el ámbito que se busca gobernar. En este sentido, si observamos el caso de Victoria, por sus perfiles quien puede ser el mejor gobernante es Alejandro Montoya, el candidato del PRI, que ha estudiado al municipio, su organización y desarrollo.

 

¿POLITICO O ADMINISTRADOR?

En la década de los sesenta, incluso setenta, cuando se hablaba de la profesionalización tanto de la política como de la administración pública, se asumía la necesidad de un profesional con simbiosis: que no fuera un político, pero tampoco un técnico de la administración, se decía, un político con sentido de la administración. El problema es que, de plano, ha prevalecido el primero, lo vemos con AMLO… a leguas se nota que es un político, apasionado del poder, pero que no tiene sentido de la administración pública.

 

Hablando de perfiles, revisando el escenario y los actores para la capital tamaulipeca, sin la menor duda, hay una conclusión: el mejor candidato para ganar la elección es Eduardo Gattas, porque es el más popular, pero no el mejor preparado para gobernar; para gobernar, según los perfiles conocidos, no sería ni Pilar Gómez, que es abogada, no pueden ser Guillermo Gómez Vizcaíno ni Gabriela Millán, porque no tienen experiencia, pero si Alejandro Montoya, que incluso ya fue alcalde… ni pensar en Ismael Valdez, que sabe tirar bolas y ponchar a bateadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here