Coacción electoral

Golpe a golpe 

Por Juan Sánchez Mendoza.

Decenas de empleados del Ayuntamiento de Reynosa han sido cesados, en los últimos días, por negarse a realizar proselitismo abierto a favor del candidato de morena a la presidencia municipal, Carlos Víctor Peña Ortiz alias ‘El Makito’. 

Hay testimonios de esta práctica malsana que pululan diariamente al través de las redes sociales, dejando en claro la coacción de Maki Esther Ortiz Domínguez, utilizada para que la burocracia municipal ‘sólo baile’ el son que ella toque. Incluso contra su misma voluntad.  

Y bien lo sabe el alto mando de Movimiento Regeneración Nacional, Mario Martín Delgado Carrillo, pero como el ´Tío Lolo’… 

Más cuando la coerción está considerada como delito grave. Y en el caso de comprobarse, se echaría por tierra la candidatura. En el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. 

Se conjetura que esta coacción contra empleados municipales, igual ocurre en: Nuevo Laredo, Matamoros, Victoria, Ciudad Madero, Tampico, Altamira y otras demarcaciones, donde, por temor, los asalariados hacen mutis. Hasta ahora. 

Hace días, ‘Memo’ Vizcaíno (candidato del PRD al Ayuntamiento de Victoria) –antes de las denuncias públicas en Reynosa por coacción–, en Facebook y Twitter pidió, públicamente, al Gobierno estatal que ordenara a sus funcionarios cesar la recolección de credenciales de elector porque es ilegal y no garantiza el voto a favor de sus candidatos, pero sí intimida a la burocracia. 

Ulteriormente, Eduardo Abraham Gattás Báez, candidato de morena a la alcaldía, hizo un pronunciamiento en el mismo sentido. 

Y es que los dos han recibido múltiples quejas de la coacción que se da en las instancias gubernamentales para obligar a los empleados y sus familias a sufragar por un candidato determinado. 

Esto, obviamente, daña el derecho ciudadano. 

Pero también expone a los candidatos al rechazo en las urnas, pues pese a la imposición política que pretende ejercerse mediante artimañas, los ciudadanos saben que su voto es libre y secreto. 

De cualquier forma, no quiero dejar pasar por alto la coerción que las autoridades públicas ejecutan contra la burocracia, por ser ésta un atentado grave a los derechos humanos. 

  

Triunfalismo 

Este día los candidatos a los 43 ayuntamientos y 22 diputaciones locales (de mayoría relativa) cumplirán nueve días de campaña, de los 45 que la Ley Electoral de Tamaulipas dispone para su proselitismo abierto. 

En el caso de quienes aspiran ser presidentes municipales todos, sí, todos, aseguran tener asegurado el triunfo 

Unos se sienten sobrados y otros le apuestan al hartazgo ciudadano para votar en favor suyo. 

Pero lo cierto es que no hay todavía, nada para nadie, aun y cuando se divulguen encuestas pagadas por los actores más calenturientos. 

Tanto en los siete municipios con mayor explosión demográfica y los considerados emergentes por su desarrollo económico, como también en los restantes, porque su población ya no admite imposiciones. Y participa abiertamente por un cambio. 

Así que el proselitismo debe intensificarse so pena de sucumbir ante la palabrería de los más habladores (que prometen solucionar problemas en cuanto asuman el poder), con propuestas serias, tangibles y fuera del compromiso baladí de remediar la situación inmediatamente. 

 

Caso Victoria 

En Victoria hay doce candidatos a la presidencia municipal. 

Pero el único que ‘blofea’ es Eduardo Abraham Gattás Báez, porque quiere recuperar el voto del electorado que le dio dado la espalda en dos ocasiones anteriores –en 2016 como priista; y en 2018, siendo candidato morenista-, bajo el argumento (otra vez) de trabajar por la 4T, para, ‘¡por fin!, remediar el reclamo de solucionar el suministro de agua potable con una nueva inversión. Federal, por supuesto.  

María del Pilar Gómez Leal (PAN) por su parte, hace campaña, pero igual ofreciendo solucionar el problema del agua, rescatando el proyecto del ex gobernador Américo Villarreal Guerra para erigir la segunda etapa del acueducto; y según las mediciones ha avanzado en posicionamiento.  

Los otros candidatos, más conocidos en la comarca, son: Guillermo Vizcaíno (PRD) y ‘Gaby’ Millá (PVEM), quienes también pugnan para el restablecimiento del vital líquido. 

Y, hasta eso, avanzan fuerte en la intención del voto. 

Así, la contiende se cierra más cada día. 

 

Cicuta 

El tema que más ocupa y preocupa al Gobierno Federal, es el de la justa por las diputaciones federales. 

Aquí en Tamaulipas, según observo, obtendría sólo cuatro: Una allá, en Nuevo Laredo (distrito federal I); otra en Reynosa (distrito IX), la del IV (Matamoros) y el VIII (Ciudad Madero). 

El II (Reynosa) sería para el PAN; como el III (Río Bravo), V (Ciudad y VIII (Tampico). 

Sólo en el IV (Río Bravo) y el VI (Ciudad Mante) hay dudas, aún. 

Correo: jusam_gg@hotmail.com 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here