Victoria: revoltijo 

Golpe a golpe 

 

 

Por Juan Sánchez Mendoza 

En el corazón de Tamaulipas, los escenarios político-electorales asoman ambivalentes para los partidos, dado que, como ‘fórmula’, los candidatos no mantienen igual posicionamiento; y esto obviamente impediría que se se lleven el ‘carro completo’ en la comarca.

Como usted bien sabe, Ciudad Victoria es la cabecera del 05 distrito federal y de las demarcaciones locales XIV y XV; además, es la cuna del ayuntamiento que gobierna el municipio de Victoria.

Las localidades que conforman este quinto distrito federal, aparte de Victoria son Güémez, Hidalgo, Mainero, Padilla, San Carlos, San Nicolás y Villagrán, donde hace tres años (2018) ganó la coalición ‘Por México al Frente’ (PAN-PRD-MC) llevando como candidato a Mario Alberto Ramos Tamez.

Y es que en aquél entonces, cinco de los municipios estaban bajo el dominio del grupo de autodefensa llamado ‘Pedro J. Méndez’ impidiendo éste que nadie más hiciera campaña en esa zona. Pero ahora al sentirse traicionado, y ya ampliado su sector de influencia el comando se la juega con Movimiento Regeneración Nacional (morena).

Así que, Gerardo Illoldi Reyes, el abanderado de la coalición ‘Juntos haremos historia en Tamaulipas’, al menos en esta región, llevaría mano sobre Enrique Cárdenas del Avellano y Óscar de Jesús Almaraz Smer; y, por supuesto, ante los otros candidatos a la misma posición.

En cuanto a las dos diputaciones locales en juego:

Por el distrito XIV aparece María Edilia Filizola González (‘Elly’) –del PRI–, en primer lugar; seguida por Elva Lidia Valles Olvera (MC); y luego aparece ‘Borrado’ Arturo Rafael Sánchez Garza (PVEM), dejando atrás a los otros contendientes (incluyendo al neopanista Ramos Tamez).

Y en el distrito XV, la disputa luce cerrada. Entre Arturo Soto Alemán (PAN) y Gustavo Cárdenas Gutiérrez (MC), abriéndole una fuerte brecha a sus adversarios que van por la misma posición.

Rumbo a la presidencia municipal, aparecen doce aspirantes.

Unos más posicionados que otros.

Pero en el entendido de que el electorado vota por su autoridad más imediata, en la urna y a solas, la previsión sale sobrando, aun cuando es María del Pilar Gómez Leal (PAN) la más posicionada; en segudo sitio la medición (más inmediata) de ‘Massive Caller’, ubica a Eduardo Abraham Gattás Báez.

Y avanzan fuerte Gaby Millá (PVEM) y Memo Vizcaíno (PRD).

De ahí que advierta un sufragio cruzado.

Es decir, habría quien vote por un candidato X a diputado federal, en tanto emita su voto por un aspirante a diputado local de distinto partido; y en cuanto a la alcaldía sufraje diferente.

Por esto no comparto las encuestas pagadas, por estar dirigidas a la manipulación del voto.

E igual, a la confusión del electorado.

Aquí, por cierto, también atrapa mi atención que los candidatos de la colalición ‘Juntos haremos historia en Tamaulipas’, anden dispersos, cual si estuvieran peleados. Ya ve usted que, salvo contadas ocasiones, se le ha visto coincidir en actos de campaña a Illoldi con José Braña Mojica (él juega por el XIV distrito), Juan Vital Román Martínez (va por el XV) o con el candidato ampresidente municipal de Victoria.

Incluso, nien cuenta toman al Partido del Trabajo (PT).

En caso contrario opera la fórmula del membrete albiceleste aunque Mario nomás no prende, ni tampoco aprende; y Óscar tiene en el olvido a la gente de San Carlos, San Nicolás, Hidalgo, Villagrán y Mainero.

La situación es más grave en otros partidos, por ser evidente que, ni siquiera, se conocen entre ellos (hablo de los candidatos).

Triunfalismo 

Al menos los tres partidos dominantes cacarean cotidianamente estar, ya con ‘el triunfo en la bolsa’ –cuando estamos a 30 días de la jornada–, en un afán de manipular la elección, como tanto acostumbran.

Pero esta vez, advierto, se toparán con pared.

En principio porque ya nadie cree en sus promesas, y enseguida por lo hueco que suena el discurso de sus candidatos.

Lalo, por ejemplo, está acostumbrado a la derrota electoral.

Primero, como candidato del PRI (a diputado federal); y luego, bajo el cobijo de morena en el 2018 (siendo abanderado a la alcaldía), y aún ‘cuerpeado’ por Andrés Manuel López Obrador en la boleta.

Pero hoy se dice ganador, aún sabiendo que todavía le falta mucho camino por andar pese a realizar una campaña estridente –sin revelar la fuente (o los abrevaderos) de su financiamiento que resulta excesivo–, y, todavía, sin aclarar en qué quedó la acusación que le hicieron hace años por violencia intrafamiliar.

María del Pilar Gómez Leal, por su parte, ha hecho buen trabajo con apoyo gubernamental y eso le da un plus. El que tambièn se han ganado sudando la camiseta, andando el camino pero sin recursos: Gaby, Memo y Blanca (Anzaldúa Nájera).

Así que lo mejor es no anticipar vísperas.

Menos aquellos que están en la mira del Instituto Nacional Electoral (INE) por ya haber rebasado los topes en gasto de campaña.

Cicuta 

Reza un dicho popular que: ¡Pa’ cabrón, cabrón y medio!

En el terreno político Edgar Melhem Salinas, dirigente estatal priista, le lleva harta ventaja a su detractor Florentino Aarón Sáenz Cobos, quien lo calificó de ‘soberbio, prepotente y cabrón’, por éste votar en contra del desafuero.

No hay que olvidar que ‘Tino’, desde iniciada la legislatura, se prestó al juego panista al presentar (como suya) una iniciativa para cobrar por la recolección de basura.

Correo: jusam_gg@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here