Cruz Azul, tras pasar a la final, sueña

Milton Caraglio pasó de villano a héroe, al fallar un penal y después marcar el gol que le dio el pase a Cruz Azul a la final del torneo Apertura 2018, tras vencer 1-0 (global 1-1) a Monterrey. La Máquina sufrió en el duelo de vuelta de semifinales, estuvo al borde de que su extraordinaria temporada quedara en fracaso, pero por su condición de superlíder mantiene vivo del sue-ño de conquistar el título que anhelan desde hace 21 años.

El técnico celeste Pedro Caixinha no quería arriesgarse a errores, por lo que cambió su planteamiento y con Milton Caraglio e Igor Lichnovsky en el once inicial intentó sorprender a los regiomontanos.

La Máquina salió acelerada ante un estadio Azteca que lucía con una entrada casi a la mitad de su capacidad, un poco menos de la audiencia acostumbrada en este torneo pero que de igual manera los alentaba con el coro olé, olé, yo soy celeste.

La desventaja 1-0 del duelo de ida pesaba, y aunque Cruz Azul mostró gallardía al inicio, apenas lograba acercarse a la meta rival.

Adrián Aldrete logró filtrar un centro y Milton Caraglio remató con un cabezazo que alcanzó a desviar el arquero Marcelo Barovero. Con más tranquilidad, Monterrey se mantenía cerrado, esperaba a las fallas de los locales para lanzarse al contragolpe.

El primer disparo de los visitantes llegó con un tiro libro de Avilés Hurtado que se fue por arriba del arco.La angustia ardía en el área técnica de los clubes. Un ferviente Caixinha lanzaba órdenes con desesperación, mientras Diego Alonso, timonel de Rayados, reclamaban faltas.

El tiempo corría, la Máquina no lograba imponer su juego y la tensión comenzó a desequilibrados. Las alarmas se encendieron para los Rayados cuando Rodolfo Piza-rro sufrió una contractura que lo obligó a salir, por lo que entró Dorlan Pabón.

La Máquina se desinflaba y llegó el drama. Caraglio mandó un tiro largo que fue rechazado, en el rebote Roberto Alvarado peleó el balón y al recibir una falta de Nicolás Sánchez, el silbante Fernando Guerrero marcó penal para los locales.

La tensión reventaba al recinto y Caraglio cometió un error imperdonable al fallar el penal con un tiro que pasó cerca del palo izquierdo. Un aire gélido de lamentación recorrió las gradas.

La Máquina peleaba, no conseguía nada.Pongan huevos, pongan huevos, comenzó a rugir la afición a manera de reclamo. Los celestes revivieron en el complemento con un gol. En un rebote, Caraglio remató a quemarropa frente al arco, el árbitro calló el festejo por un supuesto fuera de lugar, pero tras recibir órdenes del VAR validó el tanto al minuto 54. El Azteca explotó entre la euforia al grito de Azul, azul.

Las emociones llegaron, Rogelio Funes Morí mandó un tiro en busca del empate que fue rechazado e Igor Lichnovsky envió un cabezazo que se escurrió por un costado del arco. Los celestes dejaron escapar otras oportunidades, pero en medio del nerviosismo lograron el triunfo y con una gran ovación cerraron el partido. Ahora esperan al vencedor del duelo entre Pumas y América.

Al finalizar el encuentro, Pedro Caixinha dio el mérito a sus jugadores: Son los principales actores. Seguimos con la misma humildad, llegamos a la final y eso nos permite tener la ilusión viva; estamos contentos, pero falta el escalón más importate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here