Inegi: en la informalidad, 57% de las personas que trabajan

 Prácticamente una cuarta parte de la actividad económica en México es generada en el sector informal, donde también se producen más de la mitad de los empleos en el país, reveló ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De cada 100 pesos que se generan en el país, 77 salen de trabajos formales. El resto, 23, casi una cuarta parte, de la economía informal.

A pesar de ello, más de la mitad de los mexicanos está en actividades no reguladas o trabajos que no tienen prestaciones. Tampoco apoyos económicos ni otros incentivos estipulados en la ley, informó el Inegi.

De acuerdo con el reporte Medición de la economía informal, 43 por ciento de personas que trabaja en el país lo hace en un empleo formal, mientras 57 por ciento está en actividades no reguladas.

Si bien la economía formal absorbe a la mayor población ocupada, lo hace en empleos de mala calidad, que tampoco se traducen en un gran impacto en la macroeconomía, según los datos de instituto.

De 22.7 por ciento de la riqueza del país que genera la economía informal, que equivale a 4 billones 705 mil 381 pesos, 11.1 por ciento corresponde al sector propiamente informal, es decir, a aquellos negocios no registrados de hogares dedicados a la producción de bienes o servicios. El 11.6 por ciento restante corresponde a otras modalidades de la informalidad, como labores que no tienen el amparo del marco legal: seguridad social y prestaciones sociales.

En cuanto al sector informal, el comercio continúa siendo la actividad económica con mayor nivel de contribución, con 38.3 por ciento, seguido por la construcción (27.8), la industria manufacturera (13.2), los servicios de transporte, correos, almacenamiento y otros, excepto actividades gubernamentales (5.6, por ciento cada uno), así como servicios de alojamiento y preparación de alimentos y bebidas (4.3), reporta el Inegi.

Los sectores con más peso

Dentro de otras modalidades de la informalidad, el sector económico con mayor peso en su composición es el agropecuario, que representa 24.5 por ciento.

Le siguen el comercio al por mayor (13.7), el sector manufacturero (12.2), el comercio al por menor (9.8) y los servicios de transportes, correos y almacenamiento (5.8), así como otros, excepto actividades gubernamentales (5.7).

De acuerdo con Marcelo Delajara, director del programa Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, hay espacio en la economía formal para incluir a gran parte de dicho 57 por ciento. Esas personas ya están trabajando, la informalidad la medimos sobre gente que ya trabaja. Entonces, sí hay empresas suficientes para eso, subrayó en entrevista.

Algunos óbices para aumentar el sector formal son las altas cuotas del Instituto Mexicano del Seguro Social en comparación con los salarios. Por otro lado, el bajo nivel de capacitación con que cuentan algunos trabajadores. En este último punto, agregó, es donde el Estado puede abonar.

En este contexto, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social proyecta aumentar 40 por ciento su presupuesto, de acuerdo con el Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación. Una razón del incremento es la puesta en marcha del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que dará subsidios de 3 mil 200 pesos al mes a jóvenes, hasta por un año, para que se capaciten en empresas.

No obstante, otros programas destinados a vinculación y defensa de empleos formales reflejan mermas. Por un lado, el Programa de Apoyo al Empleo pasó de 975 millones 354 pesos presupuestados en 2018 a 306 millones 146 mil 812 pesos en el ejercicio del próximo año.

Por otro lado, el de procuración de justicia laboral pasó de 202 millones 292 mil 759 pesos en 2018 a 26 millones 500 pesos, que se proyectan para 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here