Liderazgo de ASA           

Golpe a golpe / Juan Sánchez-Mendoza

En su inscripción como precandidato albiceleste a diputado local, por el XV distrito electoral con cabecera en Victoria, Arturo Soto Alemán refrendó su liderazgo.

Lo digo por la multitud que llegó al Comité Directivo Estatal (CDE) para respaldarlo en su solicitud de registro.

Y eso me lleva a suponer que alcanzará ya en la contienda formal, una de las votaciones más altas del actual proceso,

En 2013 y 2016, jugó como candidato a la alcaldía de Victoria, pero sin lograr su objetivo porque el Gobierno estatal en turno usó recursos públicos  para operar en su contra (al menos, esto afirma la vox populi), aunque igual recurriría a otras artimañas como son el acarreo de votantes y el embarazo de ánforas.

Sin embargo en lugar de amilanarse por ambos descalabros, Arturo se dio fijó la tarea de seguir luchando por el bien común y forjar una estructura sólida aquí en la capital del estado, por lo que no me extrañaría que esta lid la gane y sobrado.

Como subsecretario de Ingresos del Gobierno estatal, Soto Alemán ha sido funcionario eficiente –basta revisar su hija de servicios–, aunque hubo y hay programas malinterpretados, para meter en cintura a los evasores de la ley –como contrabandistas, propietarios de casinos clandestinos y gente dedicada a desmantelar vehículos robados y vender sus partes–, que en lo general apoya la sociedad, tanto como la estrategia de ponerse al corriente en su situación vehicular con descuentos atractivos.

Con 25 años de militancia en Acción Nacional (PAN), Soto Alemán dijo (luego del trámite de registro) que su interés como diputado local es apoyar el proyecto del gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, por él ser un convencido que se debe seguir empujando el cambio hacia adelante “porque el proyecto llamado Tamaulipas siempre valdrá la pena”.

Recordó que hace tres años le advirtieron a sus oponentes ‘de que se van, se van…’

“Y tal vez les demos chance de regresar –acotó enseguida–… ¡pero lo que se robaron durante tantos años que saquearon al estado!

“Ya los mandamos a su casa… y allá se van a quedar”, reiteró en clara alusión a los políticos (plenamente identificados) que pretenden volver bajo otra insignia.

Usted bien sabe a quiénes se refirió.

Cerrando filas

En su recorrido de varias cuadras para llegar a la sede panista, durante el acto protocolario de registro y en el templete (donde dio un mensaje), ASA fue acompañado por su señora esposa Liz Calderón Zúñiga, y su pequeña hija (Miranda) –su primogénito, Arturo, como su señora madre y su suegra también hicieron acto de presencia, pero sin figurar en el escenario, lo que refiere claramente su sencillez–, así como del alcalde Xicoténcatl González Uresti, quien de esta forma refrenda su disposición a jugársela con el proyecto gubernamental.

También lo acompañaron la secretaria de Finanzas (María de Lourdes Arteaga Reyna), sus homólogas de Obras Públicas (Cecilia del Alto López) y Salud (Gloria de Jesús Molina Gamboa); Omeheria López Reyna –quien es directora del DIF-Tamaulipas–, la diputada Teresa Aguilar Gutiérrez que actualmente representa al distrito XV en el Congreso; y la precandidata al XIV distrito, María del Pilar Gómez Leal.

 

Asonada morenista

Según estima José Antonio Leal Doria, el presidente del Consejo Estatal de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) acá en Tamaulipas, el padrón partidista registra más de 40 mil afiliados, de los cuales cerca de 10 mil son políticos conversos –en el lenguaje coloquial se les llama chaqueteros–, ya que antes militaban en otros membretes, como el tricolor, que le aporta a la causa lópezobradorista aproximadamente 5 mil nuevos soldados (sic).

Sin embargo esa marca no ha podido integrar comités municipales por quizás ¿falta de voluntad, desorden o carencia de cuadros confiables, para, al menos, organizarse estructuralmente?

¡Vaya usted a saber! Pero lo cierto es que existe un reclamo justificado de la estructura fundadora de Morena aquí en Tamaulipas, por la forma y el método con que se designará a los 22 candidatos al Congreso local –obvio, por ambas vías: uninominal y plurinominal–, pues sospecha que se abrirían las puertas a lagartones, arribistas, chapulines y otras especies soslayando su derecho.

Es decir, los impulsores originales del proyecto transformatorio, hoy se sienten desplazados pues en el escenario mediático aparecen tránsfugas y advenedizos en pos de las nominaciones, llevándolos a suponer que, en lo oscurito, hubo acuerdos que atentan contra la democracia interpartidista.

Y es aquí precisamente cuando Yeidckol Polevnsky Gurwitz –dirigente nacional de Morena–, debiera intervenir para apaciguar la tormenta aunque en su agenda, por lo que observo, no figura Tamaulipas.

El sábado que nos antecede Alejandro Rojas Díaz Durán tomo nota de la real inconformidad militante, pero sin comprometerse a meter mano en el proceso selectivo, so pena de violar los estatutos partidistas, puesto que su presencia en estas latitudes obedece a otras tareas –organizar los cuadros, tanto estructural como de vigilancia electoral, principalmente–, pero asumió el compromiso de informar al alto mando partidista sobre la pataleta.

De cualquier forma, hoy vence el plazo para registrar precandidatos, al también concluir la etapa de precampañas por lo que Morena obligado está a revelar las identidades de sus aspirantes inscritos en la contienda.

Y eso seguramente motivará desilusiones al postular, como sospecho, a personajes inmorales en el ejercicio político, recomendados y poca gente de la sociedad civil (ésta para aparentar un ejercicio selectivo democrático).

En fin, lo cierto es que tras los registros, brotarían en los 22 distritos de la geografía político-electoral de Tamaulipas, inconformidades, poniendo al garete la intención de Morena de asumir el control legislativo estatal.

Senda impropia

Advierto una asonada en el proyecto lópezobradorista acá en el estado por parte de:

1) Los ex priistas seducidos por Morena, que no logren su ambición de ser candidatos a diputados locales ni delegados estatales del gobierno federal;

2) Hay, también, en el escenario, empleados estatales que le juegan a las contras al Gobierno, alimentando animadversión por ‘orden superior’; y

3) Funcionarios públicos dolidos por fracasar en su intento de imponer candidatos.

Unos y otros, sé, ya están monitoreados.

Así que no lo extrañe una fuerte sacudida al árbol gubernamental.

E-m@il:

jusam_gg@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here