Pocas abortistas en manifestación

nor

Por Jesús Rivera

Menos de una decena de mujeres jóvenes, en su mayoría, se congregaron en la plaza Miguel Hidalgo, a convocatoria de una organización regiomontana pro abortista.

Portando una pañoleta de color verde en el cuello, se limitaron a mostrar unas leyendas que traían escritas con crayón negro en pedazos de cartón.

Sol Armas, alias de una jovencita espigada de 19 años, comunicó que sus «hermanas» de Nuevo León las convocaron a hacer un «pañuelazo» a nivel nacional a favor del aborto, que sea legal, seguro y gratuito,

«Hay muchas mujeres que no tienen la oportunidad de poder viajar a otros Estados para abortar, y aquí en Reynosa, según nuestro código penal, es ilegal el aborto. Detrás de nosotros hay un gran movimiento que está haciendo que las leyes se cambien para que no se tipifique como un delito»,-dijo.

Sostuvo que la ONU acaba de lanzar un comunicado que afirma que es un derecho de la mujer poder tener su maternidad deseada, lo que implica que aquellas que no quieran ser madres estarían en su derecho de suspender el embarazo.

A pesar de que no llegó a juntarse un número suficiente de mujeres, algunas de las pancartas que llegaron a mostrar a los medios de comunicación decían: «Ante un embarazo no deseado las que pueden viajan las pobres se desangran», «No criminalices mi derecho a decidir», «Mi pañuelo verde no obliga a nadie a abortar, tu pañuelo celeste obliga a parir. El mío es opción, el tuyo, tortura», «La mujer inteligente se suma al contingente».

La manifestación que se realizó de manera simultánea en algunas ciudades del país es la respuesta de los abortistas al que tuvieron la semana pasada los integrantes de Pro Vida y Movimiento por la Familia, quienes condenaron el aborto, el matrimonio y la adopción de niños por parejas homosexuales.

Sol Armas, quien sí fue una hija deseada, comentó que aquellas mujeres que no deseen tener un hijo están en plena libertad de deshacerse de él, sobre todo si es producto de una violación.

Mencionó las incongruencias que prevalecen en el Código Penal donde se considera delito que una mujer aborte de manera espontánea, aún sin tener intención de hacerlo.

De hecho, dijo que tiene amigas, conocidas que no han podido viajar al DF, donde el aborto es legal, y se han visto obligadas a hacerlo en casa mediante pastillas o métodos mucho más violentos y peligrosos, como el «gancho».

«Lo que pedimos es que en Tamaulipas sea legal para que más hermanas de nosotras no se queden en un cuarto, desangrándose»,-apuntó la joven.

Desde su punto de vista, el aborto debe ser permitido hasta las 12 semanas de gestación (3 meses), peráiodo en el que asegura que el producto aún no es considerado un ser humano. De ahí en adelanta, aplicaría la prohibición de suspender el embarazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here