Estados Unidos e Irán: el regreso del miedo a las armas nucleares

El 15 Informe de Riesgos Globales 2020, elaborado por el Foro Económico Mundial y las firmas Zurich y Marsh advierte sobre un riesgo latente en el terreno geopolítico: el uso de armas de destrucción masiva.

Como si se tratara de un virus latente, la tenencia de armas nucleares se mantiene entre los mayores temores entre empresarios y líderes globales.

“Es una alta preocupación, está dentro de los top 5 a nivel de impacto y literalmente apareció hace tres años lo cual también coincide con una serie de cambios geopolítcos. Son temas que considerábamos extintos alrededor de la guerra fría. Los tratados alrededor del control de armas comenzaban a asimilarse como inviolables, pero las situaciones de tensiones y conflictos que se están presentando tienen un escenario alrededor de la posibilidad de destrucción masiva, los líderes están cada vez más preocupados”, dice Gerardo Herrera Director General para América Latina de Marsh Risk Consulting.

A principios de enero, el líder militar iraní, Qassem Soleimani, fue asesinado en un ataque insospechado por parte de Estados Unidos. Irán respondió con un ataque de misiles a la base militar de estados Unidos en Bagdad y la tensión se incrementa en tanto los líderes iraníes se pronuncian a favor de una venganza.

El tema se complica si se considera que Irán es uno de los países que cuenta con armas nucleares y que se ha mostrado renuente a adoptar compromisos internacionales al respecto.

“Se espera que Irán responda, si no de inmediato, luego de un breve período de calma. Lo más probable es que la respuesta llegue a través de representantes, en lugar de una confrontación directa con los Estados Unidos. El objetivo de Irán continuará siendo hostigar y expulsar a las tropas estadounidenses de la región mientras se mantiene el teatro del conflicto lejos de su tierra natal para preservar sus escasos recursos militares para una guerra futura”, advierte Saurabh Lele, Analista Senior de Commodities en Loomis Salyes, filial de Natixis IM.

Según explica el analista, los ataques iraníes contra las bases militares estadounidenses pueden intensificarse. “Anteriormente, los ataques de Irán fueron cuidadosamente diseñados como una muestra de poder, sin embargo, con el asesinato de un general iraní de alto rango, las reglas de compromiso parecen haber cambiado. El régimen iraní podría comenzar a atacar con la intención de matar. Si eso sucede, eventualmente podría conducir a una confrontación militar directa entre Estados Unidos e Irán”, explica

¿Riesgos para el petróleo?
El analista de Loomis Salyes explica que la mayor preocupación en los mercados acerca de la confrontación EU-Irán está relacionada con el petróleo, sin embargo, el impacto en la industria parece acotado.

“Es posible que veamos más ataques contra tanques de petróleo o instalaciones, pero es probable que sean a pequeña escala y esporádicos. No se espera que los líderes iraníes intenten algo drástico como cerrar el Estrecho de Ormuz, ya que innecesariamente desplazaría el escenario del conflicto a Irán, y unificaría al mundo contra ellos”.

En este escenario, los análisis no apuntan a un peligro inminente para la producción de petróleo.

“Esperamos un aumento moderado en los precios del petróleo a medida que los inversionistas valoren una prima de riesgo más alta”.

Para Gerardo Herrera, de Marsh, el problema de fondo es que las tensiones relacionadas con países con tenencia de armas nucleares buscan generar una postura de supremacía política en un momento en que se han posicionado discursos nacionalistas alrededor del mundo.

“La situación está relacionado con la influencia geopolítica que nuevamente ha vuelto a volcar sobre elementos que están relacionados con mantenimiento de poder de armamento de destrucción masiva que hasta hace unos años considerábamos que era capítulo cerrado. El mundo nos cambió, los organismos multilaterales y alianzas han perdido fuerza en la escena global y hay muchos discursos nacionalistas que tienen una visión independiente, necesitamos comenzar nuevamente a generar estructuras que están basadas para esos controles de armas”, afirma.

Cronología
27 de diciembre: un contratista estadounidense murió en un ataque en Irak, ordenado por la milicia iraní.
29 de diciembre: Estados Unidos realizó ataques aéreos a bodegas de armamento iraní en Irak y Siria, provocando la muerte de 25 militares de Irán.
Los ataques a las bodegas causaron que se dieran violentas protestas en la embajada estadounidense en Bagdad.
3 de enero: Estados Unidos llevó a cabo otro ataque aéreo en Bagdad, en el cual murió el comandante iraní Qassim Suleimani. El Departamento de Defensa estadounidense informó que esta acción militar se llevó a cabo por una orden del presidente Donald Trump para proteger personal estadounidense en el Medio Oriente, pues presuntamente Suleimani desarrollaba planes para atacar diplomáticos estadounidenses en esa región.
8 de enero: Irán lanza un ataque con misiles en las bases estadounidenses de Irbil y Al Asad, en Bagdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here