Un Presidente, como el perro de las 2 tortas

< Un Presidente, como el perro de las 2 tortas

            < Nombramiento de “El Fisgón” ya bailó

             

 

                1.- Mientras se descifra si es Polevnsky o Ramírez, la única verdad es que hay parálisis en Morena. Ni pueden ni deben iniciarse los procesos internos para elegir dirigencia en Tamaulipas en tanto el padrón no sea reconocido por el Tribunal Electoral, un requisito que cada tres años el INE debe verificar su autenticidad y el cumplimiento mínimo de afiliados para conservar su registro. El partido guinda tiene ahora su padrón en estatus de reserva, una condición sobre la que se trabaja y que es de mayor preocupación para la Secretaria General en funciones de Presidenta.

            Mientras algunas tribus de Morena se dedican a pelear la dirigencia nacional e intentan instalar en los estados del país gentes de su grupo, Yeidckol Polevnsky está abocada a la revisión y actualización del padrón porque de ello depende la sobrevivencia legal del partido, de eso tiene plena conciencia.

            Morena mantiene muchos seguidores, y podrá seguir siendo un movimiento social fuerte, ese es su origen, pero para acceder al poder requiere mantenerse como partido, y eso parece no tomarlo en cuenta el bando de enfrente.

            2.-Transcurrieron 10 días desde la celebración del Congreso Nacional de Morena y aún no presentan ante el INE la documentación que respalde la designación de Alfonso Ramírez Cuellar como presidente provisional de ese partido, lo cual implica desde el protocolo de petición de licencia en la Cámara de Diputados en tiempo y forma, hasta el procedimiento que para el efecto de elección marcan los estatutos.

            Será lamentable para el partido guinda que nuevamente demuestre incapacidad operativa en los procesos de elección interna y con esta serían dos ocasiones en que uno de los bandos no “califica” en su intento de renovación de dirigencias estatales y nacional.

            Todas las informaciones periodísticas con fecha 28 de enero dieron cuenta de la aprobación de la licencia solicitada a partir del (ojo) 26 de enero, que fue domingo y por lo mismo se sometió al pleno el martes, con lo cual fue extemporánea y por consiguiente Ramírez no estaba habilitado para buscar la dirigencia, así lo reglamentan los estatutos del partido. Eso nada más de entrada.

            La Cámara de Diputados mayoritariamente morenista tiene su propio candidato en la persona de Mario Delgado Carrillo, Presidente de la Junta de Coordinación Política, pero además éste y sus seguidores están sumados a la propuesta del fundador del partido, Andrés Manuel López Obrador de recurrir al método de encuesta para elegir al dirigente nacional, no hacerlo es ir contracorriente de su principal líder.

            Será por eso que sus compañeros diputados le dieron un frío adiós a Ramírez Cuellar, no hubo discurso, ni el más breve mensaje de despedida, sólo el voto.

            Asimismo transcurridos los primeros 10 días de la aprobación de la licencia el susodicho, Ramírez Cuellar puede ser relevado de un momento a otro por el suplente y en ese caso no puede regresar hasta terminado el actual periodo, de hecho los suplentes pueden ser llamados de manera inmediata, la ficha informativa del diputado federal que le vendría a sustituir Javier Uriel Aguirre Valencia ya aparece parcialmente llena y en el espacio dedicado a la fecha de toma de posesión tiene un N/A, es decir que aún no aplica.

            Ojalá el diputado federal con licencia no se quede como el perro de las dos tortas.

            3.- Este martes López Dóriga entrevistó a Yeidckol Polevnsky vía telefónica sobre la validez del proceso realizado a través de un Congreso Nacional el pasado 26 de enero, también sobre la legitimidad del nombramiento de Rafael Barajas “El Fisgón” como presidente del Instituto de Capacitación Política de Morena, quien ha formulado públicos reclamos al partido, por la falta de presupuesto para sus actividades, la respuesta fue la siguiente.

            Primeramente que los estatutos establecen que la presidencia (léase Polevnsky) de dicho instituto debe hacer una propuesta y someterla a votación ante el Comité Ejecutivo Nacional, lo cual no se hizo. En otras palabras el nombramiento de El Fisgón no existe y confirma una vez más el desconocimiento que tiene su militancia sobre los documentos que rigen la vida institucional.

            ¿Y como llegó el a esa supuesta titularidad? No lo sabemos, pero si tenemos certeza que forma parte del grupo de la señora Bertha Luján y quizá ella como Presidenta del Consejo Nacional de Morena se atribuyó esa función.

            Por lo que se refiere a los recursos económicos reclamados por El Fisgón, el partido no puede entregarle una suma determinada, ni abrirle una cuenta, mucho menos efectivo, lo que Morena puede hacer es pagar la renta de un salón de eventos para alguna capacitación, o los gastos que se generen en una actividad que cubra los propósitos marcados por los estatutos, así lo dijo Polevnsky.

            Efectivamente eso ocurre en todos los partidos, porque son los dirigentes del partido los responsables de rendir cuentas de los egresos.

            Todo esto confirma que los morenistas siguen siendo aptos como movimiento, hábiles para la movilización, el golpeteo y para ejercer presión. En esas circunstancias la propia Yeidckol ha sido el blanco perfecto de todas estas expresiones tan propias de la izquierda que emigró del PRD y cambio de piel, pero no de conciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here