HUMO BLANCO MEJOR DUDAR Y VERIFICAR

Por Clemente Castro González

Las noticias falsas y su circulación por redes sociales son parte de la vida cotidiana, por lo que debemos estar alertas del origen de los contenidos e información que distribuyen por esas vías y medios en general.

Y para muestra tenemos que, el fechas recientes, se dio cuenta de la inminente entrega de el “BONO ECONÓMICO SARS COVID-2019” en atención a la base trabajadora de Salud.

Lo anterior se hizo a través de un oficio apócrifo, fechado el 04 de junio del presente año, que trae el nombre y la supuesta firma del Secretario de Hacienda y Crédito Público, ARTURO HERRERA GUTIÉRREZ.

En lo específico, lo que se lee en el “documento” es que llegaría una cantidad de 38 mil 500 pesos a los empleados de Salud, a partir de éste lunes, debido a la labor desempeñada en la contingencia sanitaria, con la aclaración de que ese estímulo no se entregaría a los “trabajadores que se asilaron por motivos de salud y edad”.

Con prontitud se propagó el mensaje de referencia y despertó el entusiasmo de los trabajadores. Sin embargo, pronto entro la duda y no falto alguien que se pusiera a indagar hasta que dio con el desmentido de la dependencia mencionada al catalogar el texto que se difundió como “Fake News”.

Guardadas las proporciones pero sin salirnos del tema tenemos que el Comandante del 77 Batallón de Infantería, con sede en Victoria, Coronel ELOY CORNELIO TOLEDO, negó la versión de que militares a su cargo (se hablaba de siete) fueron asilados debido a que resultaron contagiados de coronavirus.

“Del personal del Batallón no hay gente enferma; eso es lo que yo podría decir”, precisó.

Precisamente en éstos tiempos, en que vivimos con incertidumbre debido a la pandemia que se padece, es común que encontremos en las interacciones diarias que hacemos en redes, informaciones que no corresponden a la verdad.

Hablamos de cadenas que dan cuenta de medicamentos milagrosos para atacar el coronavirus, así como la negación de su existencia y hasta de un acuerdo establecido entre una sociedad ultra secreta de poderosos a fin de acabar con la población vulnerable.

De ahí que es pertinente seguir la recomendación de los especialistas para no ser víctima de los rumores y de noticas falsas. En todo caso atenernos a la versión oficial.

Lo primero que debe hacerse frente al intento de engañar a los usuarios y grupos que se mueven en internet, como bien se dice, es utilizar el sentido común. Se vale dudar de los que nos llega y leerlo bien.

Habrá que revisar fechas, ortografía, coherencia del contenido y unidad, al igual que la forma en que presenta la publicación: encabezado, calidad del material fotográfico, de video, audio o texto.

Los que saben advierten de que deberá tenerse especial cuidado cuando lo que nos envían es “sensacionalista”.

Se pide actuar con prudencia y eso implica no reenviar lo recibido, en forma inmediata, porque precisamente ese es uno de factores que hacen posible que se vuelva viral información y contenido apócrifo y mal intencionado.

Lo más importante es verificar la credibilidad del medio que publicó el material, la fuente que lo sustenta y el autor del mismo.

Asimismo, pueden efectuarse búsquedas en medios de prestigio para cerciorarse de que estamos ante algo que se basa en la realidad y, por tanto, se sustenta.

Habrá que seguir páginas verificadoras lo que sería de gran apoyo para no convertirse en víctima de propósitos malévolos que tratan de generar alarma, dañar reputaciones o influir en los usuarios de las redes.

RULETA

En México la única vía para acceder al poder es a través de las elecciones y son los partidos, por medio de candidatos y los denominados independientes respaldados por ciudadanos, quienes pueden competir por cargos de elección popular.

Incluso en la revocación del mandato, que es una figura de la llamada democracia participativa, debe hacerse por la vía institucional.

Hasta ahora no se conocen, dentro del sistema político mexicano, formas distintas a las que se señalan y que están establecidas en las leyes.

Eso no implica que los ciudadanos estén impedidos para realizar marchas y pedir la dimisión de cualquier servidor público.

De modo que puede salirse a la calle a protestar a fin de exigir renuncias, desde un presidente municipal para arriba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here