Calentura polí­tica

0
9

Por: Melitón Guevara Castillo

¿Qué mueve al ser humano, hombre o mujer, convertirse en un polí­tico. Todos, sin la menor duda, dicen lo mismo: la convicción de servir, de ser parte de la solución de los problemas, porque tienen una conciencia social que, vaya pues, los induce a estar ahí­: cerca de los más desposeí­dos, de los pobres dirí­a AMLO, resolver los problemas de la comunidad.

 

Es, obvio, la versión oficial, la pública. Pero hay otras explicaciones. Como aquella que Karime Mací­as, la esposa de Javier Duarte, que escribió en uno de sus diarios, como Presidenta del DIF de Veracruz: merezco abundancia, merezco abundancia, merezco abundancia. La ambición de poder y lo que, con él, llega: riqueza, privilegios, viajes, ranchos, joyas, yates.

 

¿COMO SE LLEGA A LA POLITICA?

Hay buenas explicaciones al respecto. Hay polí­ticos que, digamos, lo son de toda la vida: que desde jóvenes hicieron polí­tica, iniciaron una carrera en sus estudios y continúo ya en la vida profesional. De estos, por ejemplo, de los que conocí­ en mi época recuerdo el caso de Ramón Durón (+) que fue lí­der estudiantil, lí­der partidista, funcionario público y diputado local; también, de esa época, Pedro Alonso Pérez, lí­der normalista, partidista, regidor, diputado local.

 

Hay, sin embargo, otra modalidad de polí­ticos: los que llegan, digamos al poder, por la circunstancia de que son parte de la camarilla de un gobernador; que cumplen la encomienda y ahí­ llegan, ya no tienen vida polí­tica. Porque no traí­an en la vena, digamos, la vocación de servicio: seria, un caso emblemático en la capital tamaulipeca, de Arturo Diez Gutiérrez, que fue alcalde… y que, todo hace indicar, será el camino que siga Xicoténcatl González Uresti. Llegan por las armas de otro, dirí­a Nicolás Maquiavelo.

 

SE MUEVEN POR UNA CANDIDATURA.

Movidos por la ambición, no por una vocación de servicio, menos por una ideologí­a, es como de pronto aparecen escarceos de hombres y mujeres que, por ciertas circunstancias, se animan a buscar una candidatura. Aclaro: por ser ciudadanos, en el ejercicio de sus derechos cí­vicos, tienen el derecho y la oportunidad de buscarla… pero es una vocación que, de pronto, les apareció o les nació.

 

El primer caso es el de Ismael Valdez, mejor conocido como El Rocky. Anuncio en twitter y luego una conferencia, va por la nominación de la candidatura a la Presidencia Municipal de la capital tamaulipeca. Incluso, ya hasta se hicieron encuestas en redes sociales; una de ellas, enfrentando a Lalo Gattas y, es que, todo hace indicar, de llegar a ser candidato, lo seria por MORENA. En su paso por la polí­tica, solo recuerdo que fue el responsable deportivo del PRI estatal… pero, cuando vino AMLO a Victoria, lo saludo el aeropuerto y le regalo una playera de beisbol.

 

¿SEGUIR LOS PASOS DEL PADRE?

Ayer lunes me sorprendió una nota periodí­stica: “Buscara el “Meme” la gubernatura. Recuerdo a un “Meme”, que fue toda una institución en la polí­tica tamaulipeca, alcalde de Reynosa, diputado federal, Subsecretario de la Reforma Agraria, Secretario General del PRI… Y fue conocido como el “Maestro de los mapaches”. La cuestión es que, que sabemos, que sabe Usted de Manuel Garza, el Jr. Solo que, hace tiempo, se animó a hacer ruido, pero no tiene carrera polí­tica: su fortaleza, ahora, es ser parte del grupo Salinas, es decir, tiene ví­nculos con la nueva mafia del poder en México.

 

VIDAS PARALELAS.

La coyuntura es válida para que “El Meme Jr” retome su “vocación de servicio”, que se emocione con que puede emular a su padre. Tan simple como recordar que Américo Villarreal Anaya tampoco tuvo una carrera polí­tica: la amistad de su padre (que fue gobernador) con AMLO, reconocida por este (AMO) en más de una ocasión, fue su fortaleza para convertirse en Senador. Y gano, se entiende, por el efecto AMLO, no por su carisma, ni trabajo polí­tico, menos por la campaña polí­tico-electoral. Así­ que, el “Meme Jr”, si es apadrinado por AMLO puede hacer ruido.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here