¿Llegó el PAN para quedarse?

0
14

LOS HECHOS

POR: José Inés Figueroa Vitela.

Muchas cosas pasaron para que llegara el PAN al Gobierno de Tamaulipas.

Muchas han de pasar para que se vaya o pueda prolongarse en el usufructo del poder doméstico.

El primer sucedido definitorio, fue el asesinato de RODOLFO TORRE CANTíš; ahora sí­ que si RODOLFO no hubiera muerto, habrí­a hecho un gobierno extraordinario, con el natural liderazgo, sencillez, humildad, sensibilidad, prestancia que le caracterizaba.

En todo lo contrario, su hermano EGIDIO no solo abonó para entregarle el poder al PAN con su errática gestión; igual se llenaba la boca para decir que él –con dinero público por supuesto-, invirtió a favor de aquella empresa.

Luego resultó que el Presidente del Instituto Nacional Electoral andaba afirmando, en conferencias por otras entidades, que al órgano electoral central “le habí­a costado mucho trabajo” imponer la alternancia en Tamaulipas, como un programa propio.

La decisión de los electores resultaba intrascendente, en esos conceptos.

Ahora no ha faltado quien ha asegurado que en la negociación para la reforma energética con los legisladores panistas, no hubo solo intercambio de cochupos millonarios, sino que también se pacto la entrega del gobierno tamaulipeco.

¿Entonces el desgaste del tantos años de gobiernos prií­stas aun no era suficiente para que la ciudadaní­a lo echara fuera por la ví­a constitucional del voto?

Seguramente de una y otras cosas se permeó la elección del 2 mil 16, como se han dado las elecciones subsecuentes en Tamaulipas, donde nadie puede asegurar, con los pelos de la burra en la mano, que todo fue pleno en equidad, honorabilidad y transparencia, para el libre ejercicio –y cómputo- del sufragio.

Las amenazas, los asaltos, robos y secuestros, las simulaciones, la coacción bárbara del “plata o plomo”, antes, durante y el dí­a de la elección, en las tradiciones históricas exacerbadas, han sido comidilla en los mentideros polí­ticos de manera cí­clica.

Desde que llegó MORENA al poder central, sus pretendidos próceres han transitado las campañas ondeando la bandera del “ahora sí­â€, pero nada trascendente ha sucedido, como no fuera la ola del 2018.

Ahora, observadores de hierro se rasgan las vestiduras, con profesí­as apocalí­pticas para el PAN tamaulipeco, de la mano de las pretendidas infidencias del exdirector de Petróleos Mexicanos, EMILIO LOZOYA AUSTIN.

Así­ como lo han hecho, a la luz del encuentro sostenido con el Presidente ANDRí‰S MANUEL Lí“PEZ OBRADOR, por la abogada laboral chihuahuense, SUSANA PRIETO TERRAZAS, encarcelada por “el abogado de Tamaulipas”, acusándola de motí­n, amenazas y delitos contra servidores públicos.

El Presidente y su partido no necesitaron de tales escándalos para inhibir el despliegue electoral panista en Tamaulipas en el pasado; tampoco lo necesitarí­an en el futuro que marcan los mediatos procesos locales.

Antes no hicieron cosa alguna a respecto; ¿qué nos harí­a pensar que ahora si lo harán?

Es como en la persecución judicial del extesorero estatal, JORGE íBREGO ADAME, que ha despertado el debate sobre la eventualidad de que tales desplantes alcancen al exgobernador EGIDIO.

Hay cosas que los simples mortales desconocemos.

Nada nuevo bajo el sol.

Como quiera, el melodrama protagonizado por el extitular de PEMEX en su proceso, viene a ser el ultimo reducto de la oferta del poder público a sus gobernados; ya nos quitaron el pan… solo queda el circo.

“El rey y la reina en el reino de infelices reinados” se llama una de las obras del laureado director y escritor riobravense, mi amigo MEDARDO TREVIí‘O, cuyo tí­tulo bien caerí­a por estos tiempos.

Circula en redes sociales una fotografia de la familia Gí“MEZ LEAL, con el patriarca al centro y su hijo JR a las espaldas, mientras el yerno, quien no es otro que el Gobernador FRANCISCO GARCíA CABEZA DE VACA, en uno de los extremos.

Al calce, la pregunta ¿quién contagió a quién?, recordando que el representante en el estado del gobierno federal morenista –JR- ahora convalece, ví­ctima del COVID-19, mientras su cuñado, el Mandatario Estatal salió, la semana pasada, del virus.

No queda claro la fecha de la gráfica –“limpiada” de metadatos-, pero no es la tí­pica navideña que cada año se toman –por la vestimenta-, ni tan vieja, por el semblante de los nuevos hijos e hija del Gobernador.

GARCíA CABEZA DE VACA ayer andaba dando entrevistas sobre la jornada de los dos dí­as previos en que anduvo por Reynosa, su ciudad de origen, dando seguimiento al desenlace del paso de la tormenta Hanna por esa región.

En una de esas, dijo que son 60 mil los damnificados por quienes ya se declaró la emergencia y solicitó los recursos federales del FONDEN para ir en su ayuda; mientras, reveló, se les ha estado llevando agua potable embotellada y alimentos a sus domicilio, y los albergados, igual están recibiendo toda la atención en los refugios dispuestos, además de los comedores comunitarios operados por el DIF estatal.

Aparte de las lluvias, que ya han estado más aisladas, en el cuarto dí­a del paso del meteoro, las avenidas por mayores precipitaciones registradas corrientes arriba de los afluentes del Bravo, en Nuevo León y Coahuila, mantení­an la alerta por desbordamientos e inundaciones.

La administración del almacenamiento en las presas rí­o arriba, obligaban a periódica apertura de las compuertas.

El diputado local FRANCISCO JAVIER GARZA DE COSS, a través de redes sociales se declaraba agradecido con la presencia del Gobernador, en compañí­a con los Diputados Locales de la Ciudad, incluido el Coordinador de la bancada panista y Presidente del Congreso, GERARDO PEí‘A FLORES.

Anduvieron entregando personalmente apoyo alimenticio y kits de limpieza para dar arranque al barrido casa por casa –literal- y realizar el censo de daños por parte de la Secretaria de Bienestar Social.

Ahora andan muy “manitos” y tal vez no por mucho tiempo; la mayorí­a de los diputados locales reynosenses se consideran con derecho y posibilidades de competir a vuelta de año por el relevo en el ayuntamiento.

En el campo de batalla electora, se acaban las jerarquí­aas, dicen, por aquello de que en el Palacio Legislativo deben cuadrarse y consultar todo con el Presidente, su enemigo a vencer en el mercado de futuros.

La extrañeza y a ratos suspicacias, volvieron respecto de Reynosa, luego que en los últimos dí­as ha vuelto a aparecer con cifras muy por debajo del resto de las principales ciudades del Estado, hablando de la pandemia del coronavirus.

El martes, con 23 casos y sin defunciones reportadas, fue superada hasta por Altamira y Madero; no se diga por Matamoros, Nuevo Laredo, Tampico y Victoria, que le sacaron amplia ventaja.

A ver si luego no salen con que no se incluyeron algunos casos por “x” razón” o que de pronto se vuelv

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here