Prepotencia policí­aca

0
12

HUMO BLANCO-AGOSTO-7-20

Por Clemente Castro González

Lo que nos “venden” desde la Secretarí­a de Seguridad Pública en Tamaulipas es que los integrantes de la policí­a estatal, en su momento, pasaron las pruebas de control y confianza. En esa creencia estamos…

Implica que los uniformados no tienen relaciones peligrosas, tampoco son adictos a las drogas y están capacitados para el uso de la fuerza con medida.

Se entiende que saben algo de Derecho porque llevaron la asignatura  al haber asistido a instituciones de educación y no pocos de ellos son graduados de la Universidad de Seguridad y Justica.

Pero parece que hay elementos, para no generalizar, a los que lo aprendido en las aulas les entro por un oí­do y le salió por el otro.

Eso explica en parte el que se den abusos de policí­as en contra de los ciudadanos comunes y de aquellos que se atrevan a exigir sus garantí­as cuando realizan su labores.

Acaba de suceder un incidente en Victoria, en perjuicio de un reportero de un medio local, cuyo delito fue narrar y trasmitir en vivo un incidente vial y no dejarse amedrentar por policí­as que llegaron al lugar del percance, tratando de impedir que realizara su labor.

La imágenes captadas dan cuentan de que el trabajador de la información fue agredido, tirado al piso y esposado para luego subirlo a la patrulla y trasladarlo, al filo de la media noche, en calidad de detenido, a las celdas del “Dos Zaragoza”.

Por fortuna, en tanto no hubo falta de por medio, el reportero fue liberado.

Desde luego que estamos ante un exceso de los policí­as y ello no debe concluir con separarlos del cargo por la “agresión” al reportero.

Tendrá que revisarse el perfil y  el actuar de los elementos de la corporación  ya que no es la primera vez que se ven involucrados en éste tipo de problemas e incuso peores.

Los mandos de Seguridad Púbica están obligados a meter disciplina y orden a fin deevitar atropellos de sus subordinados en contra de los ciudadanos. Y ni modo que el titular de la Secretarí­a, JORGE ONTIVEROS MOLINA, ignore lo que ocurre en la dependencia.

A propósito, el que se ni tarde ni perezoso aprovechó el incidente, de manera oportunista,es el diputado federal y aspirante a la alcaldí­a capitalina, MARIO RAMOS TAMEZ.

El legislador, que antes militaba en el Movimiento Ciudadano (MC) y, por conveniencia, hace poco se paso a las filas del Partido Acción Nacional (PAN), se aventó un “manifiesto” a la opinión pública para condenar lo sucedido, sin dejar de reconocer los “avances el modelo de seguridad en Tamaulipas”.

Ya sabe usted, la paleta va para los que no entienden y traen en su haber prácticas del pasado y cosas por el estilo.

Desde su pedestal, el “represente popular pidió una indagación y que se de vista a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a la Dirección de Asuntos Internos de la Secretarí­a de Seguridad Pública del Estado”.

No se niega que lo expresado por el legislador es lógico y razonable, además de solidario con alguien al que se le violaron sus elementales derechos.

Pero tampoco nos podemos chupar el dedo y pensar que el diputado da salto sin huarache. Se nota que a RAMOS TAMEZ pese a ser relativamente joven es bastante largo.

Hay tela de donde cortar en cuanto a sus actitudes y acciones,

Ahora que si de personajes polémicos hablamos, guardadas las proporciones, ahí­ tiene que al alcalde capitalino, XICOTí‰NCATL GONZíLEZ URESTI, la pandemia del Covid-19  le vale un comino pese a que Victoria esta entre los cinco municipios tamaulipecos con mayor cantidad de contagiados y defunciones a causa del virus.

Solo eso y sus aficiones explican que ande de la “Seca a la Meca” en carreras de caballos, jaripeos, cabalgatas y convivencias  en las que sobran las bebidas espirituosas,

Pareciera que el médico sabe de alguna cura milagrosa o esta vacunado contra el patógeno y a eso se atiene para incumplir con la sana distancia, usar el tapabocas y evitar aglomeraciones.

Aunque su aparente inmunidad o mejor dicho su irresponsabilidad no lo libran de abonar a su maltrecha imagen entre sus “representados” y de ser blanco directo de las criticas de sus crí­ticos.

Uno de ellos, del que ya es cliente, es el regidor priista HORACIO REYNA DE LAGARZA,  quizá su ex compañero de partido en tiempos idos.

“Lacho” es uno de tantos polí­ticos  locales que “trae a mecate corto” al muní­cipe, al que de mal gobernante y mentiroso no lo baja.

Y a juzgar por los coincidencias de voces de distinta filiación partidista y libre pensadores, el  priista no falta a la verdad.

Lo que son las cosas: mientras “Xico” anda a sus “anchas”, por donde hay jolgorio, tentando al coronavirus, la ha librado de contagiarse.

Pero hay quienes aún siguiendo las medidas sanitarias ya pasaron a engrosar las estadí­sticas de pandemia que nos azota.

Es el caso del Presidente Municipal de Guemez,  LUIS LAURO REYES RODRíGUEZ, el cual dio positivo al virus y se encuentra en cuarentena, según lo dio a conocer en un comunicado.

Habrá que creerle porque ni modo que haya  inventado esa versión para darse undescanso, jalar los reflectores o simple y sencillamente olvidarse, así­ sea temporalmente, de las deudas a proveedores.

Serí­a un despropósito si se tratara de una malsana estrategia polí­tica y mediática ya que con la salud no se juega.

Es pertinente confiar en la seriedad de REYES RODRíGUEZ, alguien que no tiene fama de gustar del show para hacerse notar.

De modo que se le desea pronta recuperación y regreso sus labores, de manera presencial.

AL CIERRE

¿Sera verdad que los almacenes de la Secretaria de Salud están hasta el tope de insumos y medicinas y que se están echando a perder?

El que deberí­a aclarar lo que sucede es el Subsecretario, ALEJANDRO GARCíA BARRIENTOS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here