Show Mediático: Lozoya Y Tamaulipas

0
13

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

13.08.2020.

Como un temblor polí­tico califico, en su momento, Ricardo Monreal las declaraciones y acusaciones de Emilio Lozoya. Y tal parece que así­ son, al menos, por lo que se conoció ayer por voz de Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalí­a General de la Republica. A primera vista aparecen los nombres de dos expresidentes y si se apuran puedan aparecer tres: Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Carlos Salinas de Gortari.

Si usted, amiga o amigo, revisa toda la información va a encontrar que, en ciertos casos, los delitos ya prescribieron; pero, no lo que no prescribe, es la “quemazón”, la presión, chantaje y extorsión, entiéndase, para lograr otros propósitos. Por eso, para ciertos articulistas o editorialistas, el caso de Emilio Lozoya es, a todas luces, todo un show: castigar a unos, presionar a otros, todo con miras a las próxima elecciones, las del 2021 y, si alcanza, hasta las del 2022.

PERDONA, NO OLVIDA.

La narrativa del Presidente AMLO ha sido, desde siempre, que perdona (por lo de abrazos) pero no olvida. Y nos damos cuenta, una y otra vez, que efectivamente no olvida: eso, creo, tiene demasiadas evidencias el expresidente Felipe Calderón como Carlos Salinas de Gortari. Asi se entiende que le hayan ofrecido garantí­as, benevolencia pues, a Emilio Lozoya siempre y cuando acuse a otros, superiores a él: ya lo hizo.

Ya aparecieron dos nombres: el de Enrique Peña Nieto como el de Luis Videragaray. La cuestión, como el mismo AMLO lo advierte, quien acusa, tiene que comprobar sus acusaciones. A partir de esta premisa, es como Lozoya tiene que comprobar que efectivamente, uno y otro, le ordenaron entregar el dinero que recibió; del cual, buena parte se quedó con él, puesto que compro casas, que ya va a entregar para reparar el daño.

LOZOYA Y EL GOBERNADOR.

Se han dado filtraciones del gobierno federal: que el gobernador de Tamaulipas ha realizado acciones ilí­citas, por decir, que ha comprobado gastos de dinero federal con facturas falsas. Pero, hasta ahí­, mas no se sabe. Se ha filtrado que los Estados Unidos le tiene un expediente, como sucedió con Tomas Yarrington y Eugenio Hernández Flores. Filtraciones que, hasta el momento, no se tiene sustento oficial o formal… significa que, por el momento, no hay nada.

Con el caso de Lozoya se ha filtrado que hubo sobornos para legisladores que aprobaron las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto; entre ellos aparecen los hoy gobernadores de Tamaulipas y de Querétaro, porque eran senadores de su partido, el PAN. Una y otra vez insisten, incluso anotando a Ricardo Anaya, que era el lí­der de los diputados panistas. Francisco Javier Garcí­a Cabeza de Vaca era senador y miembro de la Comisión de Energí­a.

EL GOBERNADOR TIENE FUERO.

Como mexicanos nos interesa que la corrupción sea combatida, tal y como lo ofrecio AMLO. Como tamaulipecos, obvio, lo que sucede y tiene impacto en la entidad. ¿Qué va a suceder, en lo inmediato, con las acusaciones –hasta ahora mediáticas-, en contra del gobernador. Y la respuesta

ya Abelarlo Perales debió darle, constitucionalista y jurí­dico del Estado: para ser acusado primero tienen que quitarle el fuero, y eso, solo puede hacerlo la legislatura local y ahí­, hasta ahora, es mayorí­a aplastante su partido, el PAN.

En lo inmediato el propósito de AMLO es polí­tico: neutralizar al PAN rumbo a las elecciones del 2021. Así­, entonces, el golpeteo en contra del gobernador será mediático, hablar de investigaciones, de carpetas de investigación, con tal de dañar aún más su imagen pública y que, en ese contexto, los tamaulipecos volteen a ver otras opciones polí­ticas, entre ellas, MORENA, para la elección del 2021. La del 2022 en la entidad, ya será otro boleto.

EL FUTURO POLíTICO.

Si Francisco Javier Garcí­a Cabeza de Vaca, como ciudadano y como gobernador, ha cometido actos reñidos con la ley, su tranquilidad puede tener un término: su periodo gubernamental. Luego, puede pasar lo mismo que con otros exgobernadores, como Tomas Yarrington y Eugenio Hernández Flores, que sin el poder polí­tico están expuestos a los brazos de la ley

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here