Están en riesgo más de un millón de empleos relacionados con la venta de útiles escolares

0
8
La nueva normalidad de las clases, ante el reisgo de contagios que aún existe por el COVID-19, el sector de papelerí­as advirtieron que está en riesgo la continuidad de un millón y medio de empleos, además del cierre temporal de sus establecimientos derivados de la pandemia que aún se vive en el paí­s.
De acuerdo a lo publicado en el portal de La Razón, los presidentes de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Cocanaco); de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin); de la Asociación Nacional de Fabricantes de Artí­culos Escolares y de Oficina (Anfaeo); de la Cámara del Papel y el representante de Distribuidores Mayoristas de Papelerí­as expresaron su preocupación por la pérdida de 43 mil millones de pesos por la compra de útiles escolares, uniformes, calzado y equipo electrónico por el regreso a clases.
En conferencia de prensa, Diego Céspedes, de la Anfeo, destacó el inicio del programa “Aprende en Casa II” anunciado por el secretario de Educación, Esteban Moctezuma, en el que reportó que el regreso a clases comenzará el 24 de agosto a través de la transmisión de contenidos educativos en televisión y radio.
Céspedes celebró la definición de la fecha siempre y cuando se consideren tres condiciones necesarias que deben incluir los programas televisivos:
1. Que los contenidos de los cursos sean excelentes, incluyendo ponentes, contenidos y materiales presentados; de lo contrario se perderá la atención del estudiante.
2. Disciplina en el hogar. Que el estudiante se prepare como si fuera un dí­a de escuela, cuente con un escritorio frente al televisor y exista un adulto que invite al niño o adolescente a no perder la atención.
3. Contar con libros de texto y útiles escolares para que el estudiante pueda realizar sus ejercicios y tareas.
El también directivo de FILA DIXON conminó a la Secretarí­a de Educación a publicar las listas de útiles escolares para que los padres de familia tengan una guí­a de lo que se requerirá para este regreso a clases por televisión y radio.
“Si no salen las listas en tiempo, (pueden)utilizar las publicadas el año pasado o volver a comprar lo adquirido el año pasado”, recomendó.
También manifestó que debido a la crisis ocasionada por la pandemia, está en riesgo la continuidad de un millón y medio de empleos, ya que las escuelas -y la derrama económica que generan- fueron las primeras en cerrar y serán las últimas en abrir.
En tanto, el presidente de Concamin, Francisco Cervantes, afirmó que se está frente a un regreso a clases atí­pico, que si bien las papelerí­as necesitan ayuda, la adquisición de los útiles escolares permite mantener un orden para el aprendizaje de los estudiantes.
“El no consumo de útiles implica un retroceso en el aprendizaje; son un eslabón importante dentro de la cadena de suministro”, dijo y recomendo consumir lo hecho en México.
Martí­n Rincón Arredondo, presidente de la Cámara del Papel, comentó que el mundo vive un momento histórico y que la industria del papel aporta un gran valor al aprendizaje dado que produce para esta temporada cuadernos, cartulinas y monografí­as.
Agregó que la ONU invitó a los paí­ses a no dejar una brecha generacional educativa, ya que los alumnos representan un importante capital humano de cada nación y aseveró que “México no puede ser omiso a esto”.
Añadió que en el papel no proliferan virus o bacterias, por lo que la industria está lista para la temporada escolar de regreso a clases; también invitó a las autoridades educativas a garantizar procesos adecuados para contar con las listas de útiles.
Consideró que el ejercicio digital o de “teleaprendizaje” no sustituye la parte didáctica de “leer, cortar, pegar e iluminar”, parte fundamental para asimilar el conocimiento.
El presidente de la Concanaco, José Manuel López Campos, sostuvo que fue acertada la decisión del gobierno federal de declarar a las papelerí­as como actividad esencial, por lo que la compra de útiles es esencial para el correcto aprendizaje.
Aseguró que en las más de 120 mil papelerí­as del paí­s se ofrecen productos de calidad a precios accesibles y recordó que la realización de ferias comerciales se retomará en cuanto el semáforo lo permita.
En su oportunidad, el presidente de la Anfaeo, Diego Céspedes,  aclaró que el sector es de los más afectados por la pandemia, ya que las escuelas fueron las que cerraron primero.
Reportó que de marzo a julio, la caí­da de las ventas fue del 70% y lamentó que en las tele-clases no haya interacción con los maestros, pero se refirió a este método de enseñanza como una buena intención del gobierno federal.
Insistió en la responsabilidad de los padres, hermanos mayores o tutores de los estudiantes para que se revisen las tareas asignadas.
Los empresarios del ramo coincidieron que la temporada de regreso a clases se va a “esparcir” y que en cuanto sea el regreso presencial continuarán las ofertas de productos escolares.
También estimaron que alrededor de 3 mil papelerí­as han tenido que cerrar debido al paro de actividades, por ello solicitaron a la Secretarí­a de Educación publique las listas escolares que, propusieron, puede ser en 2 etapas: una para el regreso a través de la televisión y la otra cuando sea el regreso presencial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here