‘Si maté al león puedo ordenar al resto de la selva’: Muñoz Ledo

“Como en las guerras, a veces se deben adoptar decisiones drásticas para frenar al adversario”, advirtió el diputado y aspirante a la dirigencia de Morena Porfirio Muñoz Ledo, quien amagó al canciller Marcelo Ebrard con expulsarlo del partido si sigue impulsando la candidatura de Mario Delgado, quien también busca la presidencia guinda.

En entrevista con La Razón, Muñoz Ledo reconoció que fue un exceso su declaración a un medio internacional; sin embargo, mantuvo firme su advertencia, pues, aseguró, la cantidad de dinero que se inyecta a la candidatura de Delgado “ya es ofensiva”. Subrayó que esto también es un mensaje para la militancia: “si a uno grandotote le estoy mandando mensaje, sepan que voy a ser muy recto, muy estricto. Fue una moraleja: si maté al león, puedo ordenar al resto de la selva”.

Previamente, en un conversatorio con el “Foro Nacional de Militantes de Morena”, Muñoz Ledo fue muy duro con el líder histórico del PRD y luego de Morena en Texcoco, Higinio Martínez, a quien acusó de encabezar un cacicazgo en la región.

Don Porfirio, ha sido muy duro en sus cuestionamientos sobre lo que ocurre en Edomex. Con el PRI había orden en la parte de Toluca, pero en el oriente del estado hubo un crecimiento tremendo, el más grande en la historia del país en poco tiempo. Texcoco, Nezahualcóyotl, en ese entonces había ahí colonias populares; una zona originalmente rural se transformó en zona urbana, había caciques, como lo dije, una señora conocida como La Loba, quien manejaba un territorio mafiosamente. Ganaron mucho dinero de la venta de terrenos, controlaban a los fraccionadores, heredamos un cacicazgo. Tengo nombres, pero ya no quiero ofender a nadie. Ya me están acusando de ofender a un compañero que sí mencioné, llegó a presidir la asociación de presidentes municipales, pero desgraciadamente terminó mal, como un ratero, expropiaba los terrenos y los vendía tres veces más caros.

Pero sí ha dado nombres, como el de Marcelo Ebrard.

No lo ofendí, señalé un caso que todo mundo conoce y ya, porque el diferendo que tengo de fondo con el grupo de Mario (Delgado) que comanda Marcelo, pues ya, creo que paró el problema.

Tuve una entrevista con El País, un buen diario, pero no conoce los matices de aquí y puso de manera demasiado brusca mi advertencia a Marcelo: “si sigues así, te vas a ir de Morena”, ésa fue la conclusión.

Fui muy cortés, es mi amigo, es un funcionario, fui muy suave y como me dirigí… permítame dirigirme a él, porque él es un destacado funcionario y fue una cosa mucho más elegante, aunque debo insistir, en el fondo el mensaje es el mismo. Marcelo y yo hemos trabajado juntos algunas cosas sobre la ciudad, tenemos una excelente relación, pero ya te pasaste de la raya mano, no descalifiques al Gobierno, estás alargando mucho la paciencia del Presidente, te ha tolerado, yo le dije a Mario, el Presidente no se inmuta porque tiene mucha constancia de lo que haces, pero vas a acabar cansando al Gobierno y tienes que aprender a dejar de hacer futurismo hasta el 2022 mano y luego dije, te repito, si tú sigue balanceando al partido y haciendo grandes inversiones a tu campaña y tú eres junto con Marcelo como Robin y Batman, él es tu Robin. Pero en el periódico lo exageran. La gente que ve El País es mucha, lo que quedó fue el encabezado y es lo que reproducen.

Yo quería hacer un alto y lo hice con toda intención, el contenido es muy fuerte, bueno el objetivo se cumplió, les di nocaut, en una vía intelectual cumplí el objetivo

¿Entonces ya no habrá enfrentamientos o seguirán inevitablemente?

Eso quiero aclarar, no quiero faltarle al respeto a ningún compañero, no quiero amenazar a nadie, estoy corrigiendo, sí me equivoqué en mi actitud. Lo primero que tengo por delante es la conciliación, eso es cierto, lo que pasa es que este fenómeno ya avanzó mucho y yo necesitaba cortar de raíz la campaña que está haciendo mi compañero Mario y, bueno, también porque es mi adversario, no mi enemigo, se había pasado de la raya comprando caciques, hasta se dice que este muchacho Gibrán, no quiero atacarlo, también lo maicearon.

Quería hacer un alto y lo hice con toda intención, el contenido es muy fuerte, bueno el objetivo se cumplió, les di nocaut, en una vía intelectual cumplí el objetivo; pero si hay una frase mundial: “no hagas uso desproporcionado de la fuerza”, está en la convención de Viena sobre las guerras. No estamos en guerra, yo reconozco que hice un uso desproporcionado de la fuerza, ahora está la guerra en nombre de lo que yo creo: la 4T, los ideales en los que creo, ahí quizá me salve el patriotismo morenista. Si yo fuera un cínico, diría: “pero logré el objetivo, los puse nocaut”, sin embargo, un hombre de razón debe reconocer que pudo haberlos sacado de la contienda con menos brusquedad. Me pasé, pero sin insultar. Por eso insisto en que no quiero tener injurias con nadie. No digas ‘Porfirio se disculpa o explica que se le pasó la fuerza porque ya le urgía terminar con este problema’. Espero que la situación se pare, ya no me meteré en las enormes fortunas que se gastan, ya no diré nombres y vamos adelante, porque técnicamente ya ganamos.

¿Este episodio es un parteaguas en su campaña?

No es un parteaguas, es el fin. Por eso te digo que es como la bomba de Hiroshima, se le pasó la mano a los estadounidenses, cierto, ahí justifican que no había otros remedios. A veces se pasa la mano, no es que sea como la bomba lo de hoy, pero fui muy duro y no quiero hacer ni decir cosas que parezcan balandronadas, que parezca que no tengo capacidad de conciliación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here