Linea: Subordinación o Colaboración

0
12

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

09.10.2020.

LINEA: SUBORDINACION O COLABORACION.

En el argot polí­tico se habla de lí­nea cuando, los adeptos o seguidores de un lí­der, desarrollan acciones en una sola dirección; la que marca el lí­der. Y esto sucede, aquí­ y en China, sobre todo en la polí­tica. Por eso Gerardo Peña Flores, el lí­der del Congreso Local y diputado del PAN, estámolesto, enojado, con los diputados federales tamaulipecos, los morenistas, acusándolos de traidores a la entidad.

Ese es el meollo del asunto: ¿a quién responden los diputados, sean locales o federales? Hasta donde sabemos, la historia polí­tica lo comprueba: los legisladores, locales o federales, solo han luchado por los intereses de su lí­der polí­tico (Gobernador o Presidente) o los propios: pero nunca, jamás, los intereses del pueblo, de sus representados.

LA PRACTICA SE IMPONE A LA TEORIA.

La teorí­a nos indica que todo individuo elegible por la sociedad, llega a esa posición en principio porque un partido polí­tico le concede la candidatura; y, en segundo lugar, por los votos que los ciudadanos le conceden para obtener el triunfo. En esa coyuntura, según la teorí­a, la lí­nea que debe obedecer el legislador es la de su partido, que ofreció un programa de trabajo a los electores y, enseguida, a los electores.

La realidad es que, aquí­ y allá, de siempre, no ha sido así­: los servidores públicos, en todo momento, incluido los legisladores, lo que buscan es servirse, no servir; por eso, en el caso de México, la corrupción y la impunidad son las caras que México le ha ofrecido por años al mundo. Y es así­, sin excepción, en todos los partidos polí­ticos. No se salva, ni MORENA, puesto que se han evidenciado anomalí­as y actos de corrupción de algunos de los servidores de la 4T.

DIPUTADOS MORENISTAS.

Los diputados federales morenistas bien que lo saben. Llegaron a la Cámara de Diputados, no porque sean buenos polí­ticos, no porque tengan un capital polí­tico en Tamaulipas; llegaron por AMLO, que fue el efecto que los convirtió en legisladores. A partir de esa verdad, se entiende la subordinación, la enajenación que sienten, por el lí­der moral de su partido. Apoyar todas sus propuestas e iniciativas, para ellos, es su única tarea, no les importa Tamaulipas porque, además, difí­cil tendrán una carrera polí­tica en estas tierras.

Francisco Javier Garcí­a Cabeza de Vaca, el gobernador y Gerardo Peña Flores, bien que saben, que los legisladores de MORENA defenderán o apoyaran a un enemigo de AMLO. Y ellos, bien que lo saben, perfectamente, porque en Tamaulipas hacen exactamente lo mismo: los legisladores panistas, una y otra vez, igual, votan y apoyan todas las propuestas y proyectos de su lí­der polí­tico. No valen, no escuchan ni atienden razonamientos: igual, entonces, hacen los legisladores morenistas de la entidad… siguen, apoyan y votan lo que su lí­der les dice.

¿COLABORACION O SUBORDINACION?

En principio creo, estoy convencido, de que una y otra es una forma corrupta de ejercer un mandato de la ciudadaní­a. Porque, con ninguna de ella, en la práctica se beneficia al bien común y si, se ha demostrado hasta la saciedad, a intereses que son contrarios al interés público, a intereses de camarilla o personales. La colaboración legislativa con el ejecutivo fue la excusa, la justificación, que los priistas enarbolaron para siempre atender las propuestas e iniciativas del Primer priista.

Usar la aplanadora, la mayorí­a legislativa, para de manera unilateral, sin escuchar razonamientos o explicaciones, es amoral; destruye los principios y valores que van de la mano del interés público. Claro, no podemos soslayar que, hoy en dí­a con la 4T, AMLO asume que el, solo el, tiene la verdad, que sus acciones van dirigidas a los pobres y que, quien está en contra, es un enemigo, un adversario al que hay que destruir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here