Nominación válida

0
12

Golpe a golpe

 

Nominación válida 

+ No hay vuelta de hoja: Verástegui Ostos será candidato a la gubernatura

+Rojas Díaz Durán vuelve a la contienda interna de morena; ¿qué vio mal?

+ Carmen Lilia descubre malos manejos en ayuntamiento de Nuevo Laredo

 

Por Juan Sánchez-Mendoza

 

César Augusto Verástegui Ostos, ‘El Truco’, surge como el mejor prospecto a la candidatura gubernamental planteada por la agrupación civil Todos por Tamaulipas, aunque esta apreciación no la comparta el mentado ‘Cachorro’ (Luis René Cantú Galván) porque, según aulló (hace días), en el PAN “hay más aspirantes; realmente no tenemos candidato…”

Incluso, advirtió que la magna concentración que ayer tuvo lugar en el Polyforum de Ciudad Victoria fuera un evento de ‘su’ partido siendo que, en tiempo y forma, antes que él, los organizadores se ocuparon de precisar su objetivo: Que ‘El Truco’ abandere las causas de los grupos ahí aglutinados.

Y así lo certificaron en su intervención: Norma Leticia Salazar Vázquez (PAN), Luis Alejandro Guevara Cobos (PRI), Jorge Mario Sosa Pohl (PRD) y Ricardo Gaviño Cárdenas (PVEM).

Basta observar las imágenes del evento para constatar la pluralidad de la asistencia, pues además de políticos de diversas doctrinas –miles militan en Acción Nacional–, se dieron cita integrantes de diversas organizaciones civiles y religiosas, empresarios, deportistas, maestros, comerciantes, entre otros, alcanzando una cifra superior a los 10 mil asistentes, según cálculos someros.

Por ello considero que difícilmente habría otro aspirante del albiceleste que exhiba tanto músculo y empatía con el conglomerado, aunque están en su derecho partidista de convocar a reuniones multitudinarias, porque, simple y llanamente, carecen de fuerza y capacidad de convocatoria suficientes para reunir a tanta gente como lo hicieron los grupos sociales que simpatizan con César Augusto.

Así que, le guste o no al mentado ‘Cachorro’, ‘El Truco’ lleva delantera.

Al menos, desde iniciada esta carrera interpartidista por la candidatura de Acción Nacional, que igual reclaman Gerardo Peña Flores y Jesús Antonio Nader Nasrallah a través de mensajes en redes sociales, que graban durante sus recorridos por la geografía tamaulipeca.

 

Hablando de frente 

César Augusto Verástegui Ostos es un hombre que al pan le llama pan y al vino, vino. Habla de frente, sin cortapisas. Y escucha con atención a sus interlocutores, sin soslayar a nadie, respondiendo cada cuestionamiento.

Ha contado –a quienes lo han escuchado desde hace tiempo–, de su trajinar allá por la zona cañera del sur de Tamaulipas, donde a base de trabajo logró posicionarse por la producción de sus tierras como dirigente gremial.

Sabe, como todo campesino, de carencias ante las eventualidades del mercado, pero jamás ha renunciado para hacer que la productividad crezca y se sostenga en aquella región.

En el municipio Xicoténcatl fue alcalde un par de veces; y despachó en el Palacio Legislativo de San Lázaro como diputado federal, antes de llegar a la Secretaría General de Gobierno, donde ha hecho un buen papel según comentan quienes con él han sostenido diálogos directos para resolver sus inquietudes.

Hasta hace escasos diez días, ‘El Truco’ guardó disciplina institucional manteniéndose ajeno a los reflectores, pero operando políticamente por ser una de sus atribuciones. Incluso todos los grupos de interés gremiales y no comentan de su capacidad conciliatoria.

Y obviamente, al aparecer en el escenario público, tuvo la autorización de su jefe directo, el Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, por lo que considero será el candidato gubernamental del PAN pese a todo lo que arguya ‘El Cachorro’, quien mal se vio desestimando este proyecto y animando otros que prácticamente nacieron para perder.

Por tanto, la nominación ciudadana de César Augusto como prospecto a la candidatura gubernamental, habrá de convertirse a más tardar en diciembre próximo en una postulación oficial partidista.

Y que conste, lo advierto desde ahora, aunque el ‘Cachorro’ prepare la traición que caracteriza a los coyotes.

 

Retorno a la jugada 

Alejandro Rojas Díaz Durán, el suplente del senador Ricardo Monreal Ávila (hoy confrontado con el presidente Andrés Manuel López Obrador), se bajó de la contienda por la candidatura gubernamental de morena al principiar el mes que cursamos.

Lo hizo para ‘jugársela’ con su compañero y amigo de mil batallas (a lo largo de más de tres décadas), Rodolfo González Valderrama, cuando éste fue nombrado delegado federal de Programas para el Desarrollo (adscrito a la Secretaría de Bienestar).

Incluso, al declinar a su aspiración, afirmó que el candidato de morena a la gubernatura de Tamaulipas sería Rodolfo, por ser éste el ‘gallo’ del jefe del Poder Ejecutivo Federal.

Y… días después, reculó.

Mediante redes sociales, Alejandro anunció su retorno a la carrera (por la candidatura) interna de Movimiento Regeneración Nacional.

Esto me hace suponer que él algo raro vio en la conducta de González Valderrama para tomar tal determinación.

¿Acaso sus encuentros con los alcaldes de Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, nombrándolos ‘servidores de la Nación’?

¿Por haberse reunido con el empresario regiomontano Sergio Carmona Angulo?

¿O por su falta de pronunciamientos contra el Gobierno estatal, al que tanto ataca Rojas Díaz Durán?

Lo cierto es que esa discrepancia ya se comenta en todos los núcleos sociopolíticos.

 

Bajas y altas 

La desunión de los aspirantes a la candidatura gubernamental de morena a consecuencia de la falta de un jefe político que los haga entrar en razón sin golpearse innecesariamente, llevaría a un fracaso electoral estrepitoso.

Hace días se difundió una fotografía donde aparecen, juntos, cuatro de ellos: Américo Villareal Anaya, Erasmo González Robledo, José Ramón Gómez Leal y Rodolfo González Valderrama, cuerpeando al diputado local Armando Zertuche Zuani, quien ni siquiera sabe con cuantas ‘gordas’ llena.

No invitaron, según sé, al médico Felipe Neri Garza Narváez, quien les lleva harta delantera en experiencia política. Tampoco al mentado ‘Guasón’ (Héctor Martín Garza González), a Mario Alberto López Hernández, Adrián Oseguera Kernion ni a Alejandro Rojas Díaz Durán. Y menos a Maki Esther Ortiz Domínguez, entre otros aspirantes.

¿La razón?, es elocuente.

Con el dirigente nacional de morena, Mario Martín Delgado Carrillo, se la juegan Américo y Erasmo; el mentado ‘JR’ va a todas, siempre pegado a González Valderrama; Felipe tiene capital político propio; ‘La Borrega’ está nucleado con Rodolfo; Adrián le apuesta a su poder económico; igual Maki; y Rojas pretende recobrar fuerza, pero sin todavía acreditar su residencia.

Es triste el espectáculo que muestran los aspirantes de morena rumbo a la sucesión gubernamental, por lo que es justo que se de oportunidad de ser candidato al político con más experiencia en el terreno electoral, como Felipe Neri Garza Narváez, quien es institucional y no tiene mancha alguna en su larga trayectoria.

En fin, lo que mal empieza, mal acaba, reza el refrán popular.

Así que la desunión presagia una derrota para la mentada 4T.

 

Encuestitis 

Insiste Andrés Manuel López Obrador, en auxiliarse en las encuestas como método recurrente para tomar decisiones. Incluso para su propio relevo, sin al final de cuentas considerarlas en la toma de decisiones como ocurrió acá en Tamaulipas en 2021 con las candidaturas a diputados federales, locales y alcaldes, donde la imposición fue elocuente.

Obvio, por parte de Mario Martín Delgado Carrillo (el dirigente nacional de morena) en connivencia con Erasmo González Robledo, quienes al final de cuentas impusieron candidatos aun cuando sabían que, varios de estos, podrían ‘chaquetear’.

Leticia Sánchez Guillermo y Lidia Martínez López, son un ejemplo.

Lo consigno porque el mentado ‘Peje’ insiste en acudir a las encuestas para tomar decisiones siendo que, en su mayoría, están viciadas y carecen de credibilidad, hasta el grado de que el tabasqueño no las respeta y actúa conforme le viene en gana, aduciendo que es ‘voluntad ciudadana’.

Correo: [email protected]

 

Caminante no hay camino 

Triste papel es el que juega Maki Esther Domínguez, en su búsqueda de ir al proceso electoral del 2022 como candidata gubernamental.

Ciertamente cuenta con recursos económicos holgados, pero no los ha bajado. Ni tampoco ha definido por qué partido jugaría, aunque sé que ya coquetea con el Verde Ecologista de México (PVEM), porque hace días circuló profusamente que morena postularía para Tamaulipas a un varón, dejándola fuera.

 

Se hace camino al andar 

En Nuevo Laredo la alcaldesa Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal descubrió desfalcos millonarios cometidos por sus dos antecesores: Arturo Sanmiguel Cantú y Enrique Rivas Cuéllar, mostrando disposición para acusarlos por el delito.

Dice que hay: 123 obras inconclusas, que representan 98 millones 595 mil pesos; y en la Tesorería y Finanzas hay otro pasivo, por 97 millones del gasto corriente, en el que se incluye el pago a constructoras y proveedores.

Esto sin contar con más de 30 millones que amparan los conceptos de aguinaldos y seguros de vida para el personal de Protección Civil.

Y apenas está escudriñando, pues, su meta, es comprobar ¿en qué se gastaron 15 mil millones de pesos durante la gestión de Rivas?

 

Cicuta 

Una pregunta para ‘El Cacharro’ albiceleste:

Si una ave tiene alas de pato, pico de pato, patas de pato, vuela como pato, grazna como pato…

¿Qé es?

Ahí se lo dejo de tarea.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here