Trifecta de morena

0
9

At’n.                                      material a publicarse el domingo 24 / 10 / 2021

 

Golpe a golpe

 

Trifecta de morena

El quehacer político-partidista de Mario Delgado, deja mucho qué desear

Por tanto griterío y reclamos López Obrador será quien incline la balanza

+ Verástegui Ostos no afloja el paso ni pierde el piso en su objetivo político

 

Por Juan Sánchez-Mendoza

 

En Movimiento Regeneración Nacional (morena) el proceso selectivo de su candidato a la gubernatura de Tamaulipas tiende a complicarse, a escasos días de emitirse la convocatoria, porque ninguno de los aspirantes muestra disposición a declinar en aras de la unidad que tanto requiere el membrete, para jugar fortalecido en esta contienda sin el tutelaje lópezobradorista.

Significa, entonces, que la operación política del dirigente Mario Martín Delgado Carrillo hasta hoy ha sido inadecuada, al menos acá en el noreste, por distraer su tiempo en reyertas baladís con Bertha Elena Luján Uranga y Ricardo Monreal Ávila (ambos cabezas de grupo) en lugar de atender otros temas harto importantes, como son:

1) La conformación de una estructura partidista, pues visto está que en Tamaulipas sólo de facto existe un Comité Directivo Estatal (CDE) y menos hay representaciones municipales;

2) La afiliación de nuevos militantes, para que ellos ostenten realmente una real pertenencia partidista; y

3) El acercamiento directo con todos los interesados en la candidatura

Esos tres pendientes me hacen suponer que al final de cuentas será el presidente quien incline la balanza (aunque tras bambalinas), para resolver el trabuco.

Y en ese mismo sentido sé, bien lo sé, les guarda aprecio a tres de los casi una decena de aspirantes: Américo Villarreal Anaya, Rodolfo González Valderrama y Héctor Martín Garza González, por considerarlos sus aliados, merced a su trayectoria en el servicio público y su quehacer político.

La estrecha relación de Américo con Andrés Manuel López Obrador es de apenas hace tres años, pero ha fructificado por su empatía; y además le ha abonado el especial reconocimiento que el presidente manifiesta hacia su padre, Américo Villarreal Guerra (qepd), quien está considerado como uno de los mejores mandatarios que ha tenido el estado.

El mismo tabasqueño le propuso al doctor Américo ser el candidato de morena al Senado de la República y en la Cámara alta éste ha hecho buen papel (desde el 2018); aparte ha fungido como delegado de ese organismo en Sinaloa con excelentes resultados; y en su ejercicio político se distingue por su defensa a la 4T.

Según las encuestas, el victorense encabeza las preferencias y él dice estar preparado para gobernar Tamaulipas mientras intensifica su recorrido por la geografía estatal.

Con Rodolfo González Valderrama, el jefe del Ejecutivo conserva relación desde que ambos coincidieron en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, aunque uno estaba por concluir la carrera en Sociología; y el otro, apenas cursaba el primer semestre.

Años después se reencontraron (1987) al separarse del partido tricolor en un movimiento tendiente a dignificar el método y la forma de seleccionar candidatos.

En esta rebelión –encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo–, también participaron Ifigenia Martínez como Rodolfo González Guevara y Ricardo Monreal Ávila entre otros, quienes fundaron al Partido de la Revolución Democrática (PRD), en 1989, aglutinando a varias corrientes desprendidas de los llamados grupos convenencieros.

Bajo esas siglas Monreal Ávila fue candidato y gobernador en su tierra natal (Zacatecas) otorgándole a González Valderrama la representación en la Ciudad México; y años más tarde, al dejar la Delegación Cuauhtémoc, el hoy senador recomendó a Rodolfo para relevarlo.

Por eso hay quienes dicen y sostienen que González Valderrama es el candidato de Monreal siendo que, en la administración lópezobradorista, ha sido funcionario federal en dos ocasiones: director de RTC, y (actualmente) delegado de los programas sociales federales aquí en Tamaulipas, merced a la confianza que le tiene Andrés Manuel.

Al ‘Guasón’, nacido en Reynosa, López Obrador lo reconoce por haber sido fundador de morena en Tamaulipas y candidato gubernamental (en los inicios del membrete marrón) cuando nadie le daba crédito a su proyecto; y por acompañarlo en (casi todas) las giras, que el mentado ‘Peje’ realizó por los 43 municipios de la entidad, siendo abanderado presidencial del partido que sigue apareciendo como puntero en todas las encuestas.

Lo ha gratificado tres veces (en lo que va de su régimen) nombrándolo titular de las unidades administrativas en las secretarías de Educación Pública (SEP), Gobernación (Segob) y Economía (SE); y por ese motivo él, Héctor Martín, considera tener derecho a la candidatura gubernamental.

En síntesis:

  1. a) Américo lidera las encuestas a raíz de haber sido prácticamente destapado por Mario Delgado;
  2. b) Rodolfo, en apenas 24 días –desde que asumió la Delegación–, ha crecido en las mediciones por su carisma y sensatez; en tanto
  3. c) Héctor Martín se ha promocionado por todo el estado desde iniciada la administración presidencial.

El resto de los aspirantes le sigue apostando a una encuesta (como un método recurrente para definir la candidatura), pero en realidad, la decisión ya casi está tomada en Palacio Nacional.

E irán descartándose de aquí a diciembre, aunque considero que les esperarían premios de consolación.

Así que no hay que buscarle tres pies al gato.

El abanderado de morena será quien:

1) Entienda y atienda los principios de la Cuarta Transformación;

2) Evada el golpeteo con sus adversarios ocasionales y no se preste al juego de los grupos de interés estatales; y

3) Le garantice al presidente gobernar con y para el pueblo.

 

Declinaciones 

Ante el músculo político-electoral expuesto por César Augusto Verástegui Ostos hace una semana, Jesús Antonio Nader Nasrallah inició un recorrido por varios municipios de la entidad, mostrando desesperación por remontar en las encuestas, mientras la percepción ciudadana es que nada tiene qué hacer en la carrera interpartidista.

Ciertamente ‘Chucho’ desestima al oriundo de Xicoténcatl animado por su dirigente Luis René Cantú Galván alias ‘El Cachorro’, como previamente lo hiciera con Gerardo Peña Flores (al suponer que era el rival a vencer en la justa albiceleste).

Pero le ha fallado la jugada.

Ahí están las imágenes de sus eventos que no admiten lugar a dudas, pues la concurrencia a estos ha sido mínima.

Merced a ello, no creo que alcance al ‘Truco’ quien sigue creciendo, a menos que pudiera rebasar la exposición de convocatoria registrada en el Polyforum de Ciudad Victoria, so pena de, ante la circunstancia, declinar a su pretensión, que es por cierto lo más adecuado.

Peña Flores, por su parte, virtualmente está desaparecido.

¿Para que dejemos de preguntarle sobre su anhelo político inmediato, siendo que él consideraba ser el ‘delfín’ del Gobernador?

Según su ausentismo, ya declinó. ¿Y cuándo lo hará ‘Chucho’ Nader?

Obviamente, a favor de Verástegui Ostos, quien no pierde el piso ante las nutridas peticiones ciudadanas que lo invitan a encauzar sus causas.

En la víspera, por cierto, estuvo en San Fernando y hoy visitará Tula y Bustamante, convocado por grupos sociales.

Correo: [email protected]

 

Caminante no hay camino 

Las obras que Eduardo Abraham Gattás ofreció ejecutar en cuanto fuera el alcalde de Victoria, nomás no se ven.

Pero publicita su presencia en actos diversos que nada tienen qué ver con su obligación de atender los servicios públicos, como la recolección de basura –por cierto, hasta sugiriendo privatizarla–, el suministro de agua potable (muy deficiente en diversas zonas), el bacheo (donde los ‘cráteres’ afectan a toda la ciudad), la iluminación pública y la atención a los espacios deportivos.

Él dice que está trabajando; y, le he dado, desde su unción, un voto de confianza, pero sigo viendo a mi calle, colonia, municipio, con un olvido por parte del ayuntamiento que no me dan certeza ni motivo alguno para creer en una pronta solución.

Acá sobre la calle Loma Alta –entre Loma Bonita y Loma Agreste–, del Fraccionamiento Lomas de Calamaco desde hace por lo menos 15 años no se ha reparado la vialidad, aun mostrando cráteres, tan profundos e iguales que en otras zonas.

Cierto es, tampoco es culpa de esta administración municipal.

Pero sí le corresponde a ‘Lalo’ atender el reclamo ciudadano.

 

Se hace camino al andar 

Edgardo Melhem Salinas, en su calidad de dirigente estatal priista, tiene en claro que el tricolor no debe aliarse con ningún otro partido en esta elección gubernamental. Y menos con el PAN.

Igual opinan destacados priistas, pues ha sido el albiceleste ‘victimario’ del tricolor durante al menos los últimos 11 años.

Desde que Egidio Torre Cantú arribó al poder (en 2011) molestándose él cuando se hacía referencia del muy querido e inolvidable Rodolfo (qepd) –su hermano–, a quien nunca superó, en nada.

No sé hasta dónde influya la posición de Edgardo, pero sí me queda en claro que entre la clase política que aún conserva el PRI, hay voluntad para rescatarlo.

Por ejemplo, convocando a Homero Díaz Rodríguez, Óscar Luebbert Gutiérrez, Baltazar Hinojosa Ochoa, Alejandro Etienne Llano, Mercedes del Carmen Guillén Vicente, Graciela de Alejandro Acevedo y demás cuadros con autoridad político-partidista.

 

Cicuta 

Tras (casi) rehusarse morena, a postularla candidata gubernamental, Maki Esther Ortiz Domínguez intentaría la nominación por el PVEM.

¿A cambio de qué?

¿Cañona$os en dólares?

De resultarle su propósito no significa que pueda ganar.

¡Ah!, pero cómo daría lata.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here