«POBREZA Y REMESAS: SALVACIÓN CONTRADICTORIA EN MÉXICO Y TAMAULIPAS»

0
6

Dr. Jorge A. Lera Mejía

Para el cierre del año 2021, Tamaulipas podría cerrar con la llegada de más de mil 100 millones de dólares (mdd) en remesas, mismas que son enviadas por “paisanos”, «la raza noble» que vive en los Estados Unidos (EEUU). Lo mismo se estima para las remesas recibidas en todo México, las cuales tendrán el máximo récord de todos los años. Se calcula cerrarán por arriba de los 50 mil millones de dólares.

De acuerdo a cifras oficiales del Banco de México, los envíos de dinero hacia México por parte de los connacionales que radican en el extranjero sumaron 46 mil 834 mdd a noviembre de 2021, un monto histórico y apuntan a superar los 50 mil millones de dólares en todo el año.

Para Tamaulipas, las cifras oficiales del cierre del año 2020 fue de 944.6 millones de dólares, y al corte de septiembre del 2021, la cifra oficial superó los 835.3 mdd, por lo que se estima cerraremos el año 2021 con más de mil 100 mdd. Dato histórico estatal.

Tamaulipas y Nuevo León, son los estados del norte del país que más remesas reciben en lo que va de este año, registrando Nuevo León un total de 965.7 mdd entre enero y septiembre, y Tamaulipas 835.3 mdd en el mismo periodo.

Con estas divisas en dólares, se impulsa la economía en las zonas más pobres del estado. Significa que las remesas desde los EEUU, son la forma más solidaria que los más pobres mexicanos que laboran como migrantes braceros, subsidian a los más pobres mexicanos, que aún viven en el país.

En los últimos años, se estima que hay más de 500 mil tamaulipecos viviendo en EEUU, de los cuales cerca de 300 mil están de manera ilegal porque carecen de documentos (indocumentados).

Otros 100 mil residen en el vecino país del norte de manera informal, los cuales entran con visa de turista; sin embargo rebasan los seis meses permitidos, en tanto que 100 mil más, laboran de forma legal y son residentes o ciudadanos permanentes de Estados Unidos.

La mayoría de migrantes tamaulipecos que viven de manera legal e ilegal, principalmente en la zona del Valle de Texas, así como en ciudades como Houston, San Antonio y Dallas, en el estado de Texas, en tanto que el resto se distribuye entre los estados de Atlanta y Chicago. Un grupo más, residen en el estado de Nueva York y California, los menos.

En los últimos años, el ingreso de remesas a Tamaulipas ha ido en constante incremento, ya que supera por mucho los 500 mdd que se promediaron en la década de los 90, los 600 mdd de los primeros años de este siglo (2000 al 2010). Por lo que desde el año 2011, se viene superando recepciones entre los 650 a 900 millones de dólares.

Para darnos una idea de estas cifras, en 2016 llegaron a Tamaulipas poco más de 653 millones 600 mil dólares, en tanto que en 2017 la cifra fue de 699 millones de dólares. En 2018, de acuerdo al Banco de México se recibieron 820 mdd en remesas. En 2020, se registró la mayor cifra al registrarse 944.5 millones de dólares.

Por esa razón, los paisanos tamaulipecos desde EEUU, son nuestros héroes nacionales que nos mantienen a la mayoría de pobladores de los municipios pobres, incluso, ya trasciende que ahora las remesas son los recursos económicos que mantienen también a las ciudades intermedias, pasando de ser un fenómeno rural a uno de tipo urbano.

Entre las regiones más dependientes, tenemos que son los municipios del Altiplano tamaulipeco, como Tula, Miquihuana, Bustamante, Palmillas y Jaumave, de las zonas que más sobreviven de las remesas de migrantes.

Solamente, en el municipio de Tula estimamos que tienen 25 mil personas originarias de ese municipio viviendo y trabajando en Estados Unidos, quienes se considera que son los que mueven la economía de ese municipio con el envío de remesas. Otros 17 mil tultecos, aún se encuentran residiendo en dicha región. Significa, que hoy viven más tultecos fuera de Tula en EEUU que los que están en Tula.

Esto se interpreta, que son los paisanos quienes mueven la economía de los municipios más pobres del estado, ya que son ellos los que inyectan mes a mes recursos económicos que envían a los hogares de todo el estado.

Por cifras registradas por el Banco de México, que a partir del año 2016 registran las divisas por remesas a nivel municipal, los municipios tamaulipecos que más remesas reciben son Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo, Tampico y Victoria. Es importante reconocer, que las cifras no toman en cuenta que se dan esos datos por ser los grandes municipios donde se encuentran las oficinas de Telecom, así como las principales sucursales de empresas recepcionistas como Western Union.

Por ello, vale subrayar que esos datos son engañosos, porque influye que en esas ciudades es donde disponen de oficinas de Telecom, casas de cambio y bancos, que a su vez representan a los intermediarios, principalmente a empresas como Western Union.

REMESAS MANTIENEN A LOS HOGARES MÁS POBRES:

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, detalla que las remesas que envían los “paisanos” a sus países de origen, son utilizadas para cubrir necesidades de subsistencia básica y contribuyen de forma significativa a los ingresos de los hogares receptores más pobres de México.

Se estima que el monto de envío más frecuente es de 50 y 250 dólares, con el 49 por ciento de la población que envía remesas, sigue el rango de 250 a 300 dólares enviado por el 39 por ciento; sólo el 12 por ciento transfiere más de 400 dólares periódicamente.

Las principales ciudades emisoras de remesas familiares son Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Houston, Dallas y Miami.

Asimismo, los principales puntos de pago en México son Bancomer, seguido de Elektra y Banamex, así como Telecom. En los últimos años del gobierno federal, se está reconociendo que las llamadas sucursales del Banco del Bienestar, institución promovida por el actual gobierno, se estarán recepcionando remesas de migrantes, incluso en poblaciones de zonas rurales, que es donde se están construyendo dichas instalaciones.

Esta información, nos permite reconocer que la migración y sus respectivas remesas, son hoy por hoy, un fenómeno real pero contradictorio, por una parte el gobierno lopezobradorista lo toma como una bandera de éxitos de su gobierno, pero por otra parte, se convierte en una causa de mayor desigualdad y justificación política, ante las fallas de politicas públicas de la 4T, que en lugar de promover proyectos productivos y desarrollistas, apoya las prácticas asistencialistas que crean a mediano plazo más dependencia y pobreza…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here