Felipe Muñoz celebró ayer los 50 años de su hazaña en natación

Cada año, Felipe Tibio Muñoz Kapamas celebra con su familia la victoria que lo consagró como campeón olímpico en natación, el 22 de octubre de 1968. Un día muy especial y ahora que estoy viejito lo festejo con molletes y natillas, dice entre risas.

Recordar la hazaña, destaca elTibiome hace revivir por la oportunidad que tengo de contarla y de ese momento tan significativo para mí y para México, que continúa conmemorando el 50 aniversario de la justa. El medallista de oro en 200 metros estilo pecho rememoró ayer en la alberca olímpica Francisco Márquez su hazaña, a las 19:56, hora exacta en la que conquistó el título.

La imagen del nadador de la colonia Portales de 17 años de edad con su traje a rayas y una sonrisa después de haber vencido al campeón mundial soviético Vladimir Kosinski y al estadunidense Brian Job quedó registrada para la historia y en la memoria del Tibio, así como el momento en que llora al escuchar los acordes del Himno Nacional.

La euforia y el griterío del público en las gradas con el ¡México, México, México!, que lo acompañaron durante las cuatro vueltas que dio en el carril cuatro para dejar su registro en 2.28.7 minutos significan para Muñoz “los sueños de un muchacho que en 50 años ha tenido la oportunidad de recordar ese momento de una fecha tan significativa… me siento feliz”.

Resalta los entrenamientos, la disciplina enérgica y los consejos del entrenador estadunidense Ronald Johnson con el equipo que al paso del tiempo ha tenido el mejor resultado de la natación mexicana, al combinarse con el bronce de María Teresa Ramírez, en 800 metros estilo libre, y los finalistas Guillermo Echavarría, Laura Vaca, Juan Alanís y Rafael Hernández.

Para todos tiene su reconocimiento y más para alguien que ahora está postrado en silla de ruedas. “Memo es mi ídolo y amigo”, refrenda el Tibiosobre el nadador que daban favorito para obtener una presea olímpica por ser el recordista del orbe en mil 500 libre. No se dio el ansiado metal y el lazo de amistad perdura como hermanos.

“Mucha gente, sobre todo los jóvenes, no saben lo que hizo México en los Juegos Olímpicos de 1968. No solamente fueron las nueve medallas, sino mostrar al mundo la capacidad de organización que se tenía.

“Cuando se ganó la sede (tenía 11 años), me dije: ‘voy a estar en esos Juegos’. Se decía que los iban a cancelar por todo lo que estaba pasando en el 68, eran momentos tensos por lo sucedido en Tlatelolco (con la matanza de los estudiantes), pero era en todo el mundo, una situación grave en general.

Había instalaciones que no estaban concluidas, todo era a marchas forzadas, vino una inspección del Comité Olímpico Internacional antes de los sucesos (en la Plaza de las Tres Culturas). Afortunadamente, se hicieron con esfuerzo y orgullo, refiere el también ex presidente del Comité Olímpico Mexicano, de la Confederación Deportiva Mexicana y ex diputado del PRI.

Para esta ocasión y con motivo del medio siglo de los Juegos Olímpicos en México, Muñoz, de 67 años, ha trabajado arduamente con el comité organizador que dirige Horacio de la Vega para los festejos deportivos y los invitados especiales que fueron medallistas de esa época. Lo hago porque me gusta el deporte, y se despide para seguir festejando con la familia como cada año, como cada día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here