Convoca gobierno a 2 mil conductores para nuevas pipas

El gobierno federal iniciará el reclutamiento de 2 mil operarios de 500 nuevas pipas que surtirán 200 mil litros de gasolina al día en la zona metropolitana de la Ciudad de México, informó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Tras agradecer a la ciudadanía el respaldo “porque resistió” el sabotaje que pretendió escasear el combustible, también refirió otro acto de corrupción: al inicio de la administración de Enrique Peña Nieto se encargaron 700 nuevas pipas para el abastecimiento, a un costo de mil 400 millones de pesos, y esos vehículos nunca aparecieron, es decir, se robaron el dinero.

Los choferes de las pipas –que podrán presentar sus solicitudes en el Campo Militar Número Uno, a partir de hoy y hasta el lunes– tendrán un sueldo de 14 mil 500 pesos quincenales y gozarán de las prestaciones de ley. Tendrán que acreditar historiales de honorabilidad sin haber incurrido en antecedentes penales.

En la rueda de prensa matutina, celebrada en el salón de la Tesorería de Palacio Nacional, el mandatario reiteró su reclamo a la manida aprobación del dictamen de reforma constitucional por el cual se crea la Guardia Nacional, en la Cámara de Diputados:

No estamos satisfechos en lo que se aprobó, no queremos más de lo mismo, ya ocurrió un plan fallido, se creó la Policía Federal hace dos décadas y ya ven el resultado, “no lo acepto, no lo considero conveniente. Queremos que se convenzan los legisladores de la necesidad del apoyo de las fuerzas armadas en el combate a la inseguridad. Ese apoyo es indispensable”.

Con dureza, el presidente señaló que los diputados –con el aval del coordinador de Morena, Mario Delgado– pensaron que al aprobarse la Guardia Nacional ya se estaba cumpliendo el formulismo para crear un nuevo organismo de seguridad.

“Yo tengo la obligación de decir que ese es un organismo que no ayuda del todo… no nos podemos quedar callados, y si bien ya no es como antes que había línea, pero tampoco es el tiempo que se aprueben cosas en el Legislativo y no se dice algo”.

Firme, una vez que recibió información la víspera de los atracos a Pemex, López Obrador acusó que en las pasadas administraciones federales “se permitió la invasión del derecho de vía, hay muchas construcciones sobre el tendido de ductos, donde hay tomas clandestinas”.

En es el caso del importante ducto Tuxpan-Azcapotzalco, donde se han detectado tomas clandestinas en el municipio de Tultitlán y en la delegación Azcapotzalco, donde operan bodegas de huachicol. “Y ahí ya estamos actuando”, repuso.

En torno al emergente Plan DN-III destinado a garantizar el abasto de gasolina en la zona conurbada de la Ciudad de México y los estados de Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, anunció que las 500 pipas nuevas que ya fueron contratadas estarán a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional, porque “se trata de un asunto de seguridad nacional”.

También aseguró que no existen riesgos de atentado en los ductos de Pemex, pero alertó a la población que participa en el robo de combustibles que eviten el riesgo, porque la perforación de los ductos implica un grave riesgo para su integridad.

El Presidente lamentó el estado de corrupción que encontró en todas las áreas del gobierno federal, y en lo concerniente a Pemex su naciente administración mantendrá el combate a esa ominosa cultura.

El político tabasqueño advirtió a los delincuentes que se “porten bien”, que lo hagan pensando en sus familias, en el prójimo, en el país. Porque la felicidad, recordó, no se deriva de los bienes materiales o el dinero, sino del bienestar del prójimo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here