Obispos y curas han abusado de monjas, admite Bergoglio

El papa Francisco admitió ayer, por primera vez, que varios curas y obispos abusaron sexualmente de monjas y se comprometió a hacer más para luchar contra ese flagelo.

El pontífice habló con los periodistas que viajaban con él en un avión al Vaticano desde Emiratos Árabes Unidos. Francisco recordó que Benedicto XVI tomó medidas contra una orden francesa luego de que algunas de sus religiosas fueron reducidas a un esclavismo sexualpor parte de sacerdotes y del fundador.

¿Debemos hacer más al respecto?, sí. ¿Existe la voluntad?, sí, pero es un sendero que ya hemos comenzado, dijo.

No es que todo mundo haga esto, pero ha habido sacerdotes y obispos que lo han hecho, añadió Francisco. Y creo que continúa, porque no es como que una vez que te das cuenta se detiene. Continúa. Desde hace algún tiempo hemos estado trabajando en ello.

El tema ha surgido en medio del escándalo sobre el abuso sexual contra menores de edad en la Iglesia católica y en el contexto del #MeToo(#YoTambién) en que se ha reconocido que los adultos pueden ser víctimas de abuso cuando hay un desequilibrio de poder en una relación.

El año pasado, The Associated Press y otros medios de comunicación informaron sobre casos de monjas que fueron víctimas de abusos en América del Sur, India, África y Europa, lo que demuestra que el problema no se limita en absoluto a una zona geográfica determinada.

Cultura del silencio

En noviembre, la organización que representa a todas las órdenes de religiosas católicas del mundo, la Unión Internacional de Superioras Generales, denunció públicamente la cultura del silencio y del secreto que impidió que las monjas hablaran, y las exhortó a denunciar los abusos a sus superiores y a la policía. La semana pasada, la revista femenina del periódico vaticano L’Osservatore Romano –Women Church World–, identificó como culpable a la cultura clerical, y señaló que el escándalo tiene un corolario: las monjas se ven obligadas a abortar a los hijos de los sacerdotes.

El Papa dijo que algunos clérigos fueron suspendidos por abusar de las religiosas, pero también señaló que el maltrato de las mujeres es un problema de la sociedad en general, que aún las considera ciudadanas de segunda clase.

Es un problema cultural. Me atrevo a decir que la humanidad no ha madurado, dijo. Añadió que en algunos lugares del mundo el maltrato llega al punto del feminicidio.

Francisco atribuyó a Benedicto XVI, Papa de 2005 a 2013, el haber tenido el coraje de abordar el problema, y calificó de errónea la impresión popular de que él fue débil ante el escándalo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here