Seguridad y justicia

Golpe a golpe

 Por Juan Sánchez-Mendoza

 

La incidencia delictiva en Tamaulipas, según la estadística del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, mucho ha disminuido en los últimos meses. Sobre todo, en ilícitos del orden común, mientras que los del orden federal igual se han reducido aunque en menor proporción, ya que las autoridades encargadas de la materia, prácticamente han dejado el asunto en manos estatales.

Como fuere, al gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca le importa seguir combatiendo el flagelo. Y por eso insiste en seguir luchando, sin miramientos, hasta reestablecer la seguridad pública en el estado.

Hoy, aquí en Ciudad Victoria, en reunión privada, tendrá lugar la Mesa de Seguridad y Justicia, organizada por el Observatorio Ciudadano, donde se abordarán asuntos inherentes a la responsabilidad del Gobierno para el restablecimiento de la paz social.  

La organización aquí en la zona (centro estatal), la encabeza Josefina Guzmán Acuña, quien dice preocuparse por el robo a negocios, ya que eso incide pérdidas elevadas a la economía y eleva la violencia familiar.

Ella afirma: ‘Si las personas supieran que tenemos meses sin ningún secuestro, por ejemplo, y vieran, realmente, que estamos mejorando en el tema de seguridad, aunque a veces sólo es un incidente como el robo de un automóvil, lo toman como que seguimos igual en seguridad’, en la víspera del encuentro.

Y por eso vaticino que en esa reunión se confirmará el respaldo al jefe del Ejecutivo estatal por parte del presidente de la Cámara Nacional de Comercio, José Luis Loperena González.

 

Firmas falsificadas

Hace días en las redes sociales circuló profusamente la copia de una carta, donde aparecen los nombres de once ex dirigentes priistas estatales que le piden al presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Alejandro Moreno Cárdenas, su intervención para que el proceso relevista acá en Tamaulipas se resuelva bajo el método de Asamblea (abierta) de Consejeros Políticos.

No mediante la elección directa de militantes –porque se carece de un padrón confiable; además no hay recursos para armar todo el entramado–, y menos utilizando el recurso de la ‘unidad’, pues se correría el riesgo de la imposición.

El documento, aparentemente, fue firmado por Sergio Carlos Guajardo Maldonado, Rafael González Benavides, Ramiro Ramos Salinas, Enrique Cárdenas del Avellano, Lucino Cervantes Durán, Luis Enrique Rodríguez Sánchez, Ricardo Gamundi Rosas, Homar Zamorano Ayala, Eliseo Castillo Tejeda, Antonio Martínez Torres y Ernesto Guajardo Maldonado.

Y digo, aparentemente, porque al menos tres (de ellos) niegan haberlo rubricado. E incluso, sé, de buena fuente, que ni estuvo a su consideración.

Estos son Ricardo, Ramiro y Ernesto.

Así es que esta misiva, con caligrafía improvisada y firmas falsificadas, cuando menos deberían provocar un extrañamiento interpartidista por parte del tal ‘Alito’, pues al querer sorprenderlo se confirma que existen intereses oscuros que por cualquier medio pretenden perpetuar el control partidista.

Desconozco si Yahleel Abdala Carmona ya investigó al respecto. Pero está obligada a ello, como los ocho firmantes auténticos de ése documento que, a decir verdad, fueron engañados por quien lo redactó y les solicitó su rúbrica.

En cuanto a la resolución del método, ésta corresponde a la Comisión Nacional de Procesos Internos –obviamente acatando directrices del ‘líder’ partidista–, y, según observo, ante tantos aquelarres podría determinar, en la convocatoria, que la elección fuera por asamblea abierta de consejeros.

Y quizá por ello el delegado del CEN, José Luis Garza Ochoa, asegura que el padrón de consejeros data del 2018 cuando desconoce qué políticos de la clase política priista han sido borrados del padrón simple y llanamente por su ignorancia del estatus estatal.

Como sea, su irresponsable advertencia de que (él) ‘es el hombre más fuerte y poderoso en la contienda’ ofrece un adelanto de lo que se elucubra en el ámbito nacional: la imposición.

¿Lo permitirá el priismo tamaulipeco?

Ojalá, no.

Y presumo que este sujeto se pasa de hablador y pronto será exhibido por ser un político rupestre, gaznápiro, silvestre, rudimentario…

En conclusión, cero a la izquierda en la política estatal.

 

Universidad

Para acreditar el nivel académico impartido por la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), alumnos de Matamoros, de la carrera de Medicina, fueron certificados por el comité evaluador del Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica (Comaem), en su verificación en el proyecto para acreditar la carrera Médico Cirujano.

El proceso tuvo lugar en la Facultad de Medicina e Ingeniería en Sistemas Computacionales de Matamoros.

Y ahí, a través de su mensaje videoconferencia, el rector José Andrés Suárez Fernández resaltó la importancia de contar con programas con esa calidad acreditados por organismos externos.

Como parte del proceso de evaluación, el Comaem –integrado por pares académicos pertenecientes a diferentes instituciones de educación superior del país–, llevó a cabo las reuniones y entrevistas con personal docente, administrativo y alumnos de la Facultad de Medicina e Ingeniería en Sistemas Computacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here