“Lujanistas” tumban a Yeidckol de Presidencia

Presencia

Ana Luisa García G

26-01-2020

            < “Lujanistas” tumban a Yeidckol de Presidencia

            < Tribunal decidirá validez de Congreso morenista

            < Exdelincuentes podrán ocupar cargos públicos

 

            1.- El Congreso Nacional de Morena celebrado este domingo para resolver el tema de las elecciones internas nacional y de los estados, está muy lejos de solucionar la enconada lucha de intereses entre dos principales facciones. El problema no se solventará hasta que no sientan un golpe firme en la mesa y las dos mujeres protagonistas de la competencia queden fuera de la jugada ante la incapacidad demostrada para llegar a un acuerdo constructivo.

            En esas circunstancias Morena en Tamaulipas está muy lejos de erigirse en un instituto político sólido para enfrentar los comicios de 2021, cuyo calendario electoral estará arrancando dentro de siete meses. Un partido que prácticamente comienza de cero, que no tiene liderazgos morales a nivel estatal, si acaso en Matamoros y Madero por ser gobierno.

            Al mismo tiempo cobra fuerza la versión de renuncia del primer morenista del país a ese partido, lo cual volvió a trascender tres días antes de la celebración del Congreso Nacional. El mensaje proviene del Palacio Nacional según se comenta en círculos cercanos al Presidente López Obrador, y tiene el claro propósito de llegar a todos los aspirantes a la dirigencia de ese partido, sin embargo hay oídos sordos.

            La circunstancia es que el round dominical aparentemente lo ganó Bertha Luján Uranga, al lograr que el diputado federal Alfonso Ramírez Cuellar encabece el partido, replegando a Yeidckol Polevnsky a la Secretaría General de la que es titular, cuando menos ese fue el acuerdo aprobado por los congresistas.

             Con el dirigente provisional (Ramírez Cuellar) se confirmaron a 10 integrantes más de la actual directiva, todos ellos electos en 2015 y es que el Congreso no tienen facultades para desconocerlos, tampoco a Yeidckol (con ella son 11), ahora el “nuevo comité ejecutivo” disponen de 4 meses para organizar las elecciones internas estatales y nacionales. Siempre que lo valide el Tribunal, por lo pronto Polevnsky declaró desconoce los acuerdos anunciados.

            2.- Estos resultados que fueron festejado por la facción que encabeza Luján no son definitivos, falta lo que dictamine el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al que recurrió Yeidckol el pasado 23 de enero al interponer un juicio advirtiendo la “ilegalidad” del cónclave morenista, de tal manera que estará por definirse si son válidos o no los resultados de la jornada del domingo, a la que por cierto Alejandro Rojas Díaz Durán calificó de Congreso “patito”, y que conste que el polémico senador suplente de Ricardo Monreal no es simpatizante de Polevnsky, pero si del proyecto de un nuevo partido que pudiera surgir en caso de la renuncia anunciada por AMLO.

            El Congreso en cuestión tuvo un quórum de mil 310 congresistas de los 3 mil que son la base.

            Bertha Lujan parece que está perdiendo pisada al poner en tela de duda la objetividad del Tribunal Electoral al que acusó de “dolo”, por eso “el pleno que realizamos está blindado jurídicamente para que no lo anule”, declaró.

            Es muy grave la acusación que formula Luján contra el organismo del Poder Judicial de la Federación, y todavía fue más clara al señalar: “que buscan hasta debajo de la piedras y eso tiene que ver con el dolo y nos dejan sin ningún recurso jurídico para defendernos”. Por eso convocó a ejercer presión con movilizaciones como único recurso, consignó el periódico El Universal en su portal.

            De tal manera que no estamos frente a una parte de la solución, sino en el principio de un conflicto todavía más grave para la vida institucional de Morena y para las esperanzas de su militancia a lo largo y ancho del país, donde urge renovar cuadros directivos o legitimar los existentes.

            3.- Ya no será necesario demostrar que “no se tienen antecedentes penales” para ocupar un cargo público, tampoco es requisito acreditar “un modo honesto de vivir”, esto lo aprobó el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el corolario es que si al país no le fue bien con los “honestos”, como será ahora con funcionarios <probados> en deshonestidad.

            Vamos de mal en peor, y el criterio utilizado para estas modificaciones es la discriminación, se considera que un sujeto que ya cumplió una sentencia, con ello pagó a la sociedad su culpa, es válido dar una segunda oportunidad, sin embargo lo que resulta muy discutible, es el supuesto de entregar una responsabilidad pública a alguien que no pueda demostrar que sus ingresos son honestos.

            Estas nuevas reglas son una apertura a las almas delincuenciales, a las que primero les abrieron las puertas del Senado y de la Cámara de diputados y ahora podrán sentar sus reales en el servicio público.

            Y de paso la SCJN confirmó los requisitos de leer y escribir de los mexicanos para el desempeño público de las tareas que lo requieren. Cual es lo trascendente de este último precepto, pues que debemos aceptar que cualquier mexicano con saber leer y escribir puede ocupar cualquier responsabilidad pública, alcalde, diputado, senador, gobernador y Presidente de la Nación.

            Así andamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here