Encuestas

Golpe a golpe

 

Encuestas

+ Faltan tres meses para instalar el proceso electoral, pero hay movimiento

+ Hay maliciosa medición sobre elecciones de alcaldes en cinco municipios

+ El gobernador insiste en que la CFE condone adeudos como en Tabasco

 

Por Juan Sánchez-Mendoza

 

En los dos últimos meses el país entero ha sufrido la invasión de algunas empresas encuestadoras que, de una u otra forma, pretenden influir en la selección de candidatos a gobernadores, diputados federales y locales y presidentes municipales –quizá instruidas, por sus contratantes o tal vez con el ánimo de generar confusión entre los ciudadanos–, sin que nadie atine a explicar por qué tanto interés cuando faltan todavía tres meses para la instalación de los procesos electorales. 

Hasta donde entiendo, las encuestas deben ser tomadas en cuenta para medir las preferencias sobre un artículo, persona o tema específico, por ser parte indisoluble de la mercadotecnia orientada a su venta –claro que siempre y cuando se hagan con el profesionalismo requerido–, pero aquí se da el caso de que los muestreos de opinión pretenden utilizarse para distraer la atención y cuidar el objetivo de fondo.

En un estudio riguroso de los procesos y las tendencias sociales, las encuestas podrían ser un instrumento muy valioso a condición de que se realicen con metodología científica, pero en el caso que nos ocupa su excesivo manejo echa por tierra la objetividad e imparcialidad, al tiempo que las deslegitiman y causan desconfianza entre sus receptores.

Como ‘beneficiarios’ o víctimas de la cascada de encuestas –ahora se le llama a este fenómeno ‘encuestitis’–, hay prospectos a las candidaturas de los partidos Acción Nacional (PAN), Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y Revolucionario Institucional (PRI), principalmente, pero los ciudadanos comunes muestran indiferencia ante sus resultados, mientras los aspirantes arrecian su activismo político.

No obstante y en menoscabo de las encuestadoras que aparentemente dan la cara, debo reconocer que algunos sondeos sí reflejan el sentir ciudadano. Pero son pocos.

Que si fulano de tal ha venido de más a menos, o que si suben los bonos del otro ¿a quién interesa realmente?, pues a decir verdad las cifras poco o nada aportarían en la decisión final, salvo que satisficieran a quien en verdad tiene la decisión en sus manos.

 

Credibilidad cuestionada

Todas las encuestadoras pretextan hacer un trabajo independiente y no por encargo, lo que se antoja casi imposible si consideramos que para el levantamiento de un muestreo como el que realizan se requiere, cuando menos, pagar salarios a los encuestadores, coordinadores y especialistas en el manejo de los cuestionarios aplicados; viáticos (transportación, hotel, alimentos, teléfono, papelería, etcétera); gastos de operación y los imponderables que surjan durante el tiempo del levantamiento y/o la ejecución del estudio.

Y es el anonimato de sus financiadores, precisamente, lo que despierta la sospecha en cuanto a su credibilidad.

Eso y el hecho de que los remitentes de los documentos no den la cara.

Por otro lado, se dice que las encuestas son malas consejeras, pero todavía así nuestra sociedad es bombardeada con múltiples sondeos de opinión.

Encuestas van y vienen, simulando ser retratos instantáneos de la percepción del común de la gente ante los acontecimientos y sus actores en México.

Las encuestas normalmente no reflejan la realidad, pero sí un supuesto de ésta. Así tenemos que la realidad puede cambiar.

Por ejemplo, disminuir drásticamente las preferencias electorales de un actor, pero la percepción de la gente no cambia, por lo que para el grueso de la población otras son las imágenes que siguen igual o están creciendo.

De igual forma, las opiniones del común de la gente que nutren las encuestas normalmente están contaminadas por lo que publican los medios de comunicación masiva que tienen el poder de hacer aparecer el negrito en el arroz, cambiando la percepción de la realidad de miles de personas, prácticamente en minutos.

De ahí que considere que los aspirantes serios, por ningún motivo, deben tomar decisiones trascendentes basándose en las encuestas, aun cuando éstas no son del todo inútiles.

Usándolas con inteligencia pueden servir como herramienta de medición para conocer la distancia que hay entre la percepción del común de la gente y la realidad que conocen los expertos.

 

Caso estatal

La medición más reciente de Massive Caller, en cuanto a los escenarios en materia comicial que hoy presentan cinco municipios de Tamaulipas rumbo a la contienda del 2021 para elegir alcaldes –aunque por ley se vota por los ayuntamientos–, de entrada se advierte orientada. Malamente o no, pero sí dirigida.

En primera porque en sus ‘listas’ no aparecen todos los aspirantes que hay en los partidos con registro y próximos a obtenerlo; sólo quienes fueron (¿en base a qué?) seleccionados por esa empresa encuestadora o la gente que contrató el servicio.

De ahí que, difícilmente, haya quien crea en los resultados, pues nadie da nada a cambio gratuitamente.

Luego por no exhibir su metodología; y en tercera porque al ciudadano se le preguntó su intención del voto, nada más hacia ciertos personajes, sin darle oportunidad a nombrar más figuras fuera de la opción ‘¿por otro?’.

Esto me lleva a sospechar que el sondeo telefónico pretende medir las fortalezas y debilidades de cuatro membretes –PAN, MORENA, PRI y MC–, sólo eso, en el ánimo ciudadano, a fin de que los contratantes se apliquen en los municipios que les resulten adversos sugiriendo candidaturas que no son (hasta hoy) porque, en su mayoría, simplemente se trata de prospectos o aspirantes.

¡Ah!, pero eso sí, los que consideran más riesgosos para doblegarlos y de ahí los supuestos escenarios elaborados para levantar la medición, que, insisto, dejan fuera a personajes que podrían resultar ungidos.

Y que conste, hablo de al menos los cuatro membretes citados por esa empresa (neoleonesa) dirigida por José Carlos Campos Riojas (ex militante del Partido Acción Nacional (PAN).

En su sondeo, por ejemplo deja fuera del escenario a panistas que son piezas clave del partido en el activismo político; a morenistas que aún no le entran al rejuego; priistas cautelosos, militantes de MC, y, lo que peor, a los independientes de dónde podría surgir un ‘pura sangre’.

Fuera de los resultados (que hasta hoy me parecen intrascendentes) y personajes envueltos u omitidos, lo cierto es que esta encuestadora asoma el apetito político-electoral de sus contratantes.

Inclusive, advierto que cumplió con su cometido primario de sembrar la incertidumbre entre los actores políticos y atrapó el interés poblacional que, a estas alturas, ha dado en preguntar si es cierto que los mencionados son, en realidad, son quienes contenderán por las alcaldías.

Obviamente, no.

Se trata sólo de supuestos.

Y hasta en tanto sea instalado el proceso (en tiempo y forma), todo es simple especulación.

Así que no hay que irse con la finta, aún y cuando los que ‘encabezan’ las preferencias anden locos de contento.

 

Correo: jusam_gg@hotmail.com

 

Caminante no hay camino

El número de contagios y decesos por coronavirus crece cotidianamente. Y eso hace presumir que la estrategia para ‘domar’ la pandemia diseñada por la Secretará de Salud no fue ni es la correcta.

En diversos escenarios se fustiga la actuación del secretario del ramo, Jorge Carlos Alcocer Varela; y del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

Incluso hay legisladores que piden las renuncias de ambos, para crear una comisión científica que se encargue del tema.

Del semáforo Covid-19 poco se comenta, pues ninguno de los estados le hace caso a su luz de advertencia y, por el contrario, son las autoridades sanitarias domésticas quienes fijan el regreso a la ‘nueva normalidad’, pero ‘con pinzas’.

 

Se hace camino al andar

La petición del gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) condone adeudos a los usuarios, como lo hizo en Tabasco, es bien vista por los tamaulipecos, pues aquí se pagan las tarifas más altas del país y se han incrementado como nunca antes. 

“Hago de su conocimiento que iniciaremos gestiones con el gobierno central para solicitar un programa de condonación de adeudos por el pago de luz de usuarios residenciales (…) lo anterior tiene como antecedente la condonación de adeudos que la misma Comisión autorizó en el estado de Tabasco que benefició a más de medio millón de personas por un monto estimado en 11 mil millones de pesos”, dijo a través de un video que hizo circular en sus redes sociales.

Por otra parte, el mandatario informó que ya envió una iniciativa al Congreso local para que se genere un impuesto a todas aquellas empresas generadoras de energía que estén utilizando combustóleo. Entre ellas CFE y Pemex.

“El gobierno central le da a la espalda a las energías limpias, por ello pedimos ese impuesto para cuidar el ambiente y la salud de los mexicanos”, dijo el gobernador.

 

Cicuta

¿Será cierto que el el acalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera Kernion, ya rompió sus relaciones políticas con Rodolfo González Valderrama, pues está seducido con el canto de las sirenas? Lo cierto, es que el munícipe, de ser cierta la versión, sólo le quedaría pescar a rio revuelto. Y a eso, estimo, lo conducen sus panegiristas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here