¿Esta Aburrido?

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

07.07.2020

Después del saludo de rigor el doctor me pregunto: ¿ha estado aburrido? No, no, como cree usted, mi vida no ha sido nunca aburrida. ¿Por qué me lo pregunta?, y la explicación fue sencilla: con eso del aislamiento social, todo, pero todos, hemos dejado atrás parte de nuestra vida para estar en casa. En mi caso, con mi esposa Martha; con Benito, el pugs, travieso, juguetón y de pronto hasta perverso.

El día 30 de junio me toco cita con el médico familiar en la Clínica San Luisito del IMSS. No estaba el medico correspondiente, por sus vacaciones, el sustituto un joven médico fue amable, correcto, me cayó bien. Otros no. En fin, pero su pregunta, quiérase o no, me lleva a reflexionar y a contarles a ustedes, lo que le explique, de porque no me aburro en casa.

CONVIVENCIA FAMILIAR.

En principio creo que nadie, al menos yo, no me aburro en casa. Los roles, entre mi esposa y yo, están bien definidos y en ocasiones hasta los compartimos. Por ejemplo, yo escribo algo y a veces le paso el texto para que lo lea… como una forma de revisión y, además, siempre dos cabezas piensan más que una. Por otra parte, compartir tareas nos lleva a un aprendizaje en común, como el del cultivo de las plantas.

Revisamos, o decidimos, nuestros alimentos y su proceso. Compartimos momentos de esparcimiento viendo televisión, o compartiendo lecturas: y por otra parte, no se diga, la cuestión de la convivencia con Benito, que llega alguien y nos avisa, le ladra a la puerta; cuando vemos tv, si hay una escena de pleito, o de balazos, se para enfrente y se afana por hacer sentir su presencia. Ya los dos estamos jubilados y buscamos, pretendemos, disfrutar la vida en la medida que se pueda.

MANUAL DEL ADULTO MAYOR.

Cuando cumplí los 60 años en el IMSS me dieron un manual del adulto mayor. Dan una serie de recomendaciones, como convivir con amigos (ahora no se puede), resolver crucigramas, leer, el chiste es que uno se mantenga ocupado. En mi caso, no hay necesidad de esa recomendación: desde pequeño me ha gustado leer y escribir. Por ejemplo, para leer siempre hay a la mano un libro o se puede recurrir a los amigos.

En mi caso, para leer, durante 37 años lo hice sobre textos académicos. Al jubilarme Eduardo Briones, internista y compañero de secundaria, me recomendó y me presto libros. Y en esa coyuntura, un día le pedí un favor a Libertad García: me hiciera una lista de libros de literatura que me recomendara… el día que fui por ella, en lugar de lista me entrego 3 libros y me dijo: si le recomiendo mis lecturas, yo tengo los libros. Léalos, me los regresa y le presto otros… así ya llevamos casi 4 años… hasta mi esposa lee esos libros.

BUENOS Y MALOS.

También me entretengo viendo televisión. Me gusta ver, por ejemplo, las series y películas en donde hay una confrontación entre buenos y malos; porque al final ganan los buenos, aunque en

una que otra, ganan los malos. Por ejemplo, una que me gusta, es “Lista Negra”, donde paradójicamente un malo, perverso, muy inteligente, colabora y hasta recibe ayuda del FBI. Otra, muy buena, es Blindspot (la mujer de los tatuajes), ni no la han visto, o ven, se las recomiendo.

Otra forma de entretenerme es viendo deportes: futbol, béisbol, tenis, ciclismo atletismo y a veces hasta el golf. Son momentos en que, para completar hacemos un dip (mi esposa o yo), de atún o de aguacate, con totopos y hasta abrimos una botella de tinto… cerveza si hace mucho, mucho calor… y uno a veces se sorprende por lo que nos entramos: en atletismo hay una atleta que, curioso, se apellida “Mamona”(Patricia Mamona, portuguesa, especialidad triple salto).

DISFRUTAR LA NATURALEZA.

Otra forma de disfrutar la vida, no aburrirse pues, es el contacto con la naturaleza. El campo es mi origen: nací en Campoamor, un ejido de Padilla; mi esposa en El Roble, de Güemes. El contacto con la naturaleza fortalece otra de mis actividades: tomar fotografías, paisaje, flores, aves… es divertido y te induce a ser paciente, a buscar, como dice el maestro Jesús López, imprimir con la luz.

No me aburro, pues, pese al covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here