¡Buenas Noticias!

0
3

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

12.08.2020.

Ayer recibí­ dos noticias. Una buena, y otra mala. La primera fue que mi compadre íngel Portales, de Matamoros, después de varios dí­as de silencio lo rompió con un mensaje: para compartir el sentimiento de alivio, de alegrí­a, de que el médico ya le dio de alta. Ya le dio en la torre al covid-19. Y es que, si uno hace memoria, de los testimonios que se comparten en las noticias, en las redes sociales, es un momento difí­cil que no se le desea a nadie.

Les confieso que, por otra parte, hace buen número de años en una investigación periodí­stica confirme la tesis de que las cosas buenas no son noticias. Tome el caso de una guerra: el inicio, la declaración de guerra y los combates, número de muertos y de heridos, siempre fueron noticia. En cambio, el dí­a que se firmó la paz, que termino la guerra, la información solo mereció una nota pequeña. Así­ sucede actualmente con el covid-19.

LA MOLESTIA DEL PRESIDENTE.

Hace dí­as, en una mañanera, el Presidente AMLO se molestó con los medios de comunicación. Prácticamente dijo que se solazan anunciando muertos y más muertos por el covid-19; en tanto que el, en el práctica, se desgañita pregonando que ya la libramos, que la pandemia ya se domo, que cayó como anillo al dedo. Esa es la cuestión: los medios publicitan la información, digamos, que vende, que crea polémica.

El Presidente AMLO toma como un ataque que los medios difundan información que no va con los principios y valores de la 4T. Que significan no robar, no traicionar y no mentir. Los medios hacen señalamientos, sean de servidores públicos o de legisladores de MORENA, que no van acorde y los ubican como perdonados, purificados. Ya Toledo, el Secretario del Medio Ambiente, hizo notar como integrantes de la 4T llevan agua a su molino… primero son sus intereses, luego los pobres.

BUENAS NOTICIAS.

Como investigador social no debo, no puedo, echar las campana a repicar. Hay que esperar la prueba, la comprobación. Sin embargo, a como estamos, el menor indicios de que las cosas se componen, pues nos da alegrí­a. Y eso es lo que sucedió la noche del lunes: un amigo escribió en el Facebook que lleva una tabla diaria de contagios (a nivel nacional) y que observaba un decremento en la gráfica.

En lo personal, diariamente, he dado seguimiento a la gráfica de El Universal. Y la tendencia cí­clica era: 2 dí­as de la semana, disminuyen los casos; pero en los otros cinco dí­as, hay un repunte. Así­ lo observe durante 14 o 15 semanas, pero en esta última ya no hubo el incremento, bueno lo hubo, pero no a los niveles de las semanas anteriores. Imaginar que ya inicia un aplanamiento de la curva, que tarde o temprano, va a disminuir, es motivo de alegrí­a. Al menos para mí­: espero que, en estos dí­as, se confirme el escenario.

MEDIDAS DESESPERADAS.

La noticia mala me la dio una de mis comadres. Me llamo para saludarme y preguntar por mi familia. Ya en la plática me confieso que en su familia, que es muy grande, ya fallecieron tres

personas; que otra de su familia, una tí­a, le dio: “estamos contagiados”. Pero, además, que su cuñado (vive en la frontera) está asustado: entre sus compañeros de trabajo, y amigos, ya van 17 fallecidos. Por estas cosas, es comprensible que en algunos lugares estén tomando medidas desesperados.

Medidas desesperados como en Los íngeles, que el gobierno local corta el agua y la luz, a quienes hacen fiestas; o como en San Pedro Garza Garcí­a, la autoridad están cancelando bodas, shows y celebraciones familiares. Aunque en algunos casos: cierran las puertas y no les hacen caso… pero la multa, esa, no se la quitan. Las autoridades de Querétaro, por ejemplo, desde el 4 de mayo tienen filtros en las carreteras: y a los que no pueden justificar su entrada, los regresan. Contabilizan, de esa fecha, la revisión de 513214 vehí­culos, 817343 personas: 63317 han sido regresados a su lugar de origen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here