¿Les debemos algo?

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITÓN GUEVARA CASTILLO.

29.08.2020.

 

 

 

Difícil hacer un balance de la visita presidencial a Tamaulipas: acostumbrados a las parcialidades, a las medias mentiras, unos verán unas cosas; en tanto que otros, fácilmente, pueden ponderar otras. Lo que si se puede afirmar es que tanto el Presidente AMLO y el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca dijeron lo que tenían que decir; cada uno, en relación a los reclamos y denuncias, pintó su raya.

 

Nadie desconoce que el gobernador Francisco Javier Cabeza de Vaca es, como dicen en El Norte, muy entrón; desde que visualizo que podía encabezar, digamos a su partido rumbo a una elección presidencial, su discurso ha sido agresivo, de reclamos, al gobierno federal; en tanto que, AMLO, se ha cuidado de no caer, digamos, en errores formales, de ahí la pregunta: ¿le debemos algo?, y la respuesta de No, de parte del gobernador.

 

ALGUIEN PERDIO LA REALIDAD.

Tanto en Matamoros, como en Reynosa, los eventos al aire, públicos, del Presidente AMLO se vieron ennegrecidos por la presencia de cientos y cientos de hombres y mujeres. Y fue, en el mismo Matamoros, donde el Presidente mostrando prudencia acorto a lo mínimo el discurso, pidiendo a la población que cuiden la distancia, que estamos en una pandemia y les dijo: ya me voy, pero luego regreso.

 

¿Fue espontanea la presencia de la gente en los eventos de AMLO? Yo creo que no. Al menos en Matamoros: la imagen no deja lugar a dudas, hay mantas y muchos portan pancartas; eso no es, entiéndase, improvisación. Alguien, queriendo llevar agua a su molino, los convoco. Por eso, AMLO fue prudente y les dijo: me siento apenado, muy apenado, no debió hacerse esto. Y se despido, diciendo que quiere mucho al pueblo de México, que va a regresar a tomarse fotos con el pueblo.

 

HALAGOS Y PINTANDO LA RAYA.

AMLO logro dejar en claro que la Federación no le debe nada al Estado. Que las participaciones han sido entregadas de manera puntual; haciendo notar que está de acuerdo en que puede revisarse la formula actual; pero que hay Estados que no se quejan, porque les va bien. En un momento dado, no sé si para darle puyas al gobernador, agradeció de manera especial el apoyo brindado por Maki Ortiz, a quien llamo “una extraordinaria servidora pública, muy buena Presidenta Municipal, por el apoyo brindado para la realización de las obras federales.

 

En su oportunidad el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca pintó su raya en relación a las múltiples acusaciones que vienen del centro, dijo, de un delincuente confeso (refiriéndose a Lozoya). Que se pierde tiempo en aclarar una y otra vez; hasta le recordó al Presidente AMO su experiencia con el desafuero… esa, dijo el gobernador, no debe ser la política: se pierde tiempo y hay muchas cosas que hacer en el gobierno. Por cierto, connotados panistas, entre ellos el Jefe Diego, en twitter orgullosos por el discurso de Francisco Javier.

 

EL 51% DE LOS VOTOS.

En su discurso el gobernador recordó que las elecciones las gano con el 51% de los votos y, reitero dos veces, solos, sin coalición. Con esta expresión imagino que el gobernador busco establecer que llego por la decisión mayoritaria de los tamaulipecos; que tiene legitimidad y que, en tal caso, hablaba a nombre de todos los tamaulipecos. Creo que eso, en la práctica, nadie lo olvida: pero no fue el mejor candidato, lo que pasa es que la población ya no quería nada, nada, con el PRI.

 

El gobernador, como los interesados en las cuestiones políticas, debe estar perfectamente informado de lo que sucede en Tamaulipas; de cómo, la gente, percibe su forma de gobernar. Y, en esa coyuntura, tiene que reformular su estrategia de llegarle a la gente: las encuestas, prácticamente todas, dan por sentado que MORENA gana la mayoría del Congreso y buena parte de los gobiernos municipales.

 

ESCENARIOS DE GUERRA POLITICA.

Las encuestas dibujan un posible desenlace. A partir de esas herramientas, de esa información, cada actor hace su juego. Por eso AMLO felicita a Maki; sabe que el gobernador y ella no se llevan bien. Y el gobernador sabe que está parado en un polvorín que puede estallar el día de la elección del 2021: su estrategia debe enderezarla a no perder terreno, poder, si no logra su propósito estaría visualizando su Waterloo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here