Delgado, a la cabeza 

Golpe a golpe

Por Juan Sánchez-Mendoza

Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega es un político profesional. Hombre inteligente. De lucha y ducho en la administración pública. Pero es también, un saltimbanqui partidista. Ha militando en el PRI, PRD y Morena. Representó al (extinto) PARM como candidato presidencial. Y fue diputado federal del PT.

Mario Delgado Carrillo, a su vez finca su experiencia administrativa en el Gobierno de la Ciudad de México. Militó en el Partido del Sol Azteca, del que se fue junto con Andrés Manuel López Obrador para fundar Morena. Y actualmente (como su homólogo legislativo), busca la presidencia nacional del membrete marrón.

Ambos son favoritos entre los cinco aspirantes. Donde también figuran Yeidckol Polevnsky Gurwitz, Adriana Menéndez Moreno e Hilda Mirna Díaz Caballero.

Obviamente en sondeos ajenos a la encuesta abierta contratada por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Y hasta donde advierten algunas de esas mediciones, Mario encabeza las preferencias.

Cosa que incomoda a los alentadores de Porfirio, ya que:

1) Delgado Carrillo ha recorrido parte del país hablando de su interés.

Algo que no hace Muñoz Ledo, cuyos promotores exigieron al también llamado ‘Trife’ que le ordenara al INE ‘supervisar’ el gasto de promoción de Mario, por presumir que lo hace con recursos públicos; y

2) Porque la mayoría de los 466 mil 931 militantes de Morena estima –igual que más de 30 millones de simpatizantes–, que Porfirio se retiraría de la dirigencia en dos meses para que la entonces secretaria general, si fuera Citlalli Hernández Mora, asumiera la dirigencia,

Con esto Bertha Elena Luján Uranga –la actual presidenta del Consejo Nacional (CN)–, prácticamente asumiría el dominio del membrete.

Y bajo esta perspectiva, seguramente, se la están jugando los alcaldes de Ciudad Madero (Adrián Oseguera Kernion) y Matamoros (Mario Alberto López Hernández).

Así lucen los escenarios, previos al cierre de la encuesta abierta que el INE contrató unilateralmente con tres empresas para definir la dirigencia de Morena.

Posición de AMLO 

Hace días, Andrés Manuel López Obrador, al referirse al relevo en Morena, pidió mandar al carajo al oportunismo. Y descalificó a quienes actúan como convenencieros, arribistas y falsarios…

Advirtió a sus correligionarios que no son indispensables y que, frente al desbarajuste interno que han provocado, los ciudadanos ya demostraron que son mucho pueblo para tan pocos dirigentes.

“Al carajo con el oportunismo, con la antigua forma de hacer política… Llevan los dirigentes de Morena, de mi partido, no sé cuánto tiempo sin resolver lo de la dirigencia, como más de un año, enfrascados, porque no hay dirección, hay un desbarajuste. Sin embargo, el pueblo tiene otra idea. Ojalá y los dirigentes estén a la altura del pueblo. Eso sería mejor. Pero también, ¿por qué lo digo?, para que no estén pensando de que sean indispensables, insustituibles. Afortunadamente Morena es pueblo.

“No es buen dirigente el individualista, el egoísta, el que le da la espalda al que sufre. No es buen dirigente ni es buen político. Es un convenenciero, un arribista, un oportunista, un falsario y ya basta de eso…”

Delgado en Tamaulipas 

Los números y estadísticas no mienten.

Y quién aventaja en estas mediciones, es el diputado federal Mario Delgado Carrillo, presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados.

Por cierto, él estuvo recientemente en tierras tamaulipecas, dejándose ver el gran entusiasmo y respaldo que tiene de la comunidad que milita y/o simpatiza con Movimiento Regeneración Nacional.

En un evento realizado en Reynosa –donde se dieron cita seguidores de Tampico, Ciudad Madero, Altamira, Mante, González, Ciudad Victoria, Camargo, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y de todos los rincones del estado–, Mario Delgado Carrillo resaltó la unidad entre todos como eje de su campaña.

Por cierto, en el evento dejó muy en claro la gran confianza y cercanía que mantiene con el diputado Erasmo González Robledo.

Así que, de cumplirse el pronóstico, Erasmo será el tamaulipeco con  más cercanía al presidente nacional de Morena.

No hay que perder de vista la relación estrecha de amistad que han forjado González Robledo y Delgado Carrillo ,desde el arranque de la presente legislatura en San Lázaro; y que se ha fortalecido en la presente campaña interna, arrojando buenos resultados para Tamaulipas.

Ésa cuera 

En su visita a Reynosa, Mario Delgado Carrillo fue investido con una cuera tamaulipeca, obsequiada por sus simpatizantes.

Es decir, llevó el atuendo distintivo de Tamaulipas.

Y la portó no sólo en la localidad fronteriza, sino durante su trayecto al aeropuerto de Monterrey (Nuevo León), de donde voló hacia la Ciudad de México –ostentando en su cubrebocas, también, las grecas tamaulipecas–, al subir a la aeronave y al bajar en el aeropuerto ‘Benito Juárez’.

Hay múltiples fotografías y videos que refieren el hecho.

Por eso insisto: el mejor amigo tamaulipeco de Mario Delgado Carrillo, en la dirigencia nacional de Morena (si acaso así ocurriera), es el diputado Erasmo González Robledo –presidente de la Comisión Legislativa de Presupuesto y Cuenta Pública–, quien obligado está a sacar avante el proyecto del Paquete Económico del 2021.

¡Vaya, fórmula!

Así que nadie, al menos en esta entidad, adelante vísperas…

P.D. El sábado próximo el INE dará a conocer al ganador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here