Revertir el resultado

0
15

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

15.10.2021.

REVERTIR EL RESULTADO.

Una lucha electoral no es fácil cuando hay, enfrentando al poder, un rival que tiene peso o que lo ha ido ganando gradualmente. Es lo que se está viviendo en Tamaulipas: el poder lo tiene el PAN, en otras palabras, lo tiene Francisco García Cabeza de Vaca, el gobernador; y enfrente tiene a MORENA, con su líder AMLO, que día a día crece en la medida que el Presidente hace más y más acciones de corte populista, que le sirven para ganar votos, por ejemplo, la nacionalización de los carros chuecos.

La elección del pasado 6 de junio puso a pensar a los panistas y a su líder: vieron cómo, el voto moreno creció, al grado que gano la mayoría del Congreso Local. Hicieron cuentas, las revisaron y concluyeron que la diferencia, un poco más de 30 mil votos, se pueden revertir… claro, si no se cometen los mismos errores y, agregado a ellos, cuentan con mejores cartas ante los ciudadanos. Y, por lo que se ve, quien tiene el poder, no lo quiere dejar de manera fácil.

DIVIDE Y VENCERAS.

En el escenario nacional el Presidente AMLO ha desarrollado de manera amplia y contundente el método de divide y vencerás; polariza a la sociedad, la divide en amigos y enemigos de la 4T; de los pobres y los ricos e, incluso, hasta usa ese mecanismo para intentar obligar a sus enemigos a un comportamiento. Les dijo a los priistas, a los legisladores, que si van a estar con Salinas, y la mafia de poder, o que sí estarán con el pueblo. En la práctica, este mecanismo le ha funcionado.

Y todo hace indicar que, en este plano, el local, los panistas están haciendo lo mismo. Lo observamos en el Congreso Local recién instalado: dos diputadas, una de morena y otra del PT, dieron el brinco al PAN. Y por si fuera poco, hagan de cuenta, que el líder panista, en su condición de diputado, le echa más leña al fuego al exclamar que las puertas de su partido están abiertas… muchos pensaron, también la chequera.

AMBICIONES Y EGOISMOS.

¿Puede el PAN revertir, digamos, una tendencia electoral? Yo, en lo personal, pienso que no; sin embargo, estoy convencido de que, en última instancia, pudiera dar resultados la apuesta, por una sencilla razón: las ambiciones y egoísmos de los protagonistas son tantas, que el discurso de la unidad se viene abajo por, digamos, los hechos y los discursos. Efectivamente, quienes aspiran en MORENA a la candidatura a la gubernatura exhibieron una fotografía, pregonando que estaban “re-unidos”.

¿Pueden los aspirantes de MORENA perder la unidad? Sí, claro que pueden perderla, porque entre ellos ha faltado la institucionalidad. Y es que, es fácil señalarlo: mientras los aspirantes pregonan unidad; quienes son sus jefes de prensa, en sus propias colaboraciones periodísticas, no vacilan en hacer notar, por ejemplo, que no todos son fieles seguidores de AMLO, ¿Dónde estaban, preguntan, cuando AMLO recorría el Estado? Por si eso fuera poco, escriben de traiciones y golpes bajos e incluso descobijan a otros… hasta parecen enemigos.

AMLO NO ESTARA EN LA BOLETA.

Quienes aspiran a ser candidatos de MORENA a la gubernatura bien que lo saben. Andrés Manuel López Obrador no estará en la boleta; de ahí, entonces, que el triunfo habrá de requerir un arduo trabajo de base, territorial pero, sobre todo, de movilización y de vigilancia el día de la elección. Efectivamente, MORENA puede ganar la elección, según cuentan las encuestas, sea quien sea el candidato… pero será un triunfo resultado del trabajo político-electoral, no por simple inercia. Por eso, la óptica, la visión panista, de que pueden recuperar, rebasar, los 30 mil votos que perdieron el 6 de junio.

Un día exclamo Héctor Garza: no estoy compitiendo por el afecto de AMLO. Sin embargo, todos, hasta los ciudadanos, están convencidos de que la decisión será de AMLO, que incluso puede estar ya tomada, como sucede con la sucesión presidencial: así, entonces, todos deberían, en lugar de darse zancadillas, golpes bajos y piquetes de ojos, posicionarse y luego mostrar la unidad de la 4T. En cambio, parece mentira, pero buscan descalificarse, neutralizarse… precisamente, porque no están seguros de que el dedo elector (encuesta) los va a señalar.

LA ESTRATEGIA, ESTUPIDO.

Así se llama un libro que, sobre procesos electorales, hizo un connotado priista. Y bien vale recordar que, efectivamente, la estrategia es fundamental en la lucha por el poder. Esa que AMLO no pierde de vista, por eso repite PRIMERO LOS POBRES y cada que puede desarrolla acciones a favor de ellos… gana votos para MORENA y la 4T.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here