Política y Justicia

0
11

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

27.01.2022.

POLITICA Y JUSTICIA.

Siempre, aquí y en medio mundo, la política y la justicia han ido de la mano. Aunque hay, hoy en día, una separación de poderes, es evidente que la primera, la política, se impone a la justicia: la tuerce, lastima a unos, favorece a otros, y eso sucede por una simple razón: el poder, una y otra vez, puede influir en la fiscalía de justicia como en los jueces y magistrados. Ayer, por ejemplo, había incertidumbre por el caso de Emilio Lozoya, que se ha manejado más por la política, que por la aplicación de las leyes.

El pueblo, la masa poblacional, que se caracteriza por su pobreza, por su marginación, son los que más sienten la ausencia de justicia. Recuerdo que un día Juan Velázquez, un abogado de poderosos, aseguro que la justicia en México no se vendía; lo que sucede, dijo, es que unos no tienen dinero para pagar un buen abogado. Así, hagan de cuenta, que es una confesión de cómo funciona la justicia en México.

CASO LOZOYA: EL PODER.

No hay de otra, Emilio Lozoya es un delincuente, digamos, de cuello blanco, confeso. La justicia, sin embargo, tomo un camino tortuoso: el Presidente AMLO con esa obsesión que tiene por castigar a los poderosos vio a Emilio como una víapara castigar a otros, por decir, así fue como se inició el procedimiento de “oportunidad de criterio”, de justicia pues, para que Emilio incriminara a sus jefes, entiéndase Videgaray y Peña Nieto.

El caso es que nunca presento pruebas contundentes e, incluso, hace días un juzgador exonero a Videgaray. Y Emilio no pierde su soberbia, así que una violación lo llevo a la prisión. Ahora, bueno ayer, un juzgador tomaría la decisión si modifica o no su prisión y lo deja salir. Puede salir, efectivamente, porque los abogados y los jueces se valen de tecnicismo jurídicos para apoyar y decidir una u otra cosa.

CASO SALGADO: PRESCRIPCION DEL DELITO.

Desde un principio se estableció que Feliz Delgado Macedonio, el senador, era el candidato de AMLO a la gubernatura de Guerrero. ¿Qué fue lo que sucedió? Algo tan simple, el pasado lo alcanzo, se reavivaron denuncias penales de violaciones, se hizo mucho ruido mediático. Y se supo, se conoció, que el expediente en su momento había sido “guardado”, puesto en reserva, por el Procurador por instrucción del gobernador en turno. Y es que, en ese momento, Salgado era el Director de la Jornada de Guerrero.

El escandalo tuvo efectos colaterales. Irma Sandoval, que fungía como titular de la Función Pública, apoyo a su hermano y perdió el cargo. Lo perdió porque AMLO ya tenía tomada la decisión y lo defendió categóricamente, haciendo notar que la denuncia ya “prescribió”. Así, porque ya prescribió, pues no había nada que hacer… Lo hizo el INE, le quito la candidatura al senador por omitir informes de precampaña… su hija Evelia lo sustituyo, así de simple funciona la política.

SALMERON: NO HAY DENUNCIAS.

Pedro Salmerón es, sin la menor duda, un excelente historiador. Sus cartas credenciales como profesional no están a discusión. Sin embargo, como docente vivió un episodio que, quiérase o no, lo va a estar persiguiendo. Acusado de acoso sexual en el ITAM, las denuncias en su contra provocaron que se iniciara una investigación institucional, pero antes de que se llegara al final, decidiórenunciar… como también renuncio, en aquel momento, a ser el titular del Museo de la Revolución Mexicana.

Y es, Pedro Salmerón, uno de los miembros más connotados de la 4T, pertenece al grupo de los radicales, defiende a la Jefa de Gobierno, critica a Ricardo Monreal y a Marcelo Ebrard. Y fue propuesto por AMLO como embajador en Panamá; y eso detono, hagan de cuenta, un polvorín en contra de Salmerón, se reviven las acusaciones en su contra. Y en su defensa el Presidente AMLO afirma que “no hay denuncias penales en su contra” y, entiéndase, luego entonces es inocente. Y, con esto, reitera que no va a reconsiderar su propuesta de embajador a Panana.

PUREZA DE LA POLÍTICA.

La realidad nos lleva a una conclusión: la política, con todo y que es el oficio más noble (servir a la población) resulta que su práctica, sobre todo dirigida a tener y conservar el poder, no es nada pura; por eso, el político que lo ejerce busca que el valor esencial de quienes son sus colaboradores sea la lealtad, independientemente de la imagen pública que tenga. Con Salgado, dijo que el hecho de que lo acusaban ya había prescrito; en el caso de Salmerón lo más elemental: no hay denuncias penales en su contra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here