La caravana será frenada; enviaré al ejército: Trump

Washington. Voy a llevar al ejército para esta emergencia nacional. ¡Van a ser frenados!, tuiteó contra la Caminata Migrante el presidente estadunidense, Donald Trump. Horas después, altos funcionarios de su administración, bajo anonimato, filtraron a medios de comunicación que el Pentágono se dispone a enviar al menos 800 elementos más a la frontera a pedido del magnate.

A aquellos en la caravana, den la vuelta, no vamos a dejar entrar ilegalmente a gente en Estados Unidos. Vuelvan a su país y si quieren, ¡soliciten la nacionalidad como lo están haciendo millones!, clamó por la tarde el mandatario en su cuenta de Twitter.

Trump ha construido un relato en torno a la caravana que da la idea de una invasión de gente entre la que hay criminales y hasta terroristas yihadistas. Pareciera además, según lo expone el presidente, que los migrantes están a las puertas de Estados Unidos queriéndolas derribar. Lo cierto es que los migrantes, entre los que hay familias enteras con niños que huyen de la violencia, la pobreza y la corrupción en Honduras, Guatemala y El Salvador, se encuentran aún muy lejos de Estados Unidos, a cuya frontera pretenden llegar para solicitar asilo.

La caravana partió el día 13 de este mes de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, una de las orbes más violentas del mundo, atravesó Guatemala y entró en México, donde aún transitan por Chiapas.

Sus integrantes llegaron a ser unos 7 mil 500, pero algunos han solicitado asilo en México, otros han abandonado la caravana, y también hay un grupo de 134 que ha sido repatriado a Honduras.

De acuerdo con las autoridades, actualmente la caravana está integrada por unos 3 mil 630 migrantes que continúan su avance, pero según los organizadores son unos 5 mil 500.

Hasta el momento no han decidido a qué punto fronterizo se dirigen. Dependiendo de la ruta que escojan, pueden tener que caminar todavía entre mil 600 y casi 4 mil kilómetros, por lo que su llegada a la frontera con Estados Unidos se demorará aún varias semanas.

Según altos funcionarios que hablaron con el diario The Washington Post y la cadena CNN, el secretario de Defensa, Jim Mattis, tiene previsto firmar este viernes las órdenes de despliegue de los efectivos y se espera que éstos asuman sus posiciones la semana que viene.

Aún se desconoce qué clase de tropas serán, de dónde llegarán y cuáles serán sus tareas específicas.

Trump ya movilizó a la Guardia Nacional en abril, cuando la llegada de otra caravana de migrantes desató su ira. Se trata de un cuerpo de voluntarios que es fuerza de reserva del ejército estadunidense.

Ahora mismo hay unos 2 mil 100 efectivos desplegados, que no podrán participan en detenciones, como tampoco podrán hacerlo los que lleguen la semana que viene, porque la ley se los impide.

Uno de los funcionarios que habló con The Washington Post comparó el despliegue que se va a hacer con el de las tropas en activo que colaboran en las tareas de socorro tras un huracán, las cuales se encargarán de tareas logísticas ya que es la Patrulla Fronteriza la que está facultada para frenar físicamente la entrada de inmigración ilegal.

También los predecesores de Trump enviaron efectivos a la frontera: Barack Obama mandó mil 200 en 2014, y George W. Bush a 6 mil entre 2006 y 2008.

En Guatemala, la canciller Sandra Jovel calificó de mediática la amenaza de Trump de frenar la ayuda a los países centroamericanos por el avance de los migrantes.

No hay ninguna información oficial, más bien creo que todo ha sido mediático, afirmó Jovel, quien dijo a periodistas que pese a los furiosos mensajes de Trump en Twitter, las autoridades guatemaltecas no tienen conocimiento oficial sobre el recorte de la ayuda estadunidense a Guatemala, Honduras y El Salvador.

En Honduras, un grupo de ciudadanos llamado la Caravana de la Dignidad, recorre varios municipios del país y cuyo destino final es Tegucigalpa, en solidaridad con los miles de connacionales que se dirigen hacia la frontera sur de Estados Unidos, pese al rechazo y amenazas de esa nación.

Marchamos por nuestros hermanos y hermanas migrantes que huyen de la represión de la dictadura, ante la negación de lo derechos elementales: trabajo, salud y educación, expresó la Coalición contra la Impunidad quien convocó la iniciativa.

El grupo exige el retorno al orden constitucional y la renuncia del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, a quien responsabilizan de la crisis migratoria.

No es mi presidente, es un delincuente, exclamaron los caravanistas, quienes señalaron la violencia y el hambre como causas del éxodo humano.

De su lado, el presidente boliviano. Evo Morales tuiteó: Trump anunció el envío de tropas para impedir que la caravana de migrantes entre a EU. Son miles los que están huyendo de la violencia y miseria que el capitalismo ha sembrado en sus países. EU debe entender que no puede haber seres humanos ilegales en ningún lugar del planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here