Le bajaron al activismo

0
12

HUMO BLANCO

Por Clemente Castro González

Polí­ticos y funcionarios municipales y uno que otro diputado, al menos ya no se publicitan o lo hacen con menor intensidad, cosa que se les agradece.

Y es que en plena emergencia sanitaria andaban entregando despensas y productos desinfectantes con el propósito, más que hacer el “bien sin ver a quien” su propósito central era resaltar su bondad.

En ese sentido, en lugar de merecer el aplauso se ganaron, a pulso, el “agua de riñón” y silbidos en tono de recordatorio maternal por pretender pasarse de “gandallas”.

Ya llegará el momento en que muestren si son merecedores del apoyo de los ciudadanos para que sigan su carrera en algún cargo de elección popular o si de plano no dieron el ancho.

Si bien es una práctica común que los “encuerdados” hagan proselitismo aunque no se haya iniciado el año electoral, las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley se hacen de la vista gorda o carecen de elementos para meter en cintura a los adelantados debido a que se las ingenian para encubrir su proselitismo.

Dirí­amos que eso es lo común pese a que no deja de ser algo irregular pero, al fin de cuentas, no pasa nada y los “urgidos” se salen con la suya.

En serio: hay organizaciones y personas que hacen el bien y no lo andan pregonando.

Nos consta que esto sucede y quienes así­ lo hacen son dignos de reconocerse.

Con relación a las instancias de gobierno, encargadas de otorgar beneficios a personas de escasos recursos, es lógico que se apliquen a cumplir su cometido.

Mal se verí­an que, cuando la gente más lo requiere, se desentendieran de llevar a cabo su labor.

Por cierto, recién se vio por la calles de Rí­o Bravo al alcalde, CARLOS ULIVARRI Lí“PEZ, enfundado en su atuendo protector para no infectarse de coronavirus y portando los implementos a fin de “sanitizar” algunos puntos de la ciudad.

Desde luego que fue infaltable la galerí­a de fotos del muní­cipe y el respectivo video que circuló en redes sociales.

No hace mucho vimos a MAKI ORTíZ DOMíNGUEZ, en medio de la pandemia del coronavirus, salir a cuadro para agradecer la donación

de cualquier cantidad de cajas de tomate para repartir entre los habitantes de colonias de esa ciudad fronteriza.

Y si se trata de hacerle al tí­o “Lolo”, el que no desentona es el presidente municipal de Tampico, JESíšS NADER NASRALLAH, el que se publicito teniendo un enlace con empresarios de su localidad.

Es evidente que lo integrantes de la iniciativa privada, principalmente los que no tienen el modo de aguantar los efectos de la crisis que se enfrenta, requieren su correspondiente respaldo pero no solo en el discurso sino en los hechos.

“Chucho” bien que entiende el tema en tanto que es hombre de negocios. Con el añadido de que lleva años aprovechado las bondades de estar en el poder para acrecentar su fortuna.

Ahora si que los que tienen que preocuparse son sus compañeros de gremio.

Si de personajes que “enseñan la oreja” hablamos no podemos dejar fuera es alcalde de Victoria, XICOTí‰NCATL GONíLEZ URESTI, mismo que continúa abonando al repudio de sus “representados”.

Al doctor se le juntaron los pendientes, en medio de la pandemia y por más que trata de verse activo no da una.

La falta de agua en diversas colonias de la ciudad capital, las deficiencias en la recolección de basura y las calles destrozadas, son lastres que lo siguen a donde vaya.

Aunado a ello, la capital es una localidad insegura debido a la delincuencia común y al crimen organizado.

Pero “XICO” se mueve en su burbuja y siente que es querido por su pueblo, olvidando la voz de éste cuando establece que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

El galeno y polí­tico que paso del tricolor a ser independiente y de ahí­ al albiceleste da la impresión que se concibe inmune a cualquier revés de la vida.

Bien lo dijo un amigo periodista en una de sus colaboraciones, al señalar que el que prometió sanar a la ciudad lo único que hizo fue sanar sus finanzas y la de los suyos.

AL CIERRE

Lo que se informa es que, en el primer trimestre del 2020, Tamaulipas tuvo la cifra más baja, en cuanto a secuestros, en los últimos 10 años.

Esto se dio a conocer por la Fiscalí­a General de Justicia de la entidad, al precisar que en el trimestre en mención se documentaron cinco secuestros.

La referencia que se manejó, a través de un video, es que “en los últimos tres años el estado salió de las primeras posiciones de éste delito en el paí­s al pasar del tercer lugar, en el 2017 al número 12”.

Entre los puntos que se manejan en el mensaje es que han recibido sentencia 223 personas que cometieron secuestro y que la mayor parte de los sentenciados fueron condenados a penas que van desde los 90 a los 200 años de prisión.

+.-De irresponsable no bajo la diputada JUANA SíNCHEZ JIMí‰NEZ a su compañero de legislatura, RIGOBERTO RAMOS ORDOí‘EZ por repartir apoyos a los ciudadanos en Reynosa sin tener ninguna medida sanitaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here