HUMO BLANCO-JULIO-27-20 MÁS DE LO MISMO

Por Clemente Castro González

Los fenómenos climáticos nos hacen ver nuestras fragilidad ante la naturaleza pero también corren el velo que permite observar lo que se hace de manera ineficiente por parte de los ordenes de gobierno y, en lo específico, los mandos que están a cargo de ciertas dependencias.

Los males son recurrentes y no se ve una salida para éstos en lo inmediato o a mediano plazo. Da la impresión que no hay voluntad para cambiar y parece que tampoco hay dinero.

El huracán “Hanna”, que azotó la región fronteriza, principalmente localidades como Reynosa, volvió a mostrar la deficiencia de los drenes, lo que deriva en inundaciones de las zonas bajas de la ciudad.

Hasta el día de ayer, a temprana hora, desde Protección Civil (PC) estatal se informó que fueron 20 colonias las que tuvieron mayor afectación, aunque por la tarde, en redes sociales, se hablaba de muchas más.

Lo que muestran las imágenes no es distinto a las anegaciones que han tenido lugar en el pasado, en el que los habitantes de determinados asentamientos ven llegar a sus casas verdaderos ríos que, a su paso, causan estragos, con cargo y costo a su economía.

Camas, sillas, sofás al igual que equipos tecnológicos, aparatos electrodomésticos y vehículos son parte de lo que resulta dañado cuando llueve 5 o más pulgadas, en la ciudad fronteriza en mención.

Y a salvar lo que se pueda se avocan los reynosenses que sufren las consecuencias de las torrenciales lluvias.

Insistimos, ello no es algo inédito pero, pese a eso, no se ve que desde el municipio, que esta en primera línea dentro de los ordenes de gobierno, se realice una cosa diferente a lo que hicieron administraciones pasadas emanadas de paridos distintos al que ahora gobierna con la alcaldesa, MAKI ORTÍZ DOMÍNGUEZ.

No son las únicas disfunciones que vuelven a brotar, en tanto que el agua mostró su poder y no tuvo misericordia para anegar parte del Hospital Materno Infantil de Reynosa.

Ante el siniestro se espera que den la cara directivos del nosocomio en tanto que en lugar de ser parte de solución a males crónicos pueden ser parte de la enfermedad.

La critica es feroz en redes abiertas y cerradas y brota de los propios trabajadores del Hospital.

Desde luego que no trata de echar culpas debido a las torrenciales lluvias que trajo el huracán pero el “asegún” esta en la inundación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here