Gobernabilidad: Acuerdos Y Ambiciones.

Desde Esta Esquina.

Por: Melitón Guevara Castillo.

01.09.2020.

Para cuando lea, estimado lector (a) estas líneas, ya será habrá concluido el affaire en la Cámara de Diputados: ya tendrán su Presidente de la Mesa Directiva por lo que resta del periodo de tres años. Primero la presidio Porfirio Muñozledo, porque MORENA es la primera fuerza política; el segundo año correspondió al PAN. Y el tercer año, según acordaron al inicio, le toca a la tercera fuerza, que en ese momento, era el PRI.

Hara cosas de semanas que se inició un escándalo. Se acusó al PT de estar comprando diputados a 5 millones de peso y, además, ofreciéndoles candidaturas. El propósito, se dijo, era rebasar al PRI y tomar la Presidencia de los diputados. Luego apareció Noroña, alborotando la gallera, asegurando que él será el próximo Presidente. Luego, hasta el domingo, el PRI como el PT estaban empatados, porque uno de MORENA, se regresó, no llego al PT.

ESCENARIOS.

Creo que el líder de MORENA en la Cámara de Diputados Mario Delgado convenció a uno de los suyos de no irse al PT, de esa manera tanto el PRI como el PT se quedan empatados, con el mismo número de diputados. Si no hubiera sucedido así, el PT tendría si no se regresa el diputado morenista, mayoría, PT rebasaría con 1 al PRI; pero MORENA se quedaría únicamente con 250 diputados, la mitad de los 500: ya no sería mayoría dominante.

El quid del asunto debió ser una interpretación: si al inicio del sexenio, el PRI era tercera fuerza, le toca presidir la Cámara; pero si, digamos, por ciertas artimañas lo rebasan y le dan la presidencia al PT, imagen entonces lo que pasaría con el liderazgo partidista: se cuestionaría, puesto que, por la misma circunstancia, ya no sería la mayoría absoluta. En fin, todo hace indicar que todo el escenario se revuelve por la ambición de Noroña, de ser protagonista.

LA AUTORIDAD MORAL.

Para coraje de Noroña el Presidente AMLO, como líder moral de MORENA, se metió al asunto. Se puso a recordar a su partido que, en todo momento, se debe de tener autoridad moral. Y que, por tal motivo, si hubo un acuerdo al inicio, se debe de respetar. Que no se debe de andar trastocando los acuerdos únicamente por ganar y, además, haciendo cosas indebidas. Y recordó, a los morenistas, lo que sucedió con Porfirio Muñozledo.

Engolosinado Porfirio Muñozledo quería reelegirse como Presidente de los diputados. Entre una y otra cosa, se llegó a decir que MORENA era mayoría y se podía cambiar el reglamento. Dijo el Presidente: “Actuar con rectitud, no estar maniobrando de última hora, por los cargos no es triunfar a toda costa sin escrúpulos morales, esto perjudica al partido que lo hace, porque le perjudica, porque en este caso le da argumentos al conservadurismo”.

CONGRUENCIA POLÍTICA.

La actitud del Presidente AMLO es de prudencia, de congruencia, porque efectivamente una y otra vez, lo repite: no somos los mismos y, en tal coyuntura, se aplaude que vea, que revise, las acciones de su partido y no permita que se desarrollen, vaya pues, las mismas acciones que

antaño le endilgaban a los integrantes de la mafia del poder, específicamente, al PRI. Obviamente, la historia muestra que el PRI no es, digamos, una santa palomita… esas y muchas cosas más hicieron para dañar a sus enemigos.

Congruencia es lo que piden, a AMLO en su condición de Presidente: que no haga, vaya pues, lo que critico a la mafia del poder: por eso él se aferra, por decir, a rematar una y otra vez que no va a endeudar al país; y le demandan que haya transparencia en la asignación de los contratos de obra, que dé muestras de que efectivamente la corrupción ya se acabó o se está combatiendo desde la prevención.

NOROÑA CULPA AL PRESIDENTE.

Al momento de escribir estas líneas ya había nuevas noticias: Noroña reacciono enojado a lo que, considera, línea presidencial, advirtiendo que el Presidente ya decidió que la dirección de los trabajos legislativos sean para el PRI. Por otra parte, se dijo que el PRI ya tenía 50 diputados, más que el PT, con ayuda del PRD… En fin, con estos escándalos, no gana la democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here