Riesgos para ganar

0
6

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

21.10.2021.

 

RIESGOS PARA GANAR.

 

En los últimos días Rodolfo González Valderrama ha estado en el centro del huracán. Notas y comentarios políticos muestran el esfuerzo que unos y otros hacen para descifrar el acto de ir a palacio de gobierno y conversar con el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Las especulaciones han sido de toda índole, unas descabelladas, otras más sensatas, pero dentro de todas destaca la respuesta del delegado: Coordinación Institucional.

 

Entre las versiones generadas por ese encuentro hay encontradas. Por ejemplo, una de ellas, advierte que fue a dar, a dejar pues, un mensaje del Presidente AMLO; otra, contraria, que fue a hacer negociaciones, por lo que le etiquetan el adjetivo de traidor. En fin, unas y otras, se topan con una explicación sencillas: tiene que haber coordinación entre el Poder Federal y el Estatal… pero, además, nunca puede faltar la cortesía institucional.

 

SUPERDELEGADO.

Cuando Rodolfo llego a la entidad con el nombramiento de Delegado de los Programas de Bienestar Social también se generó una serie de especulaciones. Una, que ya había sido completamente descartado de su aspiración de ser candidato gubernamental; la otra, una visión contrario, que llegaba con la encomienda de fortalecer su presencia en la entidad, visibilizarse más ante la población y nada mejor que hacerlo todos los días de manera institucional y, la verdad, lo está logrando.

 

¿Cuál es la realidad? ¿Está o no descartado? Eso, en serio, no lo podemos saber hasta que se desarrollen más acontecimientos. El, por su parte, sigue manejando su visibilizarían con mayor intensidad: hace días, por ejemplo, difundió una imagen con Cárdenas Batel, el Consejero Presidencial; y al salir de la entrevista con el gobernador, ante los reporteros, cuando lo cuestionaron sobre su candidatura, fue enfático: no se encarta ni descarta, no da una respuestas digamos clara, porque es institucional.

 

LA DIFERENCIA.

Basta hacer una revisión de la actuación de José Ramón Gómez Leal como delegado federal y lo que hoy hace Rodolfo. La diferencia es abismal en una dirección: el JR actuó como un burócrata con aspiraciones políticas, muy legitimas; pero de ahí no paso, hagan de cuenta, que la publicidad de sus eventos fue, por decir, de manera rutinaria; en el caso de Rodolfo, se nota su experiencia en la construcción de una imagen y el manejo de los recursos disponibles, pero sobre todo, los eventos para construir la noticia.

 

A partir de que Rodolfo llego como delegado la difusión de eventos, digamos institucionales, no se han limitado a fotografías con beneficiarios de los programas de bienestar social; no, ahora se difunde una imagen, efectivamente en torno al delegado, pero más estructural: eventos, acciones, pero también, decisiones y acciones de coordinación institucional, de cooperación, por eso, se va y se entrevista con alcaldes, con líderes sociales… y hasta con el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

 

RIESGO PARA GANAR.

Error o acierto, que fue la visita al gobernador. La justificación es válida: coordinación y cortesía institucional; vista desde otro Angulo, diría que fue un riesgo que corrió para ganar. ¿Ganar qué? Reflectores. La visita se difundió en todos los medios; los comentarios y reflexiones, las especulaciones, se multiplicaron, de tal suerte que en tres días ha dominado la agenda mediática. Eso, aquí y en China, es publicidad derivada de una acción, premeditada o no, pero el resultado es la visibilización del protagonista.

 

Rodolfo no nació ayer. Su preparación académica no se discute; y en el ámbito de la política práctica, su ejercicio, ha tenido dos de los mejores maestros: por un lado, Andrés Manuel López Obrador con sus más de 18 años de lucha en la oposición; y, desde luego, Ricardo Monreal, que un día rompió lanzas con el PRI, y gano desde la oposición la gubernatura de Zacatecas y, desde entonces, ha avanzado luchando y construyendo un proyecto. Algo, en serio, debió aprender Rodolfo de sus maestros de la práctica política.

 

NADA ES GRATUITO.

Quienes participan de la política bien lo saben: en esta vida nada es gratuito. Por eso, bien que se dice, que el único que no se equivoca, es aquel que no hace nada. Y en política, nadie lo olvida, en cada acción hay consecuencias; y si, sea correcta o incorrecta, el resto son consecuencias. Por eso, en todo momento, hay que correr riesgos y Rodolfo no desconoce la regla. Ganas o pierdes, y solo el tiempo, los hechos, dirán el resultado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here