Violencia

0
11

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

09.03.2022.

VIOLENCIA.

Si hacemos historia tendríamos que decir que nació, por decir, con el origen de la propiedad privada; cuando un ser humano se sintió fuerte y fue capaz se reclamar o decir, “es mío”. Se recrudeció la violencia con el esclavismo y, a partir de ahí, de la evolución de la sociedad, sus formas o manifestaciones se hicieron patente de muchas maneras. Hoy en día la violencia esta, no solo en las guerras, incluso en las conversaciones a través de la palabra.

El Presidente AMLO afirma, por ejemplo, que no se puede combatir la violencia con más violencia; por eso su estrategia en contra de la delincuencia organizada de “abrazos, no balazos”, y que se debe combatir las causas de la misma. Sin embargo, recuérdese, la educación de los niños tendría que ser la base, pero cerraron las guarderías infantiles y acaban de eliminar las escuelas de tiempo completo.

LAS GUERRAS.

La expresión máxima de la violencia son las guerras. La humanidad ha vivido infinidad de guerras y la cuestión es que, pese a ello, aun no se aprende a vivir en paz; el líder, el político, el gobernante, se deja llevar por la ambición y el ansia de dominar. Así fue, sin la menor duda, la guerra que desato Hitler; la superioridad alemana, pregonaban y aún es tiempo que esas ideas perduran o cuando menos son usadas como pretexto. Putin, el dictador ruso, es la acusación que lanza sobre los ucranianos.

Difícil, tremendamente difícil, justificar una guerra. Las hemos vivido en México: la dominación española, que sacrifico a indígenas; la invasión francesa, reclamando pagos. Y no se diga las rebeliones, las revueltas o revoluciones. Recordamos los estragos de la primera y segunda guerra mundial; los pronósticos es que, si hay una tercera, se convertirá en realidad la profecía de cómo es aniquilada la población. Al invadir Rusia a Ucrania, ¿estamos en la puerta de la 3ª. Guerra Mundial? No lo sabemos, la ambición de unos y otros, no tiene límites.

FANATISMO.

Lo que sucedió en el estadio La Corregidora es, a todas luces en principio, un efecto del nefasto fanatismo, en este caso deportivo. El fanatismo es una de las peores lacras de la humanidad y sobre todo de sociedades en donde la corrupción e impunidad han tomado cartas de naturalización. Las imágenes, aunque no se quiera pensar, nos llevan a creer que veíamos a seres irracionales, golpeando una y otra vez a otros; lo hacían con furia y mucho coraje. Imposible, si, de justificar.

El fanatismo crece y se manifiesta en el deporte por la permisibilidad de organizadores y las propias autoridades. No es, recordamos, privativo de México y nació en otros lugares. Inglaterra y Argentina. Corresponde, eso sí, al gobierno tomar cartas en el asunto y crear políticas públicas que lo eviten: el cuerpo de seguridad, se pudo observar, fueron protagonistas activos en la violencia. Pregunta sería: ¿en que ayudan las barras o porras al deporte? ¿Hacen que asistan más personas? ¿Logran que haya, vamos pues, más alegría y pasión por el deporte?

POLITICA.

La violencia de este tipo es de todos los días y en todos lugares. Y la manifestación es múltiple: encarcelar a opositores; negar oportunidades políticas o de empleo; incluso, puede ser hasta verbal, cuando se denigra a alguien o, como bien dicen, la guerra sucia que se manifiesta en esencia en las campañas políticas o, incluso, en las consecuencias de brindar protección a un amigo y permitirle hacer y deshacer en la política, en los negocios y hasta en la familia.

El fuego amigo y no amigo, por decir, está tomando niveles y ritmo acelerado en la entidad: vamos conociendo virtudes y defectos de los políticos, sobre todo aquellos que tienen que ver con la ambición y la posesión de riquezas. El golpeteo, verbal, mediático, en las redes sociales, cada vez es intenso: solo así es como podemos conocer, bien, a los que nos gobiernan o a quienes pretenden gobernarnos… y bien lo dicen: es el error y el resto son las consecuencias.

DICHOS Y VERDADES.

Calumnia, calumnia que algo queda, es la expresión o consejo. Hay muchas formas de mentir, con medias verdades o medias mentiras. Y la única forma de combatir una mentira es con la verdad. El problema es cuando se permite más y más violencia porque ase asume que todo es mentira: dice  Pio López Obrador, que si pidió dinero para su hermano; pero que un video es ilegal y por lo tanto no es prueba; Gertz Manero en grabación afirma tener bajo control a dos magistrados y AMLO advierte que sus enemigos quieren descarrillar su gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here